Có­mo pro­te­ger­los de los ries­gos de las re­des

El úl­ti­mo pe­li­gro se lla­ma la ba­lle­na azul, pe­ro hay mu­cho más y tan ries­go­sos co­mo es­te jue­go. Qué y có­mo ha­cer pa­ra que no se ex­pon­gan des­de la com­pu o el ce­lu­lar

Mia - - SUMARIO -

La lo­cu­ra de la ba­lle­na azul, ese jue­go que lle­va a la muer­te, fue la úl­ti­ma que las re­des le tra­je­ron a jó­ve­nes y ado­les­cen­tes. Pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra la úl­ti­ma, la úni­ca ni la más pe­li­gro­sa. Los chat con adul­tos que se ha­cen pa­sar por con­gé­ne­res, las ci­tas ro­mán­ti­cas o la­bo­ra­les he­chas on­li­ne y la in­for­ma­ción más pe­li­gro­sa cir­cu­lan­do abier­ta­men­te son par­te de los ries­gos más ex­tre­mos a los que los chi­cos se ex­po­nen con to­tal vul­ne­ra­bi­li­dad ni bien pren­den la compu­tado­ra o usan su ce­lu­lar.

El pro­ble­ma es­tá cla­ro, lo que se di­fi­cul­ta es la so­lu­ción. Po­ner lí­mi­tes ho­ra­rios, con­tro­lar el his­to­rial de la compu­tado­ra, qui­tar­les el ce­lu­lar co­mo cas­ti­go no pa­re­cen al­can­zar no so­lo por­que los chi­cos pa­san mu­chas ho­ras fue­ra del con­trol pa­terno sino por­que has­ta ha ha­bi­do ca­sos de que hu­ye­ron del ho­gar por­que se les qui­tó el te­lé­fono o se los cas­ti­gó im­pi­dien­do su ac­ce­so a In­ter­net. ¿Qué se ha­ce en­ton­ces?

"Si la pre­gun­ta es ¿qué fun­cio­na?, no hay ga­ran­tías. Tam­po­co es el mo­do de pen­sar que pro­pon­dría por­que eso su- po­ne que es­ta­mos des­ar­ma­dos fren­te al ries­go la­ten­te. Si plan­ta­mos un ár­bol y no lo nu­tri­mos de ma­ne­ra ade­cua­da, sin nin­gu­na va­ra que lo sos­ten­ga y guíe en su cre­ci­mien­to, pro­ba­ble­men­te cre­ce­rá dé­bil y se tor­ce­rá en al­gún mo­men­to. Si nos pre­gun­tan en ese mo­men­to qué fun­cio­na pa­ra evi­tar­lo, no ha­brá de­ma­sia­das res­pues­tas efec­ti­vas. Lo que fun­cio­na es ha­cer bien nues­tro tra­ba­jo en la crian­za de ése ár­bol", de­fi­ne Ale­jan­dro Cor­ba­lán, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Coun­se­lors.

El eje

Tal vez es­té a la vis­ta y con cla­ri­dad pa­ra los pa­dres que la ba­se de la pro­tec­ción de nues­tros hi­jos es la edu­ca­ción. Lo que con­fun­de son las he­rra­mien­tas: ¿sir­ven los cas­ti­gos, el con­trol, los lí­mi­tes es­tric­tos, to­do jun­to o de a uno? "Si bien exis­ten me­dios tec­no­ló­gi­cos pa­ra con­tro­lar el uso de compu­tado­ras y ce­lu­la­res, en ge­ne­ral, con­tro­lar tie­ne un alcance muy li­mi­ta­do y en la ma­yo­ría de los ca­sos re­sul­ta de di­fí­cil rea­li­za­ción. Es­tar aten­tos, cer­ca de los hi­jos, man­te­ner un diá­lo­go fran­co y res­pe­tuo­so so­bre to­dos los te­mas es mu­cho mejor que con­tro­lar", acon­se­ja Cor­ba­lán.

Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta, y tal vez pa­ra to­dos, la edu­ca­ción es el ci­mien­to de la

mejor pro­tec­ción que po­de­mos dar­les los adul­tos a los más jó­ve­nes pa­ra que apren­den a pro­te­ger su vi­da y ha­gan un uso sa­lu­da­ble y fe­liz de las re­des. Pe­ro no se tra­ta so­lo de los pa­dres. Se­gún Cor­ba­lán: "La edu­ca­ción más im­por­tan­te es la que se da en el ho­gar, en­tre los miem­bros de una fa­mi­lia, nor­mal­men­te en­tre pa­dres e hi­jos, pe­ro tam­bién en­tre her­ma­nos; al­go que no de­be des­es­ti­mar­se. Pe­ro tam­bién las bue­nas cam­pa­ñas de edu­ca­ción son muy úti­les pa­ra pre­ve­nir al­gu­nos ries­gos que cla­ra­men­te trae apa­re­ja­do el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías de co­mu­ni­ca­ción. El Es­ta­do de­be es­tar mo­ni­to­rean­do per­ma­nen­te­men­te las nue­vas apli­ca­cio­nes que ofre­cen las re­des, pre­vi­nien­do a la po­bla­ción so­bre los ries­gos a los que po­drían ex­po­ner­se los me­no­res e in­clu­so, los ma­yo­res; por­que tam­bién se uti­li­zan las re­des pa­ra in­vo­lu­crar a an­cia­nos des­pre­ve­ni­dos, en ma­nio­bras co­no­ci­das po­pu­lar­men­te co­mo “cuen­tos del tío”, “se­cues­tros vir­tua­les”, etc."

La for­ma

Ese ho­rri­ble jue­go de la ba­lle­na azul es, sin du­da, el mejor ejem­plo del peor pro­ble­ma de la ado­les­cen­cia: la ne­ce­si­dad de per­te­ne­cer. Así co­mo los chi­cos an­dan en gru­pos por­que se sien­ten con­te­ni­dos y pro­te­gi­dos por sus pa­res, son vul­ne­ra­bles a las mo­das pe­li­gro­sas (anore­xia y bu­li­mia) y a las ten­den­cias que se con­vier­ten en top. Así co­mo se han da­do sui­ci­dios en ca­de­na, na­da peor que en­fren­tar a un ado­les­cen­te con al­go que es­tá de mo­da y que a él no le per­mi­te ha­cer. Sin du­da, la cla­ve se­gui­rá es­tan­do en la pa­la­bra, en ha­blar con pa­cien­cia y has- ta el har­taz­go so­bre las con­duc­tas que, aun­que ha­gan to­dos sus ami­gos, no son bue­nas y los po­nen al bor­de de lo peor "Lo úni­co que ase­gu­ra que una re­co­men­da­ción o con­se­jo re­sul­te efec­ti­va­men­te con­si­de­ra­da por un ado­les­cen­te es un fuer­te víncu­lo de con­fian­za con la per­so­na que lo da e, in­clu­so, la for­ma có­mo lo ha­ce. Ge­ne­rar con­cien­cia acer­ca de un ries­go im­pli­ca pro­mo­ver un pro­ce­so cog­ni­ti­vo en el ado­les­cen­te de mo­do que sea él mis­mo quien cons­tru­ya ese sa­ber que lo pro­te­ge­rá a la ho­ra de en­fren­tar­lo", sos­tie­ne Cor­ba­lán. Aun­que cam­bien los tiem­pos y el enemi­go sea la mis­ma tec­no­lo­gía que tan ami­ga­ble re­sul­ta pa­ra los la­zos y el co­no­ci­mien­to, la re­ce­ta en la re­la­ción con los hi­jos y los ado­les­cen­tes si­gue sien­do la mis­ma: una unión só­li­da y fuer­te o, co­mo di­ce el coun­se­lor, "des­de la con­sul­to­ría psi­co­ló­gi­ca (coun­se­ling) y la psi­co­lo­gía hu­ma­nís­ti­ca pen­sa­mos que lo que fun­cio­na es la cons­truc­ción de un víncu­lo nu­tri­ti­vo en el seno de la fa­mi­lia, en la aten­ción pues­ta en la au­to­es­ti­ma de to­dos los miem­bros de la mis­ma, la co­mu­ni­ca­ción abier­ta, em­pá­ti­ca, el diá­lo­go en el seno de la fa­mi­lia. No hay con­trol que re­em­pla­ce a eso".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.