Mu­tuo amor

Vin­cu­lar a los ni­ños con los ani­ma­les des­de tem­pra­na edad ge­ne­ra in­fi­ni­tos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal de am­bos. Mi­rá to­do lo que pue­den ayu­dar­se es­tan­do jun­tos

Mia - - MASCOTAS -

To­dos los chi­cos, en al­gún mo­men­to de su in­fan­cia desean una mas­co­ta. Pe­se a que re­quie­ren de un im­por­tan­te cui­da­do y aten­ción, vin­cu­lar a nues­tros pe­rros y ga­tos con los ni­ños pue­de ser de gran be­ne­fi­cio pa­ra la sa­lud de am­bos. Los chi­cos en­ri­que­cen la vi­da de las mas­co­tas.

Es­ti­mu­lan la ac­ti­vi­dad fí­si­ca del ani­mal: los ni­ños, co­mo com­pa­ñe­ros de jue­go de nues­tras mas­co­tas, son idea­les pa­ra in­cen­ti­var­los a rea­li­zar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca que ne­ce­si­tan. Sa­car­los a pa­sear, co­rrer o di­ver­tir­se en un es­pa­cio ver­de, ayu­dan al ani­mal a for­ta­le­cer sus ar­ti­cu­la­cio­nes, mus­cu­la­tu­ra y desem­pe­ño fí­si­co. Ade­más, los pa­seos al ai­re li­bre fo­men­tan una vi­da más sa­na pa­ra am­bos.

Op­ti­mi­zan su desa­rro­llo emo­cio­nal: so­cia­bi­li­zar al ca­cho­rro con chi­cos y re­ci­bir per­ma­nen­te aten­ción de és­tos dis­mi­nu­yen po­si­bles pro­ble­mas de con­duc­ta y an­sie­dad.

Es­ti­mu­lan el apren­di­za­je: la co­rrec­ta so­cia­bi­li­za­ción de la mas­co­ta con los chi­cos con­tri­bu­ye a que apren­da a re­la- cio­nar­se con su en­torno. Asi­mis­mo, el jue­go que pro­po­ne el ni­ño fa­vo­re­ce el apren­di­za­je de re­glas y lí­mi­tes y fa­ci­li­ta que la mas­co­ta pier­da el mie­do a los so­ni­dos, a los mo­vi­mien­tos brus­cos o a si­tua­cio­nes que pue­dan ser es­tre­san­tes pa­ra el ani­mal.

Por otro la­do, en la re­la­ción ni­ño­mas­co­ta, es im­por­tan­te en­se­ñar­les a nues­tros hi­jos los cui­da­dos que ne­ce­si­tan los ani­ma­les, ge­ne­rar­les cons­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia que me­re­cen los ani­ma­les, la res­pon­sa­bi­li­dad, el res­pe­to y ha­cer­les ver el ca­ri­ño que un pe­rro o ga­to pue­de brin­dar­nos.

Por otro la­do, la con­vi­ven­cia con una mas­co­ta tie­ne tam­bién mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra los ni­ños, so­bre to­do si los pa­dres sa­be­mos po­ten­ciar di­chos be­ne­fi­cios, en­se­ñan­do­les a res­pe­tar al ani­mal.

Les apor­ta ele­men­tos pa­ra el desa­rro­llo psi­co­ló­gi­co y su per­so­na­li­dad: apren­de­rá a no mo­les­tar a la mas­co­ta mien­tras come o duer­me, a lim­piar la ca­ja o el pla­to de la co­mi­da y a tra­tar­lo con de­li­ca­de­za. Es­to ayu­da a que tu hi­jo desa­rro­lle el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y a com­pren­der las ne­ce­si­da­des de los de­más.

El con­tac­to fí­si­co le per­mi­ti­rá abrir­se a las ex­pe­rien­cias tác­ti­les, apor­tán­do­le se­gu­ri­dad en sí mis­mo y en las re­la­cio­nes con su en­torno.

Re­la­cio­nar­se con otro ser vi­vo le ayu­da­rá a asi­mi­lar las re­glas de la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal y a desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de in­tui­ción.

Re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de los ni­ños y pre­vie­ne la apa­ri­ción de aler­gias co­mo el as­ma o la ri­ni­tis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.