Có­mo apro­ve­char la as­ta­xan­ti­na

Mia - - SUMARIO - Por Pablo de la Igle­sia*

La as­ta­xan­ti­na es un ca­ro­te­noi­de y, co­mo los de su es­pe­cie, un pig­men­to li­po­so­lu­ble co­lo­rea­do. Eti­mo­ló­gi­ca­men­te, xan­ti­na sig­ni­fi­ca ho­ja ama­ri­lla y el pre­fi­jo as­ta, vie­ne del grie­go y sig­ni­fi­ca can­gre­jo. El nom­bre obe­de­ce a que, ori­gi­nal­men­te, la sus­tan­cia se ex­tra­jo de una va­rie­dad de can­gre­jo de río, pe­ro tam­bién se en­cuen­tra en mi­cro­al­gas (Hae­ma­to­coc­cus plu­via­lis), le­va­du­ras (Xant­hophy­llomy­ces den­dror­hous), sal­món ro­jo y ro­sa­do, tru­cha, crus­tá­ceos (Pan­da­lus bo­rea­lis, krill) y plu­mas de al­gu­nas aves.

Es con­si­de­ra­da un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te, en­tre 10 y 100 ve­ces más que otros ca­ro­te­noi­des, con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo el an­ti­oxi­dan­te del si­glo XXI. A di­fe­ren­cia de otros ca­ro­te­noi­des -el be­ta-ca­ro­teno, por ejem­plo-, no se trans­for­ma en vi­ta­mi­na A, la cual de to­das for­mas pue­de ob­te­ner­se de ali­men­tos de ori­gen ani­mal o a tra­vés de su pre­cur­sor men­cio­na­do pre­sen­te en fru­tas y ver­du­ras de for­ma abun­dan­te. Tam­bién se ha ob­ser­va­do que es­te mi­cro­nu­trien­te es un po­de­ro­so an­ti­in­fla­ma­to­rio e in­mu­no­re­gu­la­dor que ayu­da de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a pro­te­ger las neu­ro­nas de su de­te­rio­ro y, de es­ta ma­ne­ra, ayu­dar a pre­ve­nir en­fer­me­da­des co­mo el mal de Par­kin­son, el Alz­hei­mer y otras for­mas de­ge­ne­ra­ti­vas del sis­te­ma ner­vio­so.

En su ca­li­dad de an­ti­in­fla­ma­to­rio, ha de­mos­tra­do ser de uti­li­dad en ca­sos de ar­tri­tis, do­lo­res mus­cu­la­res y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Pa­ra es­ta ac­ción, mi fuen­te pre­fe­ri­da as­ta­xan­ti­na es el acei­te de krill, ri­co en áci­dos gra­sos esen­cia­les de la fa­mi­lia Ome­ga 3, los cua­les cum­plen una fun­ción nu­tri­cio­nal si­nér­gi­ca con ella.

Su efec­to pre­ven­ti­vo en la in­te­gri­dad del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar no so­lo se de­be a su efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio sino tam­bién a que man­tie­ne la flui­dez san­guí­nea y ayu­da a re­gu­lar los ni­ve­les de co­les­te­rol. En­tre otros be­ne­fi­cios re­la­ti­vos a es­te pun­to, se ha ob­ser­va­do que tam­bién brin­da un so­por­te no­ta­ble en la pro­tec­ción de la re­ti­na y al man­te­ni­mien­to de la sa­lud vi­sual, tan­to co­mo a los delicados te­ji­dos re­na­les cuan­do es­tán so­me­ti­dos a un es­trés in­fla­ma­to­rio por car­ga tó­xi­ca o en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes. Se­gu­ra­men­te, su uso más ex­ten­di­do es pa­ra pro­te­ger a los ojos de la de­ge­ne­ra­ción que de­ri­va en ca­ta­ra­tas, la ma­cu­lar y ce­gue­ra de­bi­do a que la as­ta­xan­ti­na neu­tra­li­za los efec­tos ne­ga­ti­vos de la luz so­lar. Gran par­te de los po­ten­cia­les da­ños del sol no se de­ben úni­ca­men­te a la ex­po­si­ción inade­cua­da sino tam­bién a la fal­ta de an­ti­oxi­dan­tes, áci­dos gra­sos esen­cia­les y otros nu­trien­tes de va­lor que nos apor­tan re­sis­ten­cia, re­si­lien­cia e in­mu­ni­dad sa­lu­da­ble pa­ra ha­cer­le fren­te a los es­tre­so­res con que la vi­da nos desafía na­tu­ral­men­te pa­ra for­ta­le­cer­nos.

La as­ta­xan­ti­na tam­bién for­ta­le­ce otros me­ca­nis­mos de la in­mu­ni­dad na­tu­ral, ta­les co­mo fa­vo­re­cer el au­men­to en la pro­duc­ción de cé­lu­las T y de an­ti­cuer­pos que se en­car­gan de con­tro­lar los an­tí­ge­nos (sus­tan­cias ex­ter­nas a nues­tro or­ga­nis­mo que re­pre­sen­tan una ame­na­za) o la de en­zi­mas co­mo el su­per­óxi­do dis­mu­ta­sa (SOD) y el glu­ta­tión, dos mo­lé­cu­las que tam­bién ac­túan co­mo po­de­ro­sos an­ti­oxi­dan­tes e in­ha­bi­li­tan sus­tan­cias tó­xi­cas que in-

gre­san a nues­tro cuer­po. Asi­mis­mo, se ha ob­ser­va­do que el nú­me­ro de cé­lu­las na­tu­ral ki­ller, lin­fo­ci­tos B y T au­men­ta­ron tras 8 se­ma­nas de su­ple­men­ta­ción con es­te nu­trien­te.

