LU­GA­RES DEL MUN­DO. Una cue­va con re­co­rri­do re­cord

So­lo de lo co­no­ci­do, tie­ne más de 650 ki­ló­me­tros de pa­sa­di­zos y a tra­vés de ellos se re­co­rren in­creí­bles su­per­fi­cies que fue ero­sio­nan­do el agua

Mia - - SUMARIO -

Mam­moth Ca­ve es la cue­va más lar­ga del mun­do y fue de­cla­ra­da par­que na­cio­nal en 1941. Has­ta el mo­men­to, se han des­cu­bier­to en la cue­va 405 mi­llas de pa­si­llos, o sea, 652 ki­ló­me­tros, más o me­nos la dis­tan­cia en­tre Buenos Aires y Cór­do­ba. Los geó­lo­gos creen que en reali­dad el sis­te­ma de cue­vas es bas­tan­te más lar­go.

La cue­va se for­mó por la ac­ción de las aguas sub­te­rrá­neas bus­can­do su ca­mino a tra­vés de la pie­dra ca­li­za blan­da del sub­sue­lo. Co­mo el Green Ri­ver fue ca­van­do du­ran­te mi­llo­nes de años su le­cho ca­da vez más pro­fun­da­men­te en las mon­ta­ñas, tam­bién fue arras­tran­do ca­da vez más ha­cia aba­jo las co­rrien­tes sub­te­rrá­neas. En va­rios ni­ve­les, se for­ma­ron gran­des sa­las y es­tre­chos pa­sos por la fuer­za ero­si­va del agua.

Co­mo es de su­po­ner­se, hay va­rias ex­cur­sio­nes pa­ra co­no­cer­la: al­gu­nas so­lo du­ran 30 mi­nu­tos, otras has­ta 6 ho­ras y me­dia. Una de las más po­pu­la­res es la ca­mi­na­ta lla­ma­da "Do­mes & Drips­to­nes", de dos ho­ras, que no es re­co­men­da­ble pa­ra per­so­nas que su­fren de vér­ti­go o claus­tro­fo­bia. "Es­ta­mos a gran pro­fun­di­dad de la su­per­fi­cie. Si al­guien se ve en apu­ros aquí, no pue­de es­ca­par fá­cil­men­te", di­ce uno de los guías más ex­pe­ri­men­ta­dos. Es­te re­co­rri­do per­mi­te ha­cer­se una bue­na idea de có­mo se fue­ron for­man­do las cue­vas por la ac­ción del agua des­de

ha­ce 7 mi­llo­nes de años y ter­mi­na con una vi­si­ta a la for­ma­ción ro­co­sa Fro­zen Niá­ga­ra, una ro­ca que tie­ne el as­pec­to de una gi­gan­tes­ca ca­ta­ra­ta pe­tri­fi­ca­da y es de los mo­ti­vos más fo­to­gra­fia­dos en el par­que. Unos 520.000 tu­ris­tas vi­si­tan

ca­da año Mam­moth Ca­ve, una afluen­cia que se ubi­ca en la mi­tad del ran­king de los 59 par­ques na­cio­na­les de Es­ta­dos Unidos. Sin em­bar­go, pa­ra es­ta re­gión ru­ral, el flu­jo de tu­ris­tas es muy im­por­tan­te.

Quien so­lo ten­ga tiem­po pa­ra una so­la ex­cur­sión por la cue­va de­be­ría op­tar por el "His­to­ric Tour", un re­co­rri­do de 3,2 ki­ló­me­tros que du­ra 2 ho­ras y co­mien­za cer­ca del cen­tro de vi­si­tan­tes. La en­tra­da na­tu­ral a la cue­va fue des­cu­bier­ta en la dé­ca­da de 1790 por los pri­me­ros co­lo­nos blan­cos.

A di­fe­ren­cia de otras ex­cur­sio­nes, el re­co­rri­do ofre­ce al prin­ci­pio mu­cho es­pa­cio a los par­ti­ci­pan­tes: ca­mi­nos com­pac­tos dis­cu­rren por sa­las al­tas y an­chas que re­cuer­dan a ca­te­dra­les, has­ta lle­gar al Giant's Cof­fin , una pie­dra gi­gan­tes­ca don­de se ha­ce estrecho el sen­de­ro. Po­co des­pués, el ca­mino pa­sa so­bre un po­zo de 32 me­tros de pro­fun­di­dad, el Bot­tom­less Pit, y ter­mi­na en el im­pre­sio­nan­te Mam­moth Do­me, a una al­tu­ra de ca­si 100 me­tros.

La guar­da­bos­ques Su­san M. Ras­che cuen­ta có­mo usa­ron la cue­va los in­dí­ge­nas ame­ri­ca­nos, que ha­ce 5.000 años ex­traían ye­so, y los co­lo­nos blan­cos, que sa­ca­ban sa­li­tre que ne­ce­si­ta­ban co­mo com­po­nen­te de pól­vo­ra du­ran­te la gue­rra an­glo-es­ta­dou­ni­den­se de 1812.

Las pri­me­ras ex­cur­sio­nes por la cue­va se or­ga­ni­za­ron en 1816. Fue el ini­cio del desa­rro­llo tu­rís­ti­co de la re­gión. Du­ran­te

al­gún tiem­po, al­re­de­dor del año 1842, se in­ten­ta­ba, sin éxi­to, cu­rar en la cue­va a en­fer­mos de tu­bercu­losis. En 1908, fue por pri­me­ra vez car­to­gra­fia­da. Sin em­bar­go, el nom­bre Mam­moth Ca­ve (que sig­ni­fi­ca ca­ver­na del ma­mut) si­gue sien­do un mis­te­rio por­que nun­ca se ha­lla­ron ras­tros de la es­pe­cie prehis­tó­ri­ca en es­te lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.