El po­der del se­le­nio pa­ra la ti­roi­des

Mia - - SUMARIO - Por Pa­blo de la Igle­sia, coau­tor de los li­bros “Pues­ta a pun­to” (Urano) y “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral” (Ke­pler) (www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com)

El se­le­nio es un mi­cro­mi­ne­ral u oli­go­ele­men­to esen­cial pa­ra la sa­lud, el or­ga­nis­mo ne­ce­sa­ria­men­te de­be ob­te­ner pe­que­ñas do­sis de los ali­men­tos o los com­ple­men­tos pa­ra man­te­ner­se en equi­li­brio. Es uno de los com­po­nen­tes de la en­zi­ma glu­ta­tion pe­ro­xi­da­sa, uno de los an­ti­oxi­dan­tes más im­por­tan­tes pa­ra pro­te­ger la mem­bra­na ce­lu­lar: su ac­ción de am­plio es­pec­tro se ve po­ten­cia­da por la aso­cia­ción con la vi­ta­mi­na E. Ade­más es un es­ti­mu­lan­te in­mu­no­ló­gi­co, ayu­da a eli­mi­nar los me­ta­les pe­sa­dos co­mo el cad­mio y el mer­cu­rio, con­tri­bu­ye a re­gu­lar el fun­cio­na­mien­to de la glán­du­la ti­roi­des, en­tre otras va­lio­sas fun­cio­nes.

Es ca­paz de pro­du­cir va­lio­sas en­zi­mas an­ti­oxi­dan­tes, vi­ta­les en la pre­ser­va­ción de la mem­bra­na ce­lu­lar, esen­cia­les en to­das las fun­cio­nes corporales y que se dis­tri­bu­yen en ór­ga­nos y cé­lu­las, en es­pe­cial en san­gre, lí­qui­dos in­tes­ti­na­les, sa­li­va, ju­go gás­tri­co, etc. Se tra­ta de pro­teí­nas com­ple­jas que ca­ta­li­zan reac­cio­nes quí­mi­cas en to­do el or­ga­nis­mos ta­les co­mo des­com­po­ner los ali­men­tos que con­su­mi­mos pa­ra los po­da­mos usar, la coa­gu­la­ción de la san­gre o la pro­tec­ción an­ti­oxi­dan­te de las cé­lu­las. Es­te oli­go­ele­men­to se in­cor­po­ra a las pro­teí­nas for­man­do las se­le­nio­pro­teí­nas, co­mo por ejem­plo, la se­le­nio­me­tio­ni­na o la glu­ta­tion pe­ro­xi­da­sa.

Las se­le­nio­pro­teí­nas son esen­cia­les pa­ra las cé­lu­las ae­ró­bi­cas pues­to que son la pri­me­ra lí­nea de de­fen­sas pa­ra man­te­ner en equi­li­brio la can­ti­dad de ra­di­ca­les li­bres. Den­tro de es­ta gran fa­mi­lia hay es­pe­cies reac­ti­vas de oxí­geno (ROS), los cua­les de­bi­do a su es­truc­tu­ra bi­rra­di­cá­li­ca y a la im­por­tan­cia de los pro­ce­sos po­ten­cial­men­te da­ñi­nos en los que es­tán in­vo­lu­cra­dos, ha­cen que las cé­lu­las cuen­ten con abun­dan­tes dis­po­si­ti­vos pro­tec­to­res cons­ti­tui­dos por las en­zi­mas an­ti­oxi­dan­tes y que no­so­tros po­de­mos for­ta­le­cer con las elec­cio­nes nu­tri­cias de un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble.