Aun­que só­lo se ha ve­ri­fi­ca­do en es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio, la in­cor­po­ra­ción de as­ta­xan­ti­na fa­vo­re­ce una me­jor res­pues­ta fren­te a hi­per­glu­ce­mia y evi­ta el fa­llo en las cé­lu­las be­ta pan­creá­ti­cas en­car­ga­das de li­be­rar in­su­li­na, de es­ta ma­ne­ra, no so­lo se ob­ser­va su efec­to en la me­jo­ra y nor­ma­li­za­ción de los ni­ve­les de glu­co­sa e in­su­li­na sino que tam­bién ac­túa pro­te­gien­do te­ji­dos que en los diabéticos son ex­pues­tos a de­te­rio­ro ace­le­ra­do ta­les co­mo la vis­ta, el sis­te­ma ner­vio­so, la red vas­cu­lar o los ri­ño­nes.

Tie­ne pro­ba­da ac­ti­vi­dad bac­te­ria­na fren­te a ce­pas co­mo el He­li­co­bac­ter py­lo­ri que se en­cuen­tra en el trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal de ma­ne­ra na­tu­ral pe­ro que, an­te un te­rreno or­gá­ni­co des­equi­li­bra­do por aci­dez, to­xe­mia, al­te­ra­cio­nes de la mi­cro­flo­ra be­nin­ga, etc., se vuel­ve no­ci­vo y pro­du­ce irri­ta­ción gás­tri­ca y úl­ce­ras. Pa­ra es­tos ca­sos, ade­más de una ali­men­ta­ción de­tox, vi­va y al­ca­li­na, se re­co­mien­da com­bi­nar la as­ta­xan­ti­na con otros re­cur­sos na­tu­ra­les de uti­li­dad pro­ba­da co­mo la pla­ta co­loi­dal, pro­pó­leo y aloe ve­ra.

Có­mo se usa

La as­ta­xan­ti­na pue­de uti­li­zar­se vía oral y tó­pi­ca. En es­tu­dios en los que se es­ta­ble­ció es­ta si­ner­gia, se en­con­tró que ayu­da a sua­vi­zar arru­gas, man­chas de la edad y man­tie­ne la hu­me­dad de la piel, tan­to en mu­je­res co­mo en hom­bres.

Se ha ob­ser­va­do que fa­vo­re­ce el ren­di­mien­to de­por­ti­vo me­jo­ran­do la re­sis­ten­cia fí­si­ca y los ni­ve­les de fa­ti­ga des­pués del ejer­ci­cio por­que su efec­to an­ti­oxi­dan­te y an­ti­in­flam­to­rio ayu­da­ría a brin­dar ma­yor re­si­lien­cia fren­te a las exi­gen­cias de los atle­tas, re­du­cien­do la in­fla­ma­ción, el do­lor y me­jo­ran­do los tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción. Por es­tos y otros be­ne­fi­cios, la chlo­re­lla y el krill son su­ple­men­tos que ha­cen una gran di­fe­ren­cia en los atle­tas.

Des­de los años '90, la de­man­da de as­ta­xan­ti­na en com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les se dis­pa­ró tan­to que el la­bo­ra­to­rio Ro­che, pro­vee­dor glo­bal de es­te nu­trien­te, no dió abas­to con la pro­duc­ción ob­te­ni­da de al­gas y bus­có me­ca­nis­mos de síntesis, por tal mo­ti­vo, al ad­qui­rir un com­ple­men­to nu­tri­cio­nal de as­ta­xan­ti­na de­be­mos pro­cu­rar que sea de al­gas y no de síntesis, ya que de es­ta for­ma es en­tre 20 y 50 ve­ces más po­ten­te. En es­tos ca­sos sue­le re­co­men­dar­se una do­sis de 2 a 4 mg, aun­que con fre­cuen­cia y pa­ra ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos se re­co­mien­da en­tre 5 a10 mg, siem­pre aso­cia­da a una co­mi­da que con­ten­ga lí­pi­dos (acei­tes, hue­vos, fru­tos se­cos, pal­ta).

La for­ma pre­fe­ren­te de in­gre­sar una do­sis con­sis­ten­te de as­ta­xan­ti­na de for­ma to­tal­men­te na­tu­ral es la chlo­re­lla pa­ra los ve­ge­ta­ria­nos y los pe­ces y ma­ris­cos que la con­tie­nen pa­ra quie­nes no lo son. Por su­pues­to, el kril es un sú­per ali­men­to de gran va­lor y el con­su­mo de las cáp­su­las de su acei­te ha­ce una gran di­fe­ren­cia pa­ra el cui­da­do de la sa­lud.

Por Pablo de la Igle­sia, coau­tor de los li­bros “Pues­ta a pun­to” (Urano) y “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral” (Ke­pler) (www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.