El po­der de las PA­LA­BRAS

Mia - - MODA -

El Pri­mer Acuer­do es el más im­por­tan­te y tam­bién el más di­fí­cil de cum­plir. Es tan im­por­tan­te que só­lo con él ya serás ca­paz de al­can­zar el ni­vel de exis­ten­cia que yo de­no­mino "el cie­lo en la tie­rra". El Pri­mer Acuer­do con­sis­te en ser im­pe­ca­ble con tus pa­la­bras. Pa­re­ce muy sim­ple, pe­ro es su­ma­men­te po­de­ro­so.

¿Por qué tus pa­la­bras? Por­que cons­ti­tu­yen el po­der que tie­nes pa­ra crear. Son un don que pro­vie­ne di­rec­ta­men­te de Dios. En la Bi­blia, el Evan­ge­lio de San Juan em­pie­za di­cien­do: "En el prin­ci­pio exis­tía el Ver­bo, y el Ver­bo es­ta­ba con Dios, y el Ver­bo era Dios". Me­dian­te las pa­la­bras ex­pre­sas tu po­der crea­ti­vo, lo re­ve­las to­do. In­de­pen­dien­te­men­te de la len­gua que ha­bles, tu in­ten­ción se po­ne de ma­ni­fies­to a tra­vés de las pa­la­bras. Lo que sue­ñas, lo que sien­tes y lo que real­men­te eres, lo mues­tras por me­dio de las pa­la­bras. No son só­lo sonidos o sím­bo­los es­cri­tos. Son una fuer­za; cons­ti­tu­yen el po­der que tie­nes pa­ra ex­pre­sar y co­mu­ni­car, pa­ra pen­sar y, en con­se­cuen­cia, pa­ra crear los acon­te­ci­mien­tos de tu vi­da. Pue­des ha­blar. ¿Qué otro ani­mal del pla­ne­ta pue­de ha­cer­lo? Las pa­la­bras son la he­rra­mien­ta más po­de­ro­sa que tie­nes co­mo ser hu­mano, el ins­tru­men­to de la ma­gia. Pe­ro son co­mo una es­pa­da de do­ble fi­lo: pue­den crear el sue­ño más be­llo o des­truir to­do lo que te ro­dea. Uno de los fi­los es el uso erró­neo de las pa­la­bras, que crea un in­fierno en vi­da. El otro es la im­pe­ca­bi­li­dad de las pa­la­bras, que só­lo en­gen­dra­rá be­lle­za, amor y el cie­lo en la tie­rra. Se­gún có­mo las uti­li­ces, las pa­la­bras te li­be­ra­rán o te es­cla­vi­za­rán aún más de lo que ima­gi­nas. To­da la ma­gia que po­sees se ba­sa en tus pa­la­bras. Son pu­ra ma­gia, y si las uti­li­zas mal, se con­vier­ten en ma­gia ne­gra.

Es­ta ma­gia es tan po­de­ro­sa, que una so­la pa­la­bra pue­de cam­biar una vi­da o des­truir a mi­llo­nes de per­so­nas. Ha­ce años, en Ale­ma­nia, me­dian­te el uso de las pa­la­bras, un hom­bre ma­ni­pu­ló a un país en­te­ro de gen­te muy in­te- li­gen­te. Los lle­vó a una gue­rra mun­dial só­lo con el po­der de sus pa­la­bras. Con­ven­ció a otros pa­ra que co­me­tie­ran los más atro­ces ac­tos de vio­len­cia. Ac­ti­vó el mie­do de la gen­te, y de pron­to, co­mo una gran ex­plo­sión, em­pe­za­ron las ma­tan­zas y el mun­do es­ta­lló en gue­rra. En to­do el pla­ne­ta los se­res hu­ma­nos han des­trui­do a otros se­res hu­ma­nos por­que te­nían mie­do. Las pa­la­bras de Hitler, que se ba­sa­ban en creen­cias y acuer­dos ge­ne­ra­dos por el mie­do, se­rán re­cor­da­das du­ran­te si­glos. La men­te hu­ma­na es co­mo un cam­po fér­til en el que con­ti­nua­men­te se es­tán plan­tan­do se­mi­llas. Las se­mi­llas son opi­nio­nes, ideas y con­cep­tos. Tú plan­tas una se­mi­lla, un pen­sa­mien­to, y és­te cre­ce. Las pa­la­bras son co­mo se­mi­llas, ¡y la men­te hu­ma­na es muy fér­til! El úni­co pro­ble­ma es que, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, es fér­til pa­ra las se­mi­llas del mie­do. To­das las men­tes hu­ma­nas son fér­ti­les, pe­ro só­lo pa­ra la cla­se de se­mi­lla pa­ra la que es­tán pre­pa­ra­das. Lo im­por­tan­te es des­cu­brir pa­ra qué cla­se de se­mi­llas es fér­til nues­tra men­te, y pre­pa­rar­la pa­ra re­ci­bir las se­mi­llas del amor.

Fí­ja­te en el ejem­plo de Hitler: Sem­bró to­das aque­llas se­mi­llas de mie­do, que cre­cie­ron muy fuer­tes y con­si­guie­ron una ex­tra­or­di­na­ria des­truc­ción ma­si­va.Te­nien­do en cuen­ta el pa­vo­ro­so po­der de las pa­la­bras, de­be­mos com­pren­der cuál es el po­der que ema­na de nues­tra bo­ca. Si plan­ta­mos un mie­do o una du­da en nues­tra men­te, crea­rá una se­rie in­ter­mi­na­ble de acon­te­ci­mien­tos.

Una pa­la­bra es co­mo un he­chi­zo y los hu­ma­nos uti­li­za­mos las pa­la­bras co­mo ma­gos de ma­gia ne­gra, he­chi­zán­do­nos los unos a los otros im­pru­den­te­men­te. To­do ser hu­mano es un ma­go, y por me­dio de las pa­la­bras, pue­de he­chi­zar a al­guien o li­be­rar­lo de un he­chi­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.