fru­ti­llas Sa­lu­da­bles

Mia - - SUMARIO -

CONS­CIEN­TE.

El gran mé­di­co y na­tu­ra­lis­ta sue­co del si­glo XVII, Carl Lin­né, afir­ma­ba ha­ber­se cu­ra­do de la do­lo­ro­sa go­ta con­su­mien­do ex­clu­si­va­men­te fru­ti­llas. No exis­tía In­ter­net y las co­mu­ni­ca­cio­nes eran de­fec­tuo­sas, por eso, mu­cha gen­te si­guió su­frien­do in­ne­ce­sa­ria­men­te de es­ta en­fer­me­dad.

Hoy, en es­pe­cial quie­nes abra­za­mos los ca­mi­nos de la me­di­ci­na na­tu­ral, sa­be­mos de la im­por­tan­cia de una die­ta fru­gal ba­sa­da en fru­tas y ve­ge­ta­les, la bue­na hidratación y una lar­ga se­rie de coad­yu­van­tes na­tu­ra­les con la fru­ti­lla a la ca­be­za pe­ro a la que le si­guen el li­món, vi­na­gre de man­za­na, bi­car­bo­na­to de so­dio, ananá, uva, jen­gi­bre, plá­tano, ce­re­za, mos­ta­za o las in­fal­ta­bles plan­tas me­di­ci­na­les co­mo co­la de ca­ba­llo, dien­te de león, car­do ma­riano, en­tre otras. Ha­ce po­co, ca­mi­nan­do por un su­per­mer­ca­do (lu­gar al que no voy muy se­gui­do), me en­con­tré con una enor­me pi­la de pa­que­tes de sal­chi­chas. “¿Real­men­te ha­brá tan­ta gen­te que to­da­vía co­me eso?”, me pre­gun­té. De la mis­ma for­ma, ca­da vez que me cru­zo con la go­ta, vuel­vo a pre­gun­tar­me: “¿Có­mo es po­si­ble que ha­ya tan­ta gen­te que aún la pa­dez­ca sa­bien­do to­do lo que sa­be­mos pa­ra pre­ve­nir­la y ali­viar­la?”.

Po­de­ro­sa chi­qui­ta

Por su efec­to diu­ré­ti­co y detox, la fru­ti­lla no so­lo es be­ne­fi­cio­sa pa­ra quie­nes pa­de­cen go­ta, sino tam­bién hi­per­uri­ce­mia, hi­per­ten­sión, re­ten­ción de lí­qui­dos, obe­si­dad o ar­tro­sis. Pa­ra man­te­ner le­jos la do­lo­ro­sa en­fer­me­dad o co­mo es­tra­te­gia pa­ra con­tro­lar­la, na­da co­mo un ayuno in­ter­mi­ten­te de fru­ti­llas de 1 o 2 días a la se­ma­na, un pro­gra­ma de ali­men­ta­ción detox equi­li­bra­do co­mo el que, jun­to a Patricia Ro­biano, pro­po­ne­mos en el li­bro "Pues­ta a pun­to" (Urano) y un uso in­te­li­gen­te de las hier­bas me­di­ci­na­les ci­ta­das co­mo tra­ta­mien­to coad­yu­van­te y pa­ra evi­tar re­caí­das.

El cien­tí­fi­co, fi­ló­so­fo y es­cri­tor fran­cés Ber­nard le Bo­vier de Fon­te­ne­lle, quien na­ció el 11 de fe­bre­ro de 1557 y mu­rió po­qui­tos días an­tes de cum­plir un si­glo, el 9 de enero de 1657, atri­buía su lon­ge­vi­dad a las fru­ti­llas que con­su­mía con avi­dez y fre­cuen­cia. Pao­lo Man­te­gaz­za, mé­di­co, neu­ró­lo­go, fi­sió­lo­go, an­tro­pó­lo­go y es­cri­tor de fic­ción de ori­gen ita­liano, se ra­di­có en la pro­vin­cia de Sal­ta por­que ado­ra­ba es­ta fru­ta y la uti­li­za­ba con éxi­to pa­ra com­ba­tir el áci­do úri­co. ¡A es­ta al­tu­ra de­be­ría­mos tam­bién con­si­de­rar­la la fru­ta de los sa­bios!

Car­no­sas, re­fres­can­tes, hi­dra­tan­tes, po­li­va­len­tes en la co­ci­na ¡y de­li­cio­sas!, las fra­ga­rias, co­mo tam­bién se las co­no­ce, son un ali­men­to an­ti­oxi­dan­te a pu­ra na­tu­ra­le­za que nos apor­ta vi­ta­mi­nas C y Ey los va­lio­sos po­li­fe­no­les.

Las vi­ta­mi­nas Ey C son más co­no­ci­das y nos he­mos re­fe­ri­do a ellas en es­tas co­lum­nas, sin em­bar­go, va­le la pe­na sa­ber que 100 g de es­ta de­li­cio­sa fru­ta, apor­tan más del 100% de las ne­ce­si­da­des dia­rias mí­ni­mas de vi­ta­mi­na C. En cuan­to a los po­li­fe­no­les, tam­bién son una fuen­te exó­ge­na de sus­tan­cias ha­bi­li­ta­das pa­ra neu­tra­li­zar el ex­ce­so de ra­di­ca­les li­bres que

cau­san en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y pre­dis­po­nen a las en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas, son prin­ci­pios ac­ti­vos presentes en las plan­tas que los uti­li­zan pa­ra de­fen­der­se de agre­sio­nes exteriores, con­fi­rién­do­les tam­bién co­lor y sa­bor.

