EX­QUI­SI­TA MA­DE­RA

Mia - - COCINA - Fuen­te: www.vi­si­te­mos­mi­sio­nes.com

ElYa­ca­ra­tiá es un ár­bol con ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas en el mun­do, ya que su ma­de­ra es co­mes­ti­ble y una em­pre­sa mi­sio­ne­ra lo­gró trans­for­mar­la en go­lo­si­nas. Los pue­blos ori­gi­na­rios ya usa­ban tro­zos de es­ta ma­de­ra blan­da y hú­me­da pa­ra sa­ciar su sed. Las cró­ni­cas je­sui­tas del si­glo XVII ha­cen re­fe­ren­cia a los gua­ra­níes de la et­nia Mb­ya, que to­da­vía ha­bi­tan en la sel­va, quie­nes to­ma­ban el le­ño del Ya­ca­ra­tiá y lo im­preg­na­ban con miel de abe­ja de la es­pe­cie Man­du­rí. Lue­go, co­lo­ca­ban el le­ño en el ex­tre­mo de una caña y lo ha­cían ro­tar so­bre el fue­go, dan­do lu­gar a una go­lo­si­na rús­ti­ca y de­li­cio­sa. Ac­tual­men­te, pa­ra ha­cer co­mes­ti­ble es­ta ma­de­ra, se de­ben res­pe­tar tiem­pos pa­ra su tra­ta­mien­to. Una vez cor­ta­do el tron­co, hay so­lo 24 ho­ras pa­ra su al­ma­ce­na­mien­to. El le­ño es frac­cio­na­do, trans­for­ma­do pa­ra eli­mi­nar sus­tan­cias que afec­tan al sa­bor y re­du­cir la sen­sa­ción de ri­gi­dez, se­gui­da­men­te, se in­cor­po­ran otras sus­tan­cias se­gún su des­tino gas­tro­nó­mi­co. Fi­nal­men­te, se la co­ci­na du­ran­te 3 días a fue­go cons­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.