El va­lor de una fa­mi­lia

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

La fa­mi­lia, sea cual sea su con­for­ma­ción, es el gru­po so­cial pri­ma­rio por ex­ce­len­cia don­de se ini­cia el pro­ce­so de so­cia­li­za­ción que es lue­go com­ple­men­ta­do por la es­cue­la y otras ins­ti­tu­cio­nes pro­pias de la ni­ñez. El en­torno fa­mi­liar es el es­pa­cio don­de se pro­du­cen los pri­me­ros y más potentes in­ter­cam­bios afec­ti­vos, im­pres­cin­di­bles, pa­ra el desa­rro­llo ar­mó­ni­co de to­do niño.

La Con­ven­ción so­bre los De­re­chos del Niño con­sa­gra el de­re­cho de ca­da me­nor a te­ner una fa­mi­lia. Sin em­bar­go, exis­ten si­tua­cio­nes en las que ese es­pa­cio, que de­bie­ra ser de pro­tec­ción, afec­to y cui­da­do, se tor­na per­ju­di­cial pa­ra su in­te­gri­dad.

Ac­tual­men­te, en nues­tro país, y con una im­por­tan­te deu­da es­ta­dís­ti­ca al res­pec­to, hay, por lo me­nos, más de 9.000 ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes que es­tán pri­va­dos del cui­da­do fa­mi­liar co­mo me­di­da pa­ra pre­ser­var su in­te­gri­dad. La ma­yo­ría de ellos a cau­sa de vio­len­cia. Es­to sig­ni­fi­ca que los adul­tos res­pon­sa­bles de su cui­da­do in­frin­gie­ron ma­los tra­tos tra­du­ci­dos en di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes de vio­len­cia.

Cre­cer sin po­si­bi­li­dad de ejer­cer el de­re­cho a vi­vir en fa­mi­lia es una vul­ne­ra­ción se­ve­ra que su­fren los ni­ños e im­pac­ta di­rec­ta­men­te en sus po­si­bi­li­da­des presentes y fu­tu­ras de desa­rro­llo y su­per­vi­ven­cia. Cre­cer fue­ra del mar­co fa­mi­liar im­pli­ca ade­más una ex­po­si­ción a ma­yo­res ries­gos y si­tua­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad.

El en­torno fa­mi­liar pro­tec­tor, afec­ti­vo y mo­ti­va­dor es lo que ca­da niño ne­ce­si­ta pa­ra cre­cer dig­na­men­te y al­can­zar el desa­rro­llo in­te­gral. Un con­tex­to fa­mi­liar de buen tra­to na­tu­ra­li­za­do en la co­ti­dia­nei­dad, per­mi­ti­rá sen­tar las ba­ses de la seguridad que to­do niño/a ne­ce­si­ta pa­ra desen­vol­ver­se en el mun­do.

Ofre­cer seguridad im­pli­ca sen­tir­se a sal­vo, de lo ines­pe­ra­do y de un mun­do ex­terno que des­co­no­ce. Tam­bién, sig­ni­fi­ca es­tar pro­te­gi­do de los pro­pios im­pul­sos y con­tar con la po­si­bi­li­dad de apren­der, a tra­vés de la pues­ta sa­lu­da­ble de lí­mi­tes, lo que es­tá bien y lo que es­tá mal. La afec­ti­vi­dad es en­ton­ces la con­di­ción ne­ce­sa­ria e im­pres­cin­di­ble.

En Al­deas In­fan­ti­les SOS se ha­ce po­si­ble que mi­les de ni­ños crez­can en en­tor­nos fa­mi­lia­res a tra­vés del apo­yo y for­ta­le­ci­mien­to de las ca­pa­ci­da­des de cui­da­do y pro­tec­ción de las fa­mi­lias pa­ra que se man­ten­gan uni­das. Ade­más, se brin­dan en­tor­nos fa­mi­lia­res de pro­tec­ción y desa­rro­llo pa­ra aque­llos que por di­fe­ren­tes mo­ti­vos per­die­ron el cui­da­do fa­mi­liar.

El desafío que co­mo so­cie­dad te­ne­mos es­tá pues­to en las fa­mi­lias y en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas orien­ta­das a acom­pa­ñar­las. El Es­ta­do de­be asu­mir el re­to de pro­te­ger­las a tra­vés de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que brin­den la asis­ten­cia ne­ce­sa­ria pa­ra asu­mir ple­na­men­te sus res­pon­sa­bi­li­da­des de cui­da­do y pro­tec­ción den­tro de ca­da co­mu­ni­dad y co­mo ám­bi­to fun­da­men­tal pa­ra el pleno desa­rro­llo de to­dos sus in­te­gran­tes. El com­pro­mi­so de ca­da uno es ne­ce­sa­rio en nues­tro país pa­ra que ca­da niño/a pue­da vi­vir res­guar­da­do y en pleno ejer­ci­cio de su de­re­cho a vi­vir en fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.