LEC­TU­RA.

¿Por qué ser hu­mil­de?

Mia - - SUMARIO - Por Tony Ka­mo* Del li­bro “Los 10 es­ca­lo­nes ha­cia la fe­li­ci­dad”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

La hu­mil­dad es la cua­li­dad que se opo­ne al or­gu­llo y a la arro­gan­cia. La per­so­na hu­mil­de no alar­dea de lo que tie­ne, lo que es o lo que sa­be. No se cree per­fec­to, ni su­pe­rior a los de­más, ni es va­ni­do­so.

Al con­tra­rio, la per­so­na hu­mil­de es al­guien que reconoce sus lí­mi­tes, sus de­fec­tos, sus de­bi­li­da­des y su fra­gi­li­dad, y los reconoce sin com­ple­jos…, pe­ro no por ello se des­pre­cia ni se in­fra­va­lo­ra. Sim­ple­men­te sa­be quién es, sa­be mi­rar­se de for­ma au­tén­ti­ca y se acepta a sí mis­ma.

La hu­mil­dad es una vir­tud que se ba­sa en el au­to­co­no­ci­mien­to. Co­no­cer­nos a no­so­tros mis­mos, con nues­tras cua­li­da­des y nues­tros de­fec­tos, y acep­tar­nos, no so­lo nos per­mi­te amar­nos tal co­mo so­mos, sino que tam­bién nos po­si­bi­li­ta te­ner una ac­ti­tud hu­mil­de an­te la vi­da y an­te los de­más.

La hu­mil­dad su­po­ne mu­cha sa­bi­du­ría, re­co­no­cer nues­tra va­lía y nues­tras ca­pa­ci­da­des sin por ello ser va­ni­do­sos ni hu­mi­llar a los otros. Ade­más, nos ha­ce sen­tir­nos mu­cho más li­bres, pues nos li­be­ra­mos de la ne­ce­si­dad de sen­tir­nos re­co­no­ci­dos y ser el cen­tro de aten­ción.

La hu­mil­dad es si­nó­ni­mo de mo­des­tia, pe­ro de mo­des­tia au­tén­ti­ca. Sa­ber re­co­no­cer lo que ca­da uno va­le, pe­ro tam­bién sa­ber re­co­no­cer lo que va­len los de­más, sin pen­sar en nin­gún mo­men­to que so­mos más o me­jo­res que ellos.

Tal vez te es­tés pre­gun­tan­do, ¿por qué he de ser hu­mil­de?, ¿qué gano yo con eso? Al me­nos te voy a dar tres ra­zo­nes por las cua­les de­be­ría­mos es­for­zar­nos en ser­lo. La pri­me­ra es una ra­zón de ín­do­le éti­co, que se­ría lo que se de­no­mi­na el amor por la ver­dad. Te­ne­mos ten­den­cia a es­tar cie­gos an­te el lu­gar que ocu­pa­mos en el uni­ver­so, por­que nos sen­ti­mos di­mi­nu­tos e in­sig­ni­fi­can­tes an­te su in­men­si­dad, pe­ro a la vez el ser hu­mano tie­ne cu­rio­si­dad por sa­ber la ver­dad más pro­fun­da de las co­sas y su sen­ti­do. Res­pec­to de no­so­tros mis­mos, nues­tro ego nos mues­tra una ima­gen de no­so­tros que es fic­ti­cia, es una ilu­sión y un de­seo, pe­ro no es nues­tro ver­da­de­ro yo. A pe­sar de que nos re­sul­te más agra­da­ble ver esa ima­gen crea­da pa­ra gus­tar­nos y gus­tar a los otros, ne­ce- si­ta­mos des­ta­par nues­tra esen­cia y ver­nos des­nu­dos de ar­ti­fi­cios, tal y co­mo so­mos de ver­dad. Por lo tan­to, por nues­tro pro­pio bien, atre­vá­mo­nos a ser hu­mil­des.

La se­gun­da ra­zón se­ría de or­den psi­co­ló­gi­co, ya que el or­gu­llo, lo opues­to a la hu­mil­dad, es­tá en la ba­se de la ma­yo­ría de los su­fri­mien­tos psí­qui­cos. El or­gu­llo nos ha­ce creer­nos me­jo­res que los de­más, es de­cir, nos de­vuel­ve una ima­gen so­bre­va­lo­ra­da de no­so­tros mis­mos y una ima­gen in­fra­va­lo­ra­da de los de­más que son fal­sas. Por des­gra­cia, la vi­da in­sis­te en re­cor­dar­nos de for­ma do­lo­ro­sa que nues­tra vi­sión no se co­rres­pon­de con la reali­dad, lo que nos ha­ce in­ten­tar re­ba­tir­la con to­do ti­po de estrategias y cons­truc­cio­nes men­ta­les. Tra­tar de man­te­ner in­tac­ta esa fan­tás­ti­ca ima­gen de no­so­tros mis­mos es co­mo tra­tar de achi­car el agua en una bar­ca con un agu­je­ro en el fon­do: su­po­ne un des­gas­te y una ten­sión emo­cio­nal cons­tan­tes pa­ra no de­jar sa­lir a la luz al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca nues­tra que nos cues­ta acep­tar. Es una gue­rra ago­ta­do­ra que, ade­más de can­sar­nos, nos ha­ce su­frir. La otra reac­ción fren­te a esa ima­gen que nos de­vuel­ve la reali­dad y que nos re­sis­ti­mos a acep­tar es la en­vi­dia. Al fi­nal acep­ta­mos que la reali­dad tie­ne ra­zón y aca­ba­mos di­cien­do: «De acuer­do, el otro es me­jor que yo», o «Es más ha­bi­li­do­so», o «Tie­ne más éxito». Pe­ro en vez de sa­ber per­der y asu­mir­lo sin más, lo que ha­ce­mos es sen­tir en­vi­dia por esa per­so­na y tra­tar por to­dos los me­dios de des­pres­ti­giar­la o da­ñar su ima­gen, cri­ti­cán­do­la y po­nién­do­le la zan­ca­di­lla.

Hay per­so­nas que siem­pre se es­tán com­pa­ran­do con los de­más, se crean imá­ge­nes fal­sas de sí mis­mas y lle­gan a con­ven­cer­se de que son cier­tas, y cuan­do la vi­da les de­vuel­ve otro re­fle­jo del es­pe­ra­do, nie­gan la reali­dad. Eso las ha­ce su­frir y las lle­va a te­ner com­por­ta­mien­tos ne­ga­ti­vos, que a la lar­ga no ha­cen más que per­ju­di­car­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.