La is­la del re­lax

Es la más chi­ca de Las Ca­na­rias y so­lo hay ver­de, gran­jas y un com­pro­mi­so con el me­dio am­bien­te

Mia - - SUMARIO -

Sa­bi­ne Raht­jen tie­ne un mé­to­do in­tere­san­te pa­ra des­per­tar el in­te­rés de los tu­ris­tas por la is­la más pe­que­ña de las Ca­na­rias. En su fin­ca "La Paz" les di­ce pri­me­ro a los vi­si­tan­tes lo que no pue­den en­con­trar en El Hie­rro: "No hay in­dus­trias, gran­des ho­te­les, au­to­pis­tas, cines, zo­nas de co­pas, cen­tros co­mer­cia­les, par­ques de atrac­cio­nes o cam­pos de golf y ni si­quie­ra pe­que­ñas ciu­da­des". En­ton­ces, ¿qué hay?: "Un par de pue­blos pe­que­ños, una na­tu­ra­le­za vir­gen, so­li­ta­ria y mu­cha tran­qui­li­dad y re­lax", ex­pli­ca es­ta psi­co­te­ra­peu­ta, de 56 años, ori­gi­na­ria de Ham­bur­go, que ya lle­va 15 años vi­vien­do en El Hie­rro. En la lo­ca­li­dad de Gua­ra­zo­ca, com­pró una an­ti­gua gran­ja de bu­rros y la con­vir­tió en bio-fin­ca. A ve­ces tra­ba­ja co­mo guía tu­rís­ti­ca, pe­ro nor­mal­men­te se de­di­ca a cul­ti­var en su jar­dín to­da cla­se de ver­du­ras bio­di­ná­mi­cas.

No a to­do el mun­do le gus­ta­rá el es­ti­lo mo­derno de la fin­ca pe­ro el am­bien­te de re­la­ja­ción es gran­dio­so, al igual que las vis­tas que la fin­ca, si­tua­da a una al­tu­ra de 600 me­tros, ofre­ce del Atlán­ti­co y de las ve­ci­nas is­las de La Pal­ma, La Go­me­ra yTe­ne­ri­fe.

A so­lo po­cos mi­nu­tos de su fin­ca se en­cuen­tra el Mi­ra­dor de la Pe­ña, con un res­tau­ran­te pa­no­rá­mi­co. La vis­ta lle­ga has­ta muy aba­jo, al va­lle de El

Gol­fo, don­de cre­cen pi­ñas, plá­ta­nos y pa­pa­yas. Aun­que se pue­den di­vi­sar unos cuan­tos pe­que­ños pue­blo, El Hie­rro es una is­la es­ca­sa­men­te po­bla­da. So­lo 6.000 per­so­nas vi­ven en la is­la vol­cá­ni­ca, de 278 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. En 2016, so­lo 21.000 tu­ris­tas vi­si­ta­ron El Hie­rro, ca­si 5.000 de ellos ex­tran­je­ros. La is­la cuen­ta con 900 ca­mas pa­ra hués­pe­des, la ma­yo­ría de ellas en ca­sas de cam­po o de va­ca­cio­nes. Hay dos mo­ti­vos por los que son po­cos los tu­ris­tas que vi­si­tan El Hie­rro: "En pri­mer lu­gar, no hay vue­los di­rec­tos des­de el con­ti­nen­te. En se­gun­do lu­gar, ca­si no hay bo­ni­tas pla­yas pa­ra ba­ñar­se", ex­pli­ca Cé­sar Es­pi­no­sa, di­rec­tor de la Re­ser­va de la Bios­fe­ra. En 2000, la Unes­co de­cla­ró to­da la is­la Re­ser­va de la Bios­fe­ra y es­te es efec­ti­va­men­te el as­pec­to que tie­ne El Hie­rro.

No hay edi­fi­cios de va­rios pi­sos que afean el pai­sa­je en otras is­las ca­na­rias, tam­po­co se ve ba­su­ra en los bor­des de las ca­rre­te­ras o en sen­de­ros e, in­clu­so la pro­duc­ción de ener­gía es res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te. "Nues­tro ob­je­ti­vo es pro­du­cir en los pró­xi­mos años has­ta un 100 por cien­to de elec­tri­ci­dad re­ge­ne­ra­ti­va", ase­gu­ra Es­pi­no­sa al se­ña­lar cin­co tur­bi­nas eó­li­cas y dos em­bal­ses ins­ta­la­dos en crá­te­res. Des­de ya es teó­ri­ca­men­te po­si­ble, sub­ra­ya, cu­brir to­das las ne­ce­si­da­des de ener­gía de la is­la con la cen­tral hi­dro­eó­li­ca Go­ro­na del Vien­to. Sin em­bar­go, téc­ni­ca­men­te aún es arries­ga­do y le­gal­men­te es­tá prohi­bi­do cu­brir to­do el con­su­mo de elec­tri­ci­dad con fuen­tes ener­gé­ti­cas re­ge­ne­ra­ti­vas. Pa­ra apro­ve­char el ex­ce­den­te de elec­tri­ci­dad ver­de, el Go­bierno de la is­la pla­nea aho­ra po­ner en ser­vi­cio nue­vos au­to­bu­ses eléc­tri­cos y pun­tos de re­car­ga pa­ra co­ches y bi­ci­cle­tas eléc­tri­cos. Por tan­to, El Hie­rro tar­da­rá to­da­vía al­gún tiem­po en con­ver­tir­se en "la is­la más lim­pia y más ver­de del mun­do". Sin em­bar­go, "es­te es nues­tro ob­je­ti­vo. Que­re­mos un tu­ris­mo sus­ten­ta­ble, no un tu­ris­mo de ma­sas", en­fa­ti­za Es­pi­no­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.