Co­lon irri­ta­ble

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por Mó­ni­ca Katz * *Es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción

Sa­ber co­mer es sa­ber vi­vir”, de­cía el pen­sa­dor chino Con­fu­cio 479 años an­tes de Cris­to. Hoy se sa­be que mu­chas en­fer­me­da­des se pue­den pre­ve­nir, y has­ta cu­rar, con una sim­ple mo­di­fi­ca­ción en la die­ta. Una de ellas es el Sín­dro­me del In­tes­tino Irri­ta­ble (SII), más co­no­ci­do co­mo co­lon irri­ta­ble, un pro­ble­ma que se es­ti­ma que pa­de­ce en­tre el 9 y el 22% de la po­bla­ción. Se tra­ta de un sín­dro­me cró­ni­co ca­rac­te­ri­za­do por do­lor ab­do­mi­nal y cam­bios en el rit­mo in­tes­ti­nal, ya sea dia­rrea o es­tre­ñi­mien­to, que pue­de ir acom­pa­ña­do o no de una sen­sa­ción de dis­ten­sión ab­do­mi­nal. Se han des­cu­bier­to va­ria­dos pro­ce­sos que lle­van a su apa­ri­ción, ta­les co­mo los fe­nó­me­nos in­fla­ma­to­rios del in­tes­tino, las al­te­ra­cio­nes de la mo­ti­li­dad y/o de la sen­si­bi­li­dad di­ges­ti­va. Mu­chas ve­ces exis­ten an­te­ce­den­tes de gas­tro­en­te­ri­tis, in­to­le­ran­cias ali­men­ta­rias, al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les y al­gu­nos fac­to­res emo­cio­na­les o ge­né­ti­cos que fa­ci­li­tan la apa­ri­ción del co­lon irri­ta­ble. En los úl­ti­mos años se ha de­ter­mi­na­do la exis­ten­cia de im­por­tan­tes cam­bios cua­li­ta­ti­vos y cuan­ti­ta­ti­vos en la mi­cro­bio­ta de es­tos pa­cien­tes. Por eso, se re­co­mien­da el con­su­mo re­gu­lar de di­fe­ren­tes mi­cro­or­ga­nis­mos, ya que es­tos pue­den pro­por­cio­nar un ali­vio de los sín­to­mas.

Pa­ra su tra­ta­mien­to se uti­li­zan die­tas muy res­tric­ti­vas, co­mo la co­no­ci­da co­mo FODMAPs, que ex­clu­ye prác­ti­ca­men­te to­dos los gru­pos de ali­men­tos y ge­ne­ra efec­tos emo­cio­na­les ne­ga­ti­vos en la ca­li­dad de vi­da. Pa­ra evi­tar es­to, es im­por­tan­te lle­var un dia­rio de sín­to­mas pa­ra po­der de­tec­tar qué los dis­pa­ra. Lue­go, hay que di­se­ñar la die­ta más ade­cua­da en ca­da ca­so.Y, en par­ti­cu­lar, evi­tar tem­po­ral­men­te los ali­men­tos es­pe­cí­fi­cos que des­en­ca­de­nen o em­peo­ren los sín­to­mas, co­mo quien pre­sen­ta in­to­le­ran­cia a la fruc­to­sa, de­be eli­mi­nar ese hi­dra­to, quien tie­ne SII por el uso de an­ti­bió­ti­cos, con­vie­ne que re­ci­ba pro­bió­ti­cos pa­ra re­cons­truir su flo­ra.Y si lo que pre­do­mi­na es el es­tre­ñi­mien­to, en­ton­ces se de­be au­men­tar la in­ges­ta de ali­men­tos que con­tie­nen fi­bra.

Los pro­bió­ti­cos pre­sen­tes en el yo­gur, es de­cir, los or­ga­nis­mos vi­vos que ejer­cen un efec­to be­ne­fi­cio­so so­bre la sa­lud, mues­tran efec­ti­vi­dad pa­ra dis­mi­nuir los sín­to­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.