Ade­más de an­ti­oxi­dan­tes, las fru­ti­llas son an­ti­in­fla­ma­to­rias, in­mu­no­re­gu­la­do­ras, an­ti­aler­gé­ni­cas, an­ti­agre­gan­tes pla­que­ta­rios, an­ti­mi­cro­bia­nas y pro­tec­to­ras del sis­te­ma vas­cu­lar y la vis­ta.

Y no ter­mi­na­mos. La gin­gi­vi­tis es una in­fla­ma­ción de las en­cías pro­du­ci­da por las bac­te­rias que pro­li­fe­ran en la mis­ma, fun­da­men­tal­men­te de­bi­do a die­tas al­tas en azú­car, ha­ri­nas re­fi­na­das y ca­ren­cias nu­tri­ti­vas. Pue­de agra­var­se y trans­for­mar­se en pe­rio­don­ti­tis, afec­tan­do a los dien­tes y pro­vo­can­do que se mue­van.

Cuan­do la ali­men­ta­ción no es abun­dan­te en ali­men­tos fres­cos, vi­vos e in­te­gra­les, es más fá­cil que la pre­sen­cia de bac­te­rias ge­ne­ren pla­ca y es­ta le abra las puer­tas a los pro­ble­mas de sa­lud oral. Pa­ra pre­ve­nir­los, una die­ta bien hi­dra­ta­da don­de abun­den las ver­du­ras y fru­tas cru­das es esen­cial y, por su po­ten­cial an­ti­in­flam­to­rio y an­ti­bac­te­riano, la fru­ti­lla es una de las gran­des aliadas.Tam­bién ayu­da­rá a man­te­ner la bo­ca li­bre de lla­gas, he­ri­das y ca­ries.

Ra­món Llull, es­cri­tor, di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co, mi­sio­ne­ro, teó­lo­go, en­tre otras co­sas, co­no­ci­do co­mo “Dr. Ilu­mi­na­do” en la le­ja­na Edad Me­dia, tu­vo co­mo mar­co los fan­tás­ti­cos en­tor­nos de las Is­las Ba­lea­res pa­ra ins­pi­rar una fruc­tí­fe­ra obra es­pi­ri­tual de una am­pli­tud uni­ver­sal con­mo­ve­do­ra. En­tre tan­tos legados, tam­bién se ha­cía tiem­po pa­ra acon­se­jar a la fru­ti­lla pa­ra com­ba­tir la anemia. Ra­zón no le fal­ta­ba: es­te fru­to fuer­te­men­te al­ca­lino y detox pro­mue­ve las con­di­cio­nes pa­ra la bue­na asi­mi­la­ción de los nu­trien­tes, así co­mo un buen apor­te de co­bre y al­go de hie­rro que fa­vo­re­cen la for­ma­ción de gló­bu­los ro­jos.

Se­gu­ra­men­te po­cos es­cu­cha­ron ha­blar de la fi­se­ti­na, un bio­fla­vo­noi­de que ha de­mos­tra­do ser efi­caz pa­ra eli­mi­nar las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas, es­pe­cial­men­te en los ca­sos de cán­cer de ma­ma, en los cua­les su efec­ti­vi­dad con­tra el te­ji­do ma­lig­ni­za­do no afec­ta en ab­so­lu­to a los te­ji­dos sa­nos. El con­su­mo de fru­ti­llas apor­ta vi­da, al­ca­li­ni­dad y oxi­ge­na­ción que mul­ti­pli­ca la vi­ta­li­dad de las cé­lu­las sa­nas.Tam­bién se han ob­ser­va­do los mis­mos re­sul­ta­dos en los ca­sos de cán­cer de co­lon y próstata, aun­que es pro­ba­ble que sus be­ne­fi­cio­sos efec­tos se ex­tien­dan a otras va­rie­da­des de la en­fer­me­dad.

Otro de los súper po­de­res de la fi­se­ti­na, de acuer­do a los es­pe­cia­lis­tas del Ins­ti­tu­to Salk de Es­tu­dios Bio­ló­gi­cos (La Jo-

lla, Ca­li­for­nia), es es­ti­mu­lar la co­ne­xión en­tre las neu­ro­nas, pro­te­ger­las de los efec­tos del en­ve­je­ci­mien­to pre­coz y la pér­di­da de me­mo­ria.

La fi­se­ti­na no so­lo se en­cuen­tra en las fru­ti­llas sino tam­bién en ce­bo­llas, man­za­nas, uvas, ca­quis o pe­pi­nos, en es­pe­cial en sus cás­ca­ras. Otro mo­ti­vo más pa­ra prio­ri­zar cuan­do es po­si­ble los ali­men­tos or­gá­ni­cos y apro­ve­char­los de ma­ne­ra in­te­gral. Por su par­te, el lu­peol es un prin­ci­pio ac­ti­vo pre­sen­te en las fru­ti­llas que se uti­li­za pa­ra ali­viar el do­lor o ba­jar el co­les­te­rol, pe­ro que en es­te ca­so au­men­ta­ría las pro­pie­da­des an­ti­can­ce­rí­ge­nas de la fru­ta: Ade­más de en ellas, lo en­con­tra­mos en el aloe ve­ra, el sau­co, el to­ma­te, la ver­be­na, el man­go, el dien­te de león o el té co­mún.

A la fru­ti­lla tam­bién le lla­man la as­pi­ri­na ro­ja de­bi­do a que con­tie­ne el prin­ci­pio ac­ti­vo del me­di­ca­men­to más po­pu­lar del mun­do: áci­do ace­til sa­li­cí­li­co, lo que refuerza y es­ta­ble­ce si­ner­gia con los otros prin­ci­pios ac­ti­vos pa­ra ser un ali­men­to ami­go de un cuer­po sin do­lo­res.

Por Pa­blo de la Igle­sia*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.