¡FUE­RA PSI­CÓ­PA­TA!

Mia - - SU­MA­RIO - Por Va­le­ria Scha­pi­ra* * pa­ra www.nue­va­mu­jer.com

¿Vi­vís con un psi­có­pa­ta?

Ha­ce tiem­po que te sen­tís mal en tu re­la­ción de pa­re­ja. Al­go en tu cuer­po gri­ta que él o ella te ma­ni­pu­la, pe­ro tu men­te in­ten­ta jus­ti­fi­car sus con­duc­tas y ac­ti­tu­des. Es amo­ro­so con tu fa­mi­lia y ami­gos, pe­ro en la in­ti­mi­dad vi­vís un in­fierno. ¿Aca­so se tra­ta de un psi­có­pa­ta? ¿Es­tás dur­mien­do con el enemi­go?

Es­tá de mo­da uti­li­zar los tér­mi­nos de la psi­co­lo­gía pa­ra ca­li­fi­ca­ro des­ca­li­fi­car- a las per­so­nas. La psi­co­pa­tía en­tra den­tro de los tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad y tie­ne co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal la im­po­si­bi­li­dad de em­pa­ti­zar y sen­tir cul­pa. El psi­có­pa­ta sue­le pen­sar só­lo en su pro­pio be­ne­fi­cio sin te­ner en con­si­de­ra­ción al otro. Cuan­do tras­la­da­mos es­ta des­crip­ción a quien más cer­ca te­ne­mos, a nues­tro com­pa­ñe­ro de vi­da, po­de­mos lle­gar a no sa­ber muy bien en dón­de es­ta­mos pa­ra­dos. Co­no­cer cuá­les son las con­duc­tas psi­co