To­do lo que hay pa­ra ver

Di­rec­to­ra de “Bo­cas In­co­rrec­tas”

Mia - - SUMARIO -

-La obra que di­ri­gís mues­tra a mu­je­res en dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias y si bien es cier­to que han avan­za­do mu­cho res­pec­to a dé­ca­das atrás, ¿creés que aún le fal­ta?

-Sí, la­men­ta­ble­men­te fal­ta mu­cho pa­ra lo­grar la igual­dad de gé­ne­ro. Pe­ro mi­ro con en­tu­sias­mo el fu­tu­ro por­que ca­da vez hay más es­pa­cios de dialogo y re­fle­xión. Es ma­yor la can­ti­dad de pa­dres y ma­dres que crían a sus hi­jos e hi­jas des­de una mi­ra­da igua­li­ta­ria. "Bo­cas in­co­rrec­tas" tra­ta de ha­cer vi­si­ble por me­dio del hu­mor lo que to­da­vía ha­ce fal­ta tra­ba­jar. Es­ta­mos más des­pier­tos y el cre­ci­mien­to tie­ne que ver con eso: ver pa­ra po­der cam­biar, no se pue­de cam­biar lo que se ig­no­ra.

-Una de las pro­ta­go­nis­tas es cien­tí­fi­ca: ¿có­mo se re­la­cio­na con sus com­pa­ñe­ros va­ro­nes?

-Las mu­je­res lu­cha­mos por la igual­dad de gé­ne­ro, no con­tra los hom­bres ni pa­ra com­pe­tir con ellos, in­clu­so, pien­so que los hom­bres son víc­ti­mas del ma­chis­mo. Na­dia, la cien­tí­fi­ca, sim­ple­men­te va y ha­ce su tra­ba­jo. En par­ti­cu­lar, la ma­yo­ría de quie­nes tra­ba­jan con ella son mu­je­res y no cree­mos que los am­bien­tes la­bo­ra­les don­de hay ma­yo­ría de mu­je­res sean un nido de ví­bo­ras, por el con­tra­rio, to­das las mu­je­res que tra­ba­jan con ella son so­li­da­rias y muy com­pa­ñe­ras.

-¿Có­mo mues­tra la obra a las ma­dres?

-El monólogo de Jennifer ha­bla de la maternidad, de los pre­jui­cios que hay so­bre el te­ma, de la car­ga que re­pre­sen­ta pa­ra la mu­jer la res­pon­sa­bi­li­dad de ser ma­dre. Siem­pre se ha­bla de gru­pos de what­sapp de “ma­mis” y no de “pa­pis”; so­cial­men­te ex­clui­mos al hom­bre de la crian­za, co­mo si él no par­ti­ci­pa­ra. Pe­ro co­noz­co mu­chos ca­sos, in­clu­so pue­do ha­blar des­de lo per­so­nal y sé que tam­bién es el ca­so de Jennifer, vi­vi­mos la crian­za con los pa­dres de nues­tros hi­jos des­de un lu­gar

igua­li­ta­rio, de pa­res. Lo que se tra­ta de sub­ra­yar son aque­llos sen­ti­mien­tos o si­tua­cio­nes que no se ha­cen tan vi­si­bles a la ho­ra de ha­blar de la maternidad y de la for­ma­ción de los chi­cos, lo que nos sue­le su­ce­der a las mu­je­res y no se­ría co­rrec­to de­cir o sen­tir. En mi ca­so, quie­ro ser una ins­pi­ra­ción pa­ra mi hi­jo, no de­jo de ha­cer na­da por él, por el con­tra­rio, me acom­pa­ña y me mo­to­ri­za a ser me­jor en to­do lo que ha­go.

-¿De qué ma­ne­ra to­ca la ter­ce­ra pro­ta­go­nis­ta, que es ac­triz, el te­ma de la mi­so­gi­nia?

-Va­le­ria te­nía una idea muy cla­ra de lo que que­ría de­cir; lo que tra­ba­ja­mos jun­tas fue có­mo ha­cer­lo. Al ob­ser­var las ex­pre­sio­nes que nos ro­dean co­ti­dia­na­men­te, en­con­tra­mos mu­chos sig­nos de ma­chis­mo des­de las ac­cio­nes, las omi­sio­nes, las su­ge­ren­cias o di­rec­ta­men­te los in­sul­tos ha­cia la mu­jer. Tra­ta­mos de mos­trar que el ma­chis­mo es un pa­ra­dig­ma en el que fui­mos cria­das y el cual, en cier­tos as­pec­tos, hi­ci­mos car­ne. Ca­da una de no­so­tras tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de ver es­ta reali­dad a fin de po­der mo­di­fi­car­la y cons­truir es­pa­cios más in­clu­si­vos en to­do sen­ti­do.

-¿La pro­pues­ta es mos­trar­le a las pro­pias mu­je­res la reali­dad ac­tual del gé­ne­ro?

-“Bo­cas in­co­rrec­tas” tra­ta de ha­cer vi­si­bles es­tas to­do usan­do el hu­mor co­mo ca­nal. Oja­lá sir­va pa­ra que los es­pec­ta­do­res, ade­más de reír­se, se iden­ti­fi­quen y re­fle­xio­nen. El es­pec­tácu­lo apun­ta a un pú­bli­co tan­to de mu­je­res co­mo de hom­bres; a ellos no se los cri­ti­ca ni se los ex­clu­ye, más bien to­do lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.