HI­JOS. Cuan­do no cuen­tan na­da

No hay ma­dre que no se que­je de las res­pues­tas se­cas de sus hi­jos al sa­lir de la es­cue­la.Tal vez, de­be­rían cam­biar las si­tua­cio­nes y las pre­gun­tas

Mia - - SUMARIO -

To­da ma­dre o pa­dre es­ta­rá vi­vien­do es­ta es­ce­na por es­tos días: "¿Có­mo te fue en la es­cue­la hoy?". "Bien". "¿Qué hi­cie­ron?". "Na­da". No hay pa­dres que se re­sis­tan a ha­cer las mis­mas pre­gun­tas cuan­do re­ti­ran a sus hi­jos del jar­dín o la es­cue­la y no hay hi­jos que ofrez­can más que una res­pues­ta mo­no­si­lá­bi­ca o sin­sen­ti­do por­que los adul­tos sa­be­mos que no pue­den ha­ber he­cho "na­da". Lo pri­me­ro es no per­der la pa­cien­cia por­que es im­por­tan­te que los ni­ños cuen­ten., no só­lo pa­ra cal­mar a los pa­dres, que quie­ren sa­ber so­bre ellos, sino tam­bién por­que es be­ne­fi­cio­so pa­ra el desa­rro­llo del ni­ño.

Que los chi­cos per­ma­nez­can ca­lla­dos al lle­gar a ca­sa no sig­ni­fi­ca que no ten­gan in­te­rés en con­tar có­mo fue su día. An­tes de eno­jar­se con ellos, los pa­dres de­ben pen­sar: ¿des­pués de un día ago­ta­dor de tra­ba­jo, tie­nen ga­nas de con­tar en­se­gui­da có­mo fue o pre- fie­ren un mo­men­to pa­ra sí mis­mos? Al igual que los adul­tos, los ni­ños tam­bién tie­nen dis­tin­tas ma­ne­ras de li­diar con la ru­ti­na.

Pa­ra em­pe­zar, al ser me­no­res, sue­len ne­ce­si­tar más tiem­po que los adul­tos pa­ra las tran­si­cio­nes de la ru­ti­na. Por eso es im­por­tan­te dar­les pa­ra ha­cer esa tran­si­ción. A ve­ces, ne­ce­si­tan ha­cer pri­me­ro una pau­sa de 15 mi­nu­tos o una ho­ra o tal vez pre­fie­ren con­tar có­mo fue su día du­ran­te la ce­na.

Que los ni­ños ha­blen so­bre su día les per­mi­te cen­trar­se en ellos mis­mos, ser cons­cien­tes de sus sen­ti­mien­tos, pen­sa­mien­tos y sen­sa­cio­nes, de lo que les gus­ta y lo que los hi­zo felices. En el diá­lo­go con sus pa­dres, en­cuen­tran pa­la­bras pa­ra ex­pli­car có­mo se sien­ten, al­go que no es na­da fá­cil y de­be ser apren­di­do.

Los pa­dres pue­den ayu­dar evi­tan­do pre­gun­tas sin con­te­ni­do del ti­po "¿có­mo te fue hoy?". Es­te ti­po de pre­gun­tas lle­van al ni­ño a pen­sar que no hay un ver­da­de­ro in­te­rés. Si en­ci­ma se ha­ce la pre­gun­ta mien­tras se lle­van a ca­bo otras ta­reas de la ca­sa, pro­ba­ble­men­te no se ob­ten­ga una res­pues­ta muy ex­ten­sa. Es im­por­tan­te to­mar­se cier­to tiem­po y dirigir la aten­ción al ni­ño.

Otro re­cur­so esen­cial es ele­gir mo­men­tos tran­qui­los y dis­ten­di­dos pa­ra ha­blar con los chi­cos, co­mo cuan­do es­tán ju­gan­do. Las si­tua­cio­nes pa­ra con­ver­sar de­ben ser lin­das y con­for­ta­bles. El ni­ño tam­po­co de­be sen­tir nin­gu­na pre­sión. In­clu­so se pue­den crear ri­tua­les, co­mo pe­dir­le a ca­da miem­bro de la fa­mi­lia que cuen­te du­ran­te la ce­na có­mo le fue en el día o que fue lo más lin­do del día.

Pa­ra alen­tar a los ni­ños a ha­blar, los pa­dres de­be­rían ha­cer pre­gun­tas abier­tas pe­ro que no se pue­dan con­tes­tar con "sí" o "no". Es de­cir, en vez de pre­gun­tar "¿te di­ver­tis­te hoy?", pre­gun­tar "¿qué fue lo más di­ver­ti­do de hoy?". Tam­bién se pue­de pre­gun­tar so­bre cues­tio­nes de­ter­mi­na­das que le gus­tan al ni­ño, co­mo la cla­se de gim­na­sia. A ve­ces tam­bién pue­de ser de uti­li­dad abrir el diá­lo­go con­tan­do pri­me­ro uno có­mo fue el día.

Con­tar cuen­tos tam­bién pue­de alen­tar a mu­chos chi­cos a ha­blar. Son idea­les las his­to­rias en las que el pro­ta­go­nis­ta tie­ne la mis­ma edad que el ni­ño. Los pa­dres pue­den en­ton­ces pre­gun­tar co­sas co­mo "¿qué sen­ti­rías si te pa­sa­ra al­go así?" o "¿có­mo crees que si­gue la his­to­ria?".

Hay que es­tar aten­to a las reac­cio­nes del ni­ño: si es­tá ha­blan­do de una ma­la no­ta y po­ne ca­ra tris­te, los pa­dres pue­den de­cir­le: "Te veo de­silu­sio­na­do" y es­pe­rar la reac­ción. La es­cu­cha ac­ti­va de­mues­tra in­te­rés y alien­ta al pe­que­ño a ha­blar.

Tam­bién se pue­den re­pe­tir al­gu­nas fra­ses del ni­ño y se­guir ha­cien­do pre­gun­tas, pe­ro sin ser muy in­sis­ten­te. Hay que evi­tar las pre­gun­tas que em­pie­zan con "¿por qué?", ya que son de­ma­sia­do am­plias pa­ra un chi­co. En lo po­si­ble, los pa­dres no de­ben emi­tir jui­cios e in­ten­tar evi­tar los con­se­jos. En vez de de­cir­le al hi­jo lo que de­be­ría ha­cer tras pe­lear­se con un ami­go, pue­de afir­mar: "Esa es una si­tua­ción bien di­fí­cil. ¿Qué ha­rías?".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.