Du­ran­te el me­ta­bo­lis­mo ae­ró­bi­co se pro­du­cen pe­que­ñas can­ti­da­des de ra­di­ca­les hi­dro­xi­lo (OH), anio­nes su­per­óxi­do (O2) y pe­ró­xi­do de hi­dró­geno (H2O2), a mo­do de reac­ción nor­mal a los es­tí­mu­los que re­ci­be y ha­cen a ta­reas esen­cia­les co­mo la in­mu­ni­dad na­tu­ral y los me­ca­nis­mos de de­fen­sa con­tra agen­tes no­ci­vos. Sin em­bar­go, si por nues­tro es­ti­lo de vi­da es­tas can­ti­da­des se vuel­ven ex­ce­si­vas, le abren pa­so a lo que lla­ma­mos es­trés oxi­da­ti­vo, el cual va al­te­ran­do la in­te­gri­dad fun­cio­nal de cé­lu­las, te­ji­dos y ór­ga­nos, cau­san­do en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y pre­dis­po­nién­do­nos a en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas.

Una de sus con­se­cuen­cias in­de­sea­bles es la pe­ro­xi­da­ción li­pí­di­ca, pues los de­ri­va­dos de es­te pro­ce­so pue­den in­ter­ac­tuar con el ADN y pro­vo­car su mu­ta­ción, ci­to­to­xi­ci­dad, aler­gia o car­ci­no­gé­ne­sis. Pa­ra de­fen­der­nos de es­tos pro­ce­sos, con­ta­mos con las en­zi­mas su­per­óxi­do dis­mu­ta­sa (SOD), glu­ta­tión pe­ro­xi­da­sa (GPX) o ca­ta­la­sa (CAT), pro­ce­sos pa­ra los cua­les es im­por­tan­te el se­le­nio y otros an­ti­oxi­dan­tes co­mo las vi­ta­mi­nas Cy E, el be­ta­ca­ro­teno, la vi­ta­mi­na A y una gran fa­mi­lia de fi­to­quí­mi­cos.

Freno a la en­fer­me­dad

El se­le­nio es un for­ta­le­ce­dor de la in­mu­ni­dad na­tu­ral que ha mos­tra­do gran efi­cien­cia pa­ra pre­ve­nir y des­alen­tar el

cán­cer, aun­que tam­bién emu­la es­tos re­sul­ta­dos con­tra vi­rus y bac­te­rias. Los ex­pe­ri­men­tos en la­bo­ra­to­rios mues­tran que el oli­go­ele­men­to pro­du­ce cam­bios be­ne­fi­cio­sos en los gló­bu­los blan­cos, las cé­lu­las ase­si­nas na­tu­ra­les, los an­ti­cuer­pos, los ma­cró­fa­gos o el in­ter­fe­rón al pun­to que po­drían ser muy efi­ca­ces pa­ra pre­ve­nir in­fec­cio­nes co­mo la he­pa­ti­tis, el her­pes o in­clu­so con­tra el vi­rus del Ébo­la. Ver­da­de­ra­men­te es una pe­na que, al no ser una sus­tan­cia pa­ten­ta­ble y de in­te­rés eco­nó­mi­co pa­ra la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, no se reali­cen más in­ves­ti­ga­cio­nes en torno a sus po­ten­cia­li­da­des, tam­po­co los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca han asu­mi­do de ma­ne­ra efi­cien­te ese rol.

Se ha ve­ri­fi­ca­do de ma­ne­ra fir­me que en las re­gio­nes don­de el sue­lo es ri­co en se­le­nio, los ín­di­ces de cán­cer de pul­món, rec­to, ve­ji­ga, esó­fa­go, cue­llo del úte­ro y úte­ro son me­no­res de ma­ne­ra re­pre­sen­ta­ti­va. Otros es­tu­dios han de­mos­tra­do que los ni­ve­les ba­jos en san­gre tam­bién au­men­tan la ac­ti­vi­dad de la en­fer­me­dad.

