Con­se­jos de Feng Shui y teo­ría del or­den pa­ra sa­nar la ca­sa

Con­se­jos del Feng Shui y téc­ni­cas de or­den pa­ra cui­dar que el ho­gar nos ro­dee de bue­na ener­gía pa­ra es­tar fe­li­ces y con bie­nes­tar

Mia - - SUMARIO -

Man­te­ner la ca­sa en bue­nas con­di­cio­nes edi­li­cias no es só­lo una cues­tión es­té­ti­ca, pa­ra el Feng Shui, las ro­tu­ras, ma­las ins­ta­la­cio­nes, go­te­ras y hu­me­dad son res­pon­sa­bles de la ener­gía ne­ga­ti­va que, a la lar­ga, se tras­la­da­rá a la sa­lud fa­mi­liar y has­ta in­ter­fe­ri­rá en el desa­rro­llo per­so­nal y eco­nó­mi­co de sus ha­bi­tan­tes.

Es­te es un mo­ti­vo más que im­por­tan­te pa­ra re­pa­rar in­me­dia­ta­men­te to­do aque­llo que su­fra al­gún ti­po de da­ño.

Pi­ca­por­tes y ce­rra­du­ras

Es­tá pre­vis­to que, de­bi­do al uso con­ti­nuo, es­tos ele­men­tos ter­mi­nen rom­pién­do­se en al­gún mo­men­to. Sin em­bar­go, en es­te ca­so se de­be te­ner en cuen­ta que, de­pen­dien­do de la puer­ta a la cual co­rres­pon­da, pue­de tra­tar­se de un pro­ble­ma me­nor o to­do lo con­tra­rio.

Puer­ta de en­tra­da prin­ci­pal: es la bo­ca del Chi, es de­cir, el lu­gar por don­de pa­sa la ener­gía, si no cie­rra bien, en lu­gar de man­te­ner­se den­tro, sal­drá y con ella se fu­ga­rá la pros­pe­ri­dad.

Puer­ta del li­ving: lo más pro­ba­ble es que sur­jan in­con­ve­nien­tes a ni­vel car­dio­vas­cu­lar, ya que es el am­bien­te que se re­la­cio­na con el co­ra­zón.

Puer­ta del dor­mi­to­rio: el afec­ta­do se­rá el pul­món, ya que se re­la­cio­na con es­te am­bien­te de la ca­sa.

Puer­ta de la co­ci­na: se re­la­cio­na con la ve­sí­cu­la, es la ener­gía de pa­so, por eso es pro­ba­ble que se su­fra de cálcu­los.

Puer­ta del ba­ño: pa­ra los hom­bres re­pre­sen­ta­rá pro­ble­mas con la prós­ta­ta y pa­ra las mu­je­res, in­con­ti­nen­cia uri­na­ria.

Puer­ta que co­mu­ni­ca a un pa­si­llo: se re­la­cio­na con las ve­nas y ar­te­rias, por lo cual si una puer­ta que no cie­rra bien pue­de des­en­ca­de­nar pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios.

Ven­ta­nas

Con los sis­te­mas de cie­rre, ocu­rre lo mis­mo que con las puer­tas, en cambio, si el vi­drio es­tá ro­to per­mi­ti­rá que en­tre el vien­to de ma­ne­ra per­ma­nen­te y con él la ma­la ener­gía. Cuan­do es­tán so­la­men­te ra­ja­dos, tra­ban la suer­te, es de­cir que, pro­ba­ble­men­te, no se po­drá avan­zar en los pro­yec­tos.

Cor­ti­nas

No de­ben fal­tar en nin­gún am­bien­te ya que, por un la­do, pre­ser­van la pri­va­ci­dad y, por el otro, crean un fil­tro ener­gé­ti­co con el ex­te­rior, evi­tan­do así que en­tre ener­gía da­ñi­na. El Feng Shui les da mu­cha im­por­tan­cia, in­clu­so in­di­ca que se de­ben des­car­tar las que no es­tén sa­nas y lim­pias, de lo con­tra­rio, atrae­rán a la ma­la suer­te.

Paredes

Tan­to las in­te­rio­res co­mo las ex­te­rio­res se re­la­cio­nan con la piel, por lo tan­to,

si es­tán en ma­las con­di­cio­nes o no son per­fec­ta­men­te li­sas re­per­cu­ti­rán en es­te ór­gano. Al­gu­nas de las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con es­te te­ma son la pso­ria­sis, el sar­pu­lli­do y el ac­né. Otro in­con­ve­nien­te fre­cuen­te que sur­ge cuan­do las paredes tie­nen man­chas de hu­me­dad es que in­flu­yen en el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio y pro­vo­can reac­cio­nes en la piel.

