Por Ma­rie­la Capu­to, Lic. en Psi­co­pe­da­go­gía en Neu­ro­psi­co­lo­gía In­fan­til y y Ma­gís­ter en Psi­co­pe­da­go­gía* Ro­san­na Al­di­nuc­ci, Lic.

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Es im­por­tan­te ge­ne­rar en los más chi­qui­tos há­bi­tos de au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia pa­ra fa­vo­re­cer el desa­rro­llo de la au­to­es­ti­ma y la se­gu­ri­dad en sí mis­mos y son los adul­tos los que de­ben es­tar con­ven­ci­dos de que po­drán ha­cer­lo so­los. En­se­ñar há­bi­tos en un ni­ño pe­que­ño es un pro­ce­so que de­be es­tar aso­cia­do con la eta­pa evo­lu­ti­va ya que ade­lan­tar eta­pas pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te.

Pa­ra co­men­zar con la ac­ción de ves­tir­se so­lo, pri­me­ro tie­ne que po­der cum­plir con pe­que­ñas con­sig­nas sim­ples co­mo lle­var y traer ob­je­tos, res­pon­der a pre­gun­tas con sí o no. Tam­bién de­be­ría po­der ma­ne­jar la no­ción de es­que­ma cor­po­ral lo más com­ple­ta po­si­ble, re­co­no­cer am­plia­men­te las par­tes de su cuer­po y en otro cuer­po. El jue­go dra­má­ti­co es una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra co­men­zar, ya que es­tá siem­pre pre­sen­te, des­de los pri­me­ros días de vi­da, atra­vie­sa to­das las eta­pas de cre­ci­mien­to y es un ex­ce­len­te vehi­cu­li­za­dor pa­ra fa­vo­re­cer los apren­di­za­jes y mo­ti­var­los. Pue­de ser un buen re­cur­so pa­ra co­men­zar con es­te apren­di­za­je, acom­pa­ñar­lo tam­bién por can­cio­nes, ri­mas y adi­vi­nan­zas (jue­gos ora­les). El jue­go sim­bó­li­co pue­de ayu­dar, por ejem­plo, con mu­ñe­cos: “vis­tien­do al be­bé” o “dis­fra­zar­se”.

Con res­pec­to a la elec­ción de las pren­das, de­be ser acom­pa­ña­da por los pa­pás que pue­den pro­po­ner al­gu­na pren­da, por co­lor o por gus­to pe­ro no pue­de de­jar de­li­be­ra­da­men­te la elec­ción al ni­ño por­que, si no, es­to pue­de crear un pre­ce­den­te pa­ra otro ti­po de elec­cio­nes, por ejem­plo, si se pue­de ba­ñar o no. Ade­más ele­gir li­bre­men­te trae sus con­se­cuen­cias, ya que en eta­pas tem­pra­nas del desa­rro­llo crea en los ni­ños una res­pon­sa­bi­li­dad que no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra asu­mir.

La idea es que co­mien­cen por las pren­das más fá­ci­les de ves­tir y que no exi­jan ha­bi­li­da­des mo­tri­ces fi­nas (co­mo el mo­vi­mien­to de pin­za). Te­ner en cuen­ta que no ha­ya bo­to­nes, cie­rres o cor­do­nes pa­ra abro­char, des­abro­char o atar.Tam­po­co pren­das muy ajus­ta­das, ya que se­rían com­pli­ca­das de su­bir y ba­jar y po­si­ble­men­te en esos ca­sos pre­ci­sen de nues­tra ayu­da. Em­pe­zar por los abri­gos es una bue­na idea, ir de “afuera ha­cia aden­tro”, tam­bién con som­bre­ros, go­rros, guan­tes, po­lle­ras, me­dias y za­pa­tos fá­ci­les de abro­char, por ejem­plo con abro­jos.

Por úl­ti­mo, es im­por­tan­te que los pa­pás re­co­noz­can los tiem­pos de ca­da ni­ño y nun­ca es bueno com­pa­rar con otros chi­cos y mar­car­les es­tas di­fe­ren­cias. Al co­mien­zo del apren­di­za­je es me­jor ele­gir mo­men­tos en los que no ten­ga­mos de­ma­sia­do apu­ro o con­tar con un tiem­po pru­den­te pa­ra acom­pa­ñar­los sin abru­mar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.