Via­je al in­te­rior LEC­TU­RA.

Mia - - SUMARIO - Por Bruno Moio­li * Del li­bro “Li­de­ra y vi­ve”, Si­rio (Fa­ce­book.com/edi­to­rial­si­rioar­gen­ti­na)

La pro­pia con­cien­cia es la cla­ve que ha­ce a una per­so­na per­se­guir sus ob­je­ti­vos y an­he­los en la vi­da, mo­vién­do­se en­tre obs­tácu­los, mo­ti­va­da por sus re­cur­sos más so­bre­sa­lien­tes y pro­fun­dos. Pa­ra desa­rro­llar­la, se ha­ce ne­ce­sa­rio en­ten­der lo que nos dic­ta nues­tro mun­do afec­ti­vo, el au­tén­ti­co mo­tor de nues­tras de­ci­sio­nes. Ahí guar­da­mos la esen­cia de nues­tros va­lo­res y lo que nos pa­re­ce opor­tuno o inade­cua­do de las ex­pe­rien­cias que he­mos vi­vi­do. Y ahí es­tá la ra­zón por la que sa­bés que al­go no va bien cuan­do, por ejem­plo, tu es­tó­ma­go se en­co­ge.

Pro­fun­di­zá en tu ca­pa­ci­dad pa­ra per­ci­bir­te y am­pliá tu con­cien­cia acer­ca de tu reali­dad. Exa­mi­ná tu in­te­rior y tra­tá de des­cu­brir tus pun­tos cie­gos, aque­llos que te ha­cen más vul­ne­ra­ble. Cuan­do des­cu­bras los pre­jui­cios y ac­ti­tu­des que te li­mi­tan, es­ta­rás en con­di­cio­nes de en­fren­tar­te a aque­llas reali­da­des que tal vez no te agra­dan de­ma­sia­do.

Se im­po­ne un via­je al in­te­rior de no­so­tros mis­mos pa­ra des­cu­brir nues­tras creen­cias, ne­ce­si­da­des y an­he­los, y tam­bién ob­ser­var aque­llas cues­tio­nes que de­be­mos com­ple­tar o me­jo­rar. Pues­to que, en es­te ti­po de pro­ce­sos, pue­de que ten­ga­mos que en­fren­tar­nos a cier­tas do­sis de an­sie­dad, la guía de un pro­fe­sio­nal a ve­ces re­sul­ta muy ne­ce­sa­ria. Ese vér­ti­go tie­ne que ver con lo que lla­ma­mos sa­lir de la zo­na de con­fort y, aun­que es al­go po­si­ti­vo por­que po­si­bi­li­ta el cam­bio, pue­de pro­vo­car una an­sie­dad pa­ra­li­zan­te. Tam­bién es muy po­si­ble que con­ver­tir esa an­sie­dad en con­fian­za y va­len­tía sea tu pri­mer ejer­ci­cio de li­de­raz­go.

Pe­ro ¿por qué em­pren­der ese via­je ha­cia el in­te­rior? Al igual que en un in­men­so al­ma­cén, tu men­te pro­fun­da más in­cons­cien­te guar­da to­das tus ex­pe­rien­cias, to­do lo que has apren­di­do y vi­vi­do. Es tan­ta la in­for­ma­ción en for­ma de creen­cias, ex­pec­ta­ti­vas, emo­cio­nes, ins­tin­tos y con­duc­tas que la men­te cons­cien­te es in­ca­paz de pro­ce­sar­la to­da. No obs­tan­te, tu con­cien­cia ac­túa co­mo un po­ten­te fo­co que se aden­tra en es­te enor­me es­pa­cio in­terno pa­ra alum­brar has­ta los rin­co­nes más re­cón­di­tos en busca de res­pues­tas a tus in­te­rro­gan­tes: "¿Qué pre­ci­so pa­ra al­can­zar lo que de­seo? ¿Qué ras­gos de mi per­so­na­li­dad frenan su con­se­cu­ción? ¿Qué ne­ce­si­to desa­rro­llar aho­ra?".

Ade­más, al re­co­rrer es­te ca­mino tam­bién pro­mo­vés el desa­rro­llo de otras com­pe­ten­cias im­pli­ca­das en el li­de­raz­go. Me re­fie­ro, por ejem­plo, a la ges­tión de las emo­cio­nes. Al me­nos un ter­cio de las per­so­nas son cons­cien­tes de sus emo­cio­nes mien­tras las ex­pe­ri­men­tan, lo cual fa­ci­li­ta su ges­tión. No obs­tan­te, an­te la ex­pe­rien­cia de de­ter­mi­na­das emo­cio­nes, sa­be­mos que mu­chos to­man de­ci­sio­nes pre­ci­pi­ta­das o in­clu­so se blo­quean. Co­mo tam­po­co sa­ben ges­tio­nar­las, de re­pen­te se ven en­vuel­tos en si­tua­cio­nes que no desean ni sa­ben ma­ne­jar. Aun­que las emo­cio­nes to­da­vía si­guen con­tem­plán­do­se co­mo al­go mar­gi­nal, el im­pac­to emo­cio­nal que pue­den lle­gar a oca­sio­nar las ac­cio­nes de quien li­de­ra a ve­ces es enor­me.

Si hay una emo­ción que ha­ce ger­mi­nar el li­de­raz­go, esa es la pa­sión. Es una de las emo­cio­nes más con­ta­gio­sas y atra­yen­tes. Por lo ge­ne­ral, las per­so­nas apa­sio­na­das pa­re­cen inago­ta­bles, lo cual les da un mag­ne­tis­mo es­pe­cial.

Quien li­de­ra siem­pre se en­fren­ta a la in­cer­ti­dum­bre, y es pre­ci­sa­men­te en ese ejer­ci­cio de li­de­raz­go don­de con­si­gue mo­vi­li­zar esas emo­cio­nes tam­bién en los de­más y trans­for­mar­las en con­fian­za, va­len­tía y arro­jo pa­ra se­guir ade­lan­te. Las de­ci­sio­nes in­te­li­gen­tes se to­man con ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to del te­ma en cues­tión, ¡y tam­bién con un buen ni­vel de au­to­con­cien­cia per­so­nal y emo­ción!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.