✔ Go­te­ras

Las pér­di­das de agua re­pre­sen­tan fu­ga del di­ne­ro. Se de­ben arre­glar in­me­dia­ta­men­te los cue­ri­tos de las ca­ni­llas, las du­chas, el de­pó­si­to del inodo­ro y to­do ti­po de sa­li­da cons­tan­te de agua. Por otra par­te, si el pro­ble­ma es­tá en el cuar­to de ba­ño, pue­de aca­rrear mo­les­tias a ni­vel de la ve­ji­ga o la prós­ta­ta.

✔ Pi­sos

Sim­bo­li­zan los ci­mien­tos, el ca­mino a se­guir y la suer­te en ese sen­ti­do. En prin­ci­pio, de­ben es­tar im­pe­ca­bles. Las bal­do­sas y ma­de­ras flo­jas o par­ti­das de­ben re­pa­ra­se. Tam­bién hay que te­ner cui­da­do con la elec­ción de las al­fom­bras: si son sin­té­ti­cas, ge­ne­ra­rán mu­cha es­tá­ti­ca que se trans­mi­te a las per­so­nas

que vi­ven en la ca­sa, crean­do un am­bien­te in­có­mo­do.

✔ Co­ne­xio­nes eléc­tri­cas

Los ca­bles por don­de flu­ye la elec­tri­ci­dad ema­nan una ener­gía que pre­dis­po­ne al ner­vio­sis­mo, lo más ade­cua­do es ins­ta­lar lo mí­ni­mo e in­dis­pen­sa­ble. La re­co­men­da­ción es que no exis­tan más de dos en­chu­fes por am­bien­te, de lo con­tra­rio, pue­de ge­ne­rar ner­vio­sis­mo y mal hu­mor en­tre los ha­bi­tan­tes de la ca­sa. Si el ca­blea­do es ex­ten­so y hay va­rios to­ma co­rrien­tes y lla­ves de luz, lo me­jor es anu­lar al­guno. El dor­mi­to­rio es el am­bien­te en el que me­nos ca­bles y ar­te­fac­tos eléc­tri­cos de­be ha­ber ya que tam­bién in­ter­fie­re con el des­can­so.

✔ Ilu­mi­na­ción

La ca­sa de­be es­tar bien ilu­mi­na­da, ya sea en for­ma na­tu­ral o ar­ti­fi­cial. Cuan­do una lám­pa­ra no fun­cio­na, es fun­da­men­tal cam­biar­la en el mo­men­to. La luz per­mi­te te­ner una vi­sión cla­ra en to­do sen­ti­do, su fal­ta ha­ce per­der los pun­tos de vis­ta y el po­der del ra­zo­na­mien­to que, en de­fi­ni­ti­va, dan lu­gar a de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das.

✔ Mue­bles

Tie­nen que es­tar en muy bue­nas con­di­cio­nes.

Si­llas: re­pre­sen­tan la se­gu­ri­dad de una per­so­na, por lo tan­to, uti­li­zar una que es­té flo­ja o ro­ta en for­ma fre­cuen­te, po­dría afec­tar ne­ga­ti­va­men­te la au­to­es­ti­ma.Si no tie­ne so­lu­ción, lo me­jor se­rá des­car­tar­la.

Me­sas: so­bre ellas co­me­mos, es­cri­bi­mos y tra­ba­ja­mos, por eso es ne­ce­sa­rio que siem­pre es­tén fir­mes, sin ro­tu­ras en la su­per­fi­cie, ni pa­tas des­pa­re­jas. A ni­vel or­gá­ni­co, po­drían des­en­ca­de­nar­se pro­ble­mas in­tes­ti­na­les y, a ni­vel in­te­lec­tual, de­caer la ca­pa­ci­dad de es­tu­diar.

Ca­jo­nes tra­ba­dos: se re­la­cio­nan con las pér­di­das eco­nó­mi­cas y afec­ti­vas, en de­fi­ni­ti­va, la bue­na suer­te. La ener­gía tra­ba­da ge­ne­ra mu­chas preo­cu­pa­cio­nes, no só­lo se pier­de di­ne­ro sino que tam­bién se da­ñan sus re­la­cio­nes hu­ma­nas cau­san­do mu­cha tris­te­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.