Des­pués de los som­me­liers de té, apa­re­cie­ron los di­se­ña­do­res pa­ra dar­le una nue­va vi­da a una cos­tum­bre que pa­re­cía ter­mi­nar­se.Ta­zas y te­te­ras vuel­ven a su lu­gar pe­ro mo­der­ni­za­das

Mia - - DECO TENDENCIAS -

Des­de ya al­gu­nos años, el té re­cu­pe­ró su pro­ta­go­nis­mo, des­de la es­pe­cia­li­za­ción en la de­gus­ta­ción has­ta la aten­ción del di­se­ño pues­ta en los uten­si­lios pa­ra una ce­re­mo­nia que ha­bía que­da­do an­ti­gua pe­ro, de re­pen­te, re­ju­ve­ne­ció. Hoy el té es si­nó­ni­mo de pau­sa, bie­nes­tar, con­tac­to con uno mis­mo y los otros. Te­ner una her­mo­sa ta­za y te­te­ra pa­ra ha­cer de ese mo­men­to un ver­da­de­ro ri­tual tam­bién se im­pu­so. En el mun­do, eso ya co­men­zó.

Por su­pues­to, una de las es­cue­las que tie­ne ma­yor im­pac­to en los di­se­ños del ru­bro es la japonesa, de lar­ga tra­di­ción. La com­pa­ñía Ales­si lo­gró su­mar pa­ra su nue­va co­lec­ción al di­se­ña­dor Nao­to Fu­ka­sa­wa, que se ins­pi­ró en la tra­di­ción ni­po­na pa­ra idear la te­te­ra Cha, que es, al mis­mo tiem­po, una cal­de­ra o pa­va y una te­te­ra con ba­se mag­né­ti­ca. Al di­se­ñar el man­go, Fu­ka­sa­wa bus­có an­te to­do que fue­se prác­ti­co, por eso tie­ne una bue­na dis­tan­cia con el cuer­po de la te­te­ra, lo que per­mi­te ser­vir con ma­yor co­mo­di­dad y, a la vez, evi­ta que la mano se apro­xi­me de­ma­sia­do a la fuen­te de ca­lor.

Por su par­te, el dúo de di­se­ña­do­res, Schol­ten & Bai­jings, lan­zó la co­lec­ció­nTea With Ge­rog en la que ha­ce con­fluir dos mun­dos: el eu­ro­peo, que es­ti­la be­ber una ta­za por la tar­de, y el ja­po­nés, que tie­ne to­da una ce­re­mo­nia pa­ra la in­fu­sión. Los di­se­ña­do­res de­ci­die­ron ha­cer una com­bi­na­ción de ace­ro inoxi­da­ble y acrí­li­co azul.

En cam­bio, Fran­cis Ca­youet­te qui­so ju­gar más con las tra­di­cio­nes nór-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.