Taek­won­do y chi­kung pa­ra ga­nar en sa­lud y me­jo­res años BIE­NES­TAR.

La prác­ti­ca de téc­ni­cas adap­ta­das del taek­won­do o el chi­kung es ap­ta pa­ra to­dos, in­clu­so fren­te a en­fer­me­dad, y han de­mos­tra­do su po­der so­bre la sa­lud, alar­gar los buenos años y cam­biar el se­den­ta­ris­mo

Mia - - SUMARIO - Fo­tos Juan Fe­rra­ri

En­tre las mu­chas dis­ci­pli­na­das orien­ta­les que co­no­ce­mos, tal vez sea sen­ci­llo se­pa­rar las ar­tes mar­cia­les de las téc­ni­cas orien­ta­das a la sa­lud. Así, man­da­mos a los chi­cos a apren­der taek­won­do pa­ra que se­pan de­fen­der­se y no­so­tras va­mos al par­que a prac­ti­car con el gru­po de chi­kung. Las ar­tes mar­cia­les no pa­re­cen ap­tas pa­ra to­dos, des­de lo fí­si­co o el con­cep­to de lu­cha, así co­mo las téc­ni­cas so­lo son pen­sa­das pa­ra gen­te sa­na que quie­re se­guir es­tán­do­lo. No es así.

"Taek­won­do pue­de prac­ti­car to­do el mun­do, in­clu­so a pe­sar de te­ner al­gu­na li­mi­ta­ción. Tan­to per­so­nas que pa­re­cie­ran no te­ner fa­ci­li­dad pa­ra nin­gún de­por­te, son obe­sas, tie­nen ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, ti­mi­dez o exal­ta­ción, en

las cla­ses gru­pa­les co­mo en las in­di­vi­dua­les, pue­den lo­grar, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, re­ver­tir o me­jo­rar esas si­tua­cio­nes has­ta don­de sea po­si­ble. En mi ex­pe­rien­cia, has­ta aho­ra, siem­pre los re­sul­ta­dos fue­ron sa­tis­fac­to­rios", sos­tie­ne cla­ra­men­te Da­niel Iso­la, sa­bo­nin (pro­fe­sor), 7º Dan de taek­won­do.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por el Co­le­gio Ame­ri­cano de Me­di­ci­na del De­por­te co­rro­bo­ra la de­fi­ni­ción de Iso­la. La prác­ti­ca de ar­tes mar­cia­les ofre­ce be­ne­fi­cios fí­si­cos y men­ta­les que van des­de el in­cre­men­to de la fuer­za fí­si­ca y la ca­pa­ci­dad anae­ró­bi­ca, un me­jor equi­li­brio cor­po­ral, fle­xi­bi­li­dad mus­cu­lar y ac­ti­vi­dad car­dio­rres­pi­ra­to­ria. Por su­pues­to, en per­so­nas sa­nas, ni­ños y ado­les­cen­tes, el apren­di­za­je y en­tre­na­mien­to son los ha­bi­tua­les. En los adul­tos sin en­tre­na­mien­to pre­vio, la ter­ce­ra edad y quie­nes tie­nen lí­mi­tes fí­si­cos o men­ta­les, los mo­vi­mien­tos que se apren­den en es­te arte ayu­dan a ir me­jo­ran­do as­pec­tos de la en­fer­me­dad, a man­te­ner la bue­na sa­lud y a au­men­tar los años de ma­yor ple­ni­tud fí­si­ca y men­tal.

"Tra­ba­jo con per­so­nas des­de los 5 has­ta los 86 años. A me­di­da que trans­cu­rri­mos la vi­da, te­ne­mos más li­mi­ta­cio­nes o pro­ble­mas de sa­lud. Por eso, me­jo­rar la to­ni­ci­dad mus­cu­lar, la mo­vi­li­dad ar­ti­cu­lar y elon­gar los múscu­los pro­por­cio­nan el me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de vi­da. Ha­ce unos 30 años atrás, una mu­jer co­rea­na de 72 años me pi­dió ha­cer "for­mas", lo que en el taek­won­do sig­ni­fi­ca mo­vi­mien­tos prees­ta­ble­ci­dos que se van apren­dien­do a me­di­da que se avan­za con los di­fe­ren­tes cin­tu­ro­nes y con los que nos iden­ti­fi­ca­mos en el gim­na­sio). Cuan­do le pre­gun­té por qué, me con­tes­tó que, de esa ma­ne­ra, ha­cién­do­las len­ta­men­te, po­día lo­grar me­jo­rar su equi­li­brio, con el trans­por­te del pe­so del cuer­po de una pier­na a la otra, las for­ta­le­cía y su men­te tra­ba­ja­ba al acor­dar­se qué mo­vi­mien­tos te­nía que ha­cer pa­ra un la­do y el otro, coor­di­nan­do el tra­ba­jo de los miem­bros in­fe­rio­res y su­pe­rio­res con ma­yor efi­ca­cia. Fue una gran lec­ción de una alum­na, gra­cias a la cual, co­men­cé a bus­car siem­pre lo más con­ve­nien­te pa­ra ca­da alumno", cuen­ta Iso­la. Pa­ra el pro­fe­sor, es­ta prác­ti­ca con con­ti­nui­dad, con­tri­bu­ye al me­jo­ra­mien­to de las fun­cio­nes del or­ga­nis­mo. Apren­der a des­pla­zar­se en to­dos los sen­ti­dos, coor­di­nar, tran­qui­li­zar­se, te­ner ma­yor se­gu­ri­dad so­bre uno mis­mo y dar­le me­nor im­por­tan­cia a las agre­sio­nes que se su­fren en una ciu-

dad gran­de co­ti­dia­na­men­te son con­se­cuen­cias que ha­cen a una au­to­es­ti­ma más al­ta y una me­jor ca­li­dad de

vi­da. "Tan­to co­mo de­fen­sa per­so­nal o te­ra­péu­ti­ca, es­te ejer­ci­cio nos per­mi­te tra­ba­jar la mo­vi­li­dad cor­po­ral, con­cen­trar­nos en lo que es­ta­mos ha­cien­do, a quie­nes le cues­ta la co­mu­ni­ca­ción, lo­gran

abrir­se más y a las per­so­na­li­da­des agre­si­vas, po­der con­tro­lar sus im­pul­sos", ex­pli­ca Iso­la. Jun­to a alum­nos, pro­fe­so­res y com­pa­ñe­ros de gim­na­sio, tam­bién de otras ar­tes y téc­ni­cas, Iso­la fue in­cor­po­ran­do sis­te­mas y for­ma­tos que pue­dan ayu­dar fren­te a di­fe­ren­tes pro­ble­mas de sa­lud o se adap­tan a eda­des en las que no se busca de­fen­der­se de otros sino de la en­fer­me­dad. Hoy las usa y las me­jo­ra per­ma­nen­te­men­te a me­di­da que las apli­ca. De allí, las po­si­cio­nes sen­ci­llas que nos en­se­ñó (ver re­cua­dro), ap­tas pa­ra mu­chos y pa­ra ha­cer en ca­sa, sen­ci­llas y muy sa­lu­da­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.