Un tra­ba­jo cien­tí­fi­co pu­bli­ca­do en 1996, en el Jour­nal of the Ame­ri­can Me­di­cal As­so­cia­tion, y lle­va­do ade­lan­te con la co­la­bo­ra­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer (Es­ta­dos Uni­dos), hi­zo un se­gui­mien­to de 10 años a 1.312 vo­lun­ta­rios (75% mas­cu­li­nos), a los que se les ad­mi­nis­tró una for­ma de se­le­nio na­tu­ra­li­za­da me­dian­te asi­mi­la­ción en le­va­du­ra, en una do­sis dia­ria de 200 mcg: los re­sul­ta­dos fue­ron real­men­te alen­ta­do­res pues­to que se en­con­tró que los vo­lun­ta­rios que con­su­mie­ron el com­ple­men­to nu­tri­cio­nal pre­sen­ta­ron una re­duc­ción es­ta­dís­ti­ca del 49% pa­ra las va­rie­da­des de pul­món, prós­ta­ta y co­lo­rec­tal. Con­si­de­ran­do que es­ta en­fer­me­dad con­ti­núa ex­pan­dién­do­se en el mun­do de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal y la de­gra­da­ción de los ali­men­tos, el se­le­nio pue­de ser una so­lu­ción ba­ra­ta pa­ra con­tri­buir a re­ver­tir es­ta ten­den­cia, por su­pues­to, en el mar­co de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble ba­sa­da en ali­men­tos fres­cos y sin pro­ce­sar, así co­mo un es­ti­lo de vi­da ar­mo­nio­so en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y sin des­bor­des de es­trés emo­cio­nal.

Tam­bién pa­ra ti­roi­des

Has­hi­mo­to es una pa­to­lo­gía au­to­in­mu­ne que cau­sa la des­truc­ción de la ti­roi­des sien­do la cau­sa más co­mún de hi­po­ti­roi­dis­mo, con­di­ción que se ma­ni­fies­ta con una ba­ja pro­duc­ción de hor­mo­nas ti­roi­deas y su con­se­cuen­te ra­len­ti­za­ción del me­ta­bo­lis­mo. El diag­nós­ti­co de la in­su­fi­cien­cia ti­roi­dea es sen­ci­llo ya que se lo­gra me­dian­te un aná­li­sis de las hor­mo­nas, aun­que la cau­sa se des­co­no­ce. En el ca­so de Has­hi­mo­to, al cual res­pon­den 9 de ca­da 10 ca­sos de hi­po­ti­roi­dis­mo, el mis­mo se diag­nos­ti­ca mi­dien­do los ni­ve­les de de­ter­mi­na­dos an­ti­cuer­pos.

Si bien la ma­ni­fes­ta­ción y el desa­rro­llo de la en­fer­me­dad se aso­cia a di­fe­ren­tes fac­to­res ge­né­ti­cos, am­bien­ta­les, in­fec­cio­nes ví­ri­cas, ni­vel de vi­ta­mi­na D, con­su­mo de yo­do o ni­vel de hie­rro, la pre­sen­cia de ade­cua­dos ni­ve­les de se­le­nio son fun­da­men­ta­les. La ma­yor con­cen­tra­ción del oli­go­ele­men­to en el or­ga­nis­mo se da en la ti­roi­des, a la cual ayu­da a man­te­ner su ho­meos­ta­sis.

Pa­ra un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2002, en el Jour­nal of Cli­ni­cal En­do­cri­no­logy and Me­ta­bo­lism, 70 mu­je­res que to­ma­ban ti­ro­xi­na co­nTSH (hor­mo­na es­ti­mu­lan­te de la ti­roi­des) diag­nos­ti­ca­das con Has­hi­mo­to, se di­vi­die­ron en 2 gru­pos: al pri­me­ro se le ad­mi­nis­tró 200 mcg de se­le­nio (en for­ma de se­le­ni­to de so­dio) y al otro, un placebo, trans­cu­rri­dos 3 me­ses, los ni­ve­les de an­ti­cuer­pos ha­bían ba­ja­do en el pri­mer gru­po un 63.6%, me­jo­ran­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los sín­to­mas y la ca­li­dad de vi­da, mien­tras que en el gru­po que in­gi­rió el placebo, los re­sul­ta­dos per­ma­ne­cie­ron igual. Clí­ni­ca­men­te, el ren­di­mien­to del su­ple­men­to del se­le­nio es sig­ni­fi­ca­ti­vo y me­re­ce la pe­na ser te­ni­do en cuen­ta en es­tos ca­sos co­mo com­ple­men­to a las te­ra­pias de re­em­pla­zo hor­mo­nal.

