Tor­tas que se ha­cen en una ta­za

Las mug cake son idea­les pa­ra un an­to­jo y una por­ción, se pre­pa­ran y co­ci­nan den­tro del mis­mo re­ci­pien­te

Mia - - SUMARIO -

En in­glés, cup es una ta­za y mug, un ta­zón o ja­rri­to. Por eso, se lla­ma mug cake a la tor­ta que se ha­ce en una ta­za y es la so­lu­ción per­fec­ta pa­ra un re­sol­ver un an­to­jo dul­ce sin ne­ce­si­dad de po­ner­nos a ha­cer un biz­co­chue­lo. No só­lo se mez­clan los in­gre­dien­tes den­tro de la ta­za sino que la de­li­cia se hor­nea allí mis­mo. Por si no fue­ran su­fi­cien­tes ven­ta­jas, lo bueno de las mug ca­kes es que se las pue­de ha­cer dul­ces o sa­la­das, sin ca­si nin­gún uten­si­lio de co­ci­na y pa­ra que sal­gan mal hay que es­for­zar­se real­men­te mu­cho.

Des­de el pun­to del vis­ta del gus­to, las mug ca­kes tie­nen el mis­mo sa­bor que las tor­tas co­mu­nes, aun­que pa­ra la au­to­ra de un li­bro so­bre el te­ma (edi­ta­do en es­pa­ñol ba­jo el tí­tu­lo de "Mug Ca­kes, delicias en ta­zas pa­ra mi­cro­on­das" por edi­to­rial Do­sE­di­to­res), la ale­ma­na An­ge­li­ka Illies, son más ri­cas ti­bias. Tam­po­co tie­ne sen­ti­do co­lo­car­las so­bre un pla­to ya que se las co­me con cu­cha­ra di­rec­ta­men­te des­de la ta­za.

Pa­ra los aman­tes del cho­co­la­te, Illies re­co­mien­da una ma­sa con cho­co­la­te blan­co y una sal­sa de cho­co­la­te ne­gro. La man­te­ca y el cho­co­la­te se de­rri­ten en la ta­za y lue­go se les agre­ga hue­vo, azú­car y esen­cia de vainilla. Se aña­den le­che, ha­ri­na y pol­vo leu­dan­te. To­do se mez­cla bien con una pe­que­ña ba­ti­do­ra ma­nual o un te­ne­dor y en el me­dio se co­lo­ca la sal­sa de cho­co­la­te ne­gro. La pre­pa­ra­ción va 90 se­gun­dos al mi­cro­on­das y es­tá lis­to en ape­nas 10 mi­nu­tos. La ale­ma­na Eva Neis­ser, que tam­bién es­cri­bió un li­bro so­bre el te­ma (pe­ro só­lo de sa­la­das), acon­se­ja, cuan­do se usa el horno a gas, pre­ca­len­tar a 180º y hor­near 25 mi­nu­tos en el es­tan­te del me­dio.

Pa­ra ha­cer una chee­se cake, Illies tie­ne

dos re­ce­tas sim­ples: la Easy Cheesy, que con­sis­te en mez­clar que­so fun­di­do y ri­co­ta con el res­to de in­gre­dien­tes, hor­near bre­ve­men­te y de­co­rar to­do con mer­me­la­da de fram­bue­sa. La ri­co­ta de­be es­tar bien es­cu­rri­da por­que sino la hu­me­dad ha­ce que la tor­ti­ta no se co­ci­ne de for­ma pa­re­ja. El Ne­wYork Chee­se­ca­ke, en cam­bio, se ha­ce con tos­ta­das dul­ces, ri­co­ta, hue­vo, man­te­ca y azú­car. Se co­ro­na con una cre­ma de ri­co­ta y mer­me­la­da de ci­rue­ka. Illies lo re­co­mien­da por­que con­ser­va la for­ma al en­friar­se y es ri­co y ju­go­so in­clu­so frío.

En cuan­to al re­ci­pien­te, se pre­fie­ren ta­zas de vi­drio o ce­rá­mi­ca, pe­ro no pue­den te­ner bor­de do­ra­do o me­tá­li­co. Tam­bién se pue­den usar re­ci­pien­tes sin­té­ti­cos siem­pre y cuan­do sean ap­tos pa­ra mi­cro­on­das. Los que es­tán com­ple­ta­men­te prohi­bi­dos son los me­ta­les de to­do ti­po, el pa­pel o el tel­go­por. Neis­ser re­co­mien­da usar siem­pre ta­zas al­tas, ya que los hue­vos suben mu­cho en la ma­sa. Tam­po­co de­ben ser muy es­tre­chas ni an­gu­lo­sas.

Una re­ce­ta clá­si­ca es la del mug cake à la ca­pre­se, es de­cir, con to­ma­tes y mu­za­re­la. En la ta­za se po­nen hue­vo, ha­ri­na, oré­gano, cu­bi­tos de to­ma­te, al­baha­ca y mu­za­re­la. Tras hor­near to­do en el mi­cro­on­das o en el horno, se ador­na con una ro­da­ja de to­ma­te y que­so y se baña con unas go­ti­tas de ace­to bal­sá­mi­co. Pa­ra una ver­sión más pi­can­te, se usa que­so em­men­tahl, gru­ye­re y ched­dar y que­dan ri­quí­si­mas con una cre­ma de ar­ve­jas co­ci­das y mez­cla­das con men­ta, acei­te de oliva, cre­ma áci­da, ju­go de li­món, sal y pi­mien­ta. Co­mo las mug ca­kes son pe­que­ñas, hay que es­tar muy aten­to con las can­ti­da­des y me­dir bien los in­gre­dien­tes. Si con 20 gra­mos de que­so, la tor­ta que­da fir­me, con 40 que­da­rá du­ra. Por eso, na­da de me­dir a ojo. Tam­bién hay que te­ner cui­da­do con las can­ti­da­des de pol­vo pa­ra hor­near: si se exa­ge­ra, pue­de su­bir muy rá­pi­do y re­bal­sar el bor­de de la ta­za.

Las mug ca­kes son idea­les pa­ra los re­pos­te­ros po­co ex­pe­ri­men­ta­dos, ya que per­mi­ten ser crea­ti­vo pe­ro, a la vez, las ta­zas lo sim­pli­fi­can to­do. Por em­pe­zar, no exis­te el pro­ble­ma de que la tor­ta se que­de pe­ga­da al mol­de. Ade­más, al igual que otros dul­ces pe­que­ños co­mo los ma­ca­rons o los cup­ca­kes,

per­mi­ten ofre­cer dis­tin­tas op­cio­nes pe­que­ñas en vez de una so­la tor­ta gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.