Apren­der a na­dar

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Man­dar o no a apren­der natación a un ni­ño con 3 o 4 años es al­go que mu­chos pa­dres se pre­gun­tan y mu­chos ex­per­tos des­acon­se­jan. Si bien los ni­ños apren­den a esa edad a man­te­ner­se a flo­te, no lo­gran mu­cho más que na­dar a lo "pe­rri­to".

A los 5 o 6 años, en cambio, es­tán en la edad jus­ta pa­ra apren­der a na­dar por­que, en­tre otras co­sas, tie­nen ma­yor ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción y du­ran­te pe­rio­dos más lar­gos.

¿A qué de­ben pres­tar aten­ción los pa­dres en re­la­ción a apren­der a na­dar? Lo más im­por­tan­te es que el apren­di­za­je sea ju­gan­do. Los pa­dres de­ben ser su­ma­men­te des­con­fia­dos cuan­do la es­cue­la de natación se pro­mo­cio­na di­cien­do que el ni­ño apren­de­rá a na­dar en 10 ho­ras. No hay ga­ran­tías en es­to: los ni­ños tie­nen dis­tin­tos tiem­pos pa­ra apren­der. Al­gu­nos son más co­ra­ju­dos, otros más mie­do­sos y hay quie­nes sim­ple­men­te ne­ce­si­tan más tiempo.

No de­be­ría ha­ber más de 8 ni­ños por cla­se, su­per­vi­sa­dos por, al me­nos, 2 pro­fe­so­res.Tam­bién es im­por­tan­te que los pa­dres se man­ten­gan ale­ja­dos y que no se sien­tan en la tri­bu­na a mi­rar, so­bre to­do los mie­do­sos, ya que trans­mi­ti­rán sus te­mo­res a los ni­ños.

En ge­ne­ral, la cla­se trans­cu­rre me­jor si los pa­dres no es­tán pre­sen­tes. Pe­ro, ¿qué pa­sa cuan­do, des­pués de va­rias cla­ses, el ni­ño si­gue sin aban­do­nar el bor­de de la pis­ci­na? En esos ca­sos no que­da otra que te­ner pa­cien­cia y no pre­sio­nar­los. Un buen pro­fe­sor de natación sa­brá có­mo atraer­lo ha­cia el agua.A ve­ces so­lo lle­va­rá más tiempo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.