¿Dón­de hay?

En­tre los ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal ri­cos en se­le­nio en­con­tra­mos las nue­ces de Bra­sil, la ce­ba­da, la ave­na o las nue­ces en ge­ne­ral. En­tre las fuen­tes ani­ma­les, el atún, los crus­tá­ceos, el ba­ca­lao, el hue­vo o el que­so co­tag­ge.

Has­ta la fe­cha no se ha es­ta­ble­ci­do la do­sis dia­ria re­co­men­da­da y la opi­nión de los ex­per­tos va­ría en­tre 25 y 200 mi­cro­gra­mos, hay quie­nes re­co­mien­dan no ex­ce­der­se de 100 pa­ra evi­tar epi­so­dios tó­xi­cos y de con­si­de­rar­se ne­ce­sa­rio de­be in­ge­rir­se ba­jo su­per­vi­sión pro­fe­sio­nal eva­luan­do cos­tos y be­ne­fi­cios.

La de­fi­cien­cia de se­le­nio se da en paí­ses con sue­los con ba­jos ni­ve­les del mi­ne­ral (Chi­na, por ejem­plo) y en esos lu­ga­res se ha en­con­tra­do que hay ma­yor

pre­dis­po­si­ción a desa­rro­llar de en­fer­me­da­des car­día­cas, hi­po­ti­roi­dis­mo y de­bi­li­dad in­mu­ni­ta­ria. La de­fi­cien­cia de se­le­nio por sí mis­ma no sue­le cau­sar en­fer­me­dad (co­mo ocu­rre con, por ejem­plo, la vi­ta­mi­na C y el es­cor­bu­to), pe­ro cla­ra­men­te pre­dis­po­ne al or­ga­nis­mo a las re­cién men­cio­na­das.

En el mar­co de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, en la que abun­den los ali­men­tos fres­cos y sin pro­ce­sar y con­su­mien­do es­pe­cial­men­te al­gu­nas nue­ces de Bra­sil, hue­vos de pro­duc­ción eco­ló­gi­ca o ma­ris­cos jun­to con al­gu­nos de los otros ali­men­tos se­ña­la­dos, no ha­brá di­fi­cul­tad en al­can­zar la do­sis be­né­fi­ca de se­le­nio. En al­gu­nos ca­sos, la de­fi­cien­cia se de­be a pro­ble­mas en su ab­sor­ción o a que la can­ti­dad pue­de ser in­su­fi­cien­te si se es­tá su­frien­do una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne y ha­brá que re­cu­rrir al con­se­jo del fa­cul­ta­ti­vo.

To­xi­ci­dad

Co­mo ocu­rre con otros nu­trien­tes, los ni­ve­les al­tos en san­gre de se­le­nio (ma­yor a 100 mcg/dl, no con­fun­dir con la in­ges­ta de esas can­ti­da­des) son tó­xi­cos y de­ri­van en una con­di­ción lla­ma­da se­le­no­sis. Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que ocu­rra a tra­vés de los ali­men­tos o los com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les si­guien­do do­sis in­di­ca­das, aun­que pue­de ocu­rrir en al­gún ti­po de ac­ci­den­te in­dus­trial o erro­res de ma­nu­fac­tu­ra o in­ges­ta que de­ri­van una do­sis ex­ce­si­va­men­te al­ta en los su­ple­men­tos. Por eso, de­be­mos prio­ri­zar la in­ges­ta a tra­vés de los bue­nos ali­men­tos y la com­ple­men­ta­ción ma­yor a los 100 mcg siem­pre de­be ser su­per­vi­sa­da por un pro­fe­sio­nal.

La se­le­no­sis se ma­ni­fies­ta con ma­les­tar gas­tro­in­tes­ti­nal, pér­di­da de ca­be­llo, uñas que­bra­di­zas y con man­chas blan­cas, alien­to con olor a ajo, fa­ti­ga, irri­ta­bi­li­dad o res­pues­tas anor­ma­les del sis­te­ma ner­vio­so.

Por Pa­blo de la Igle­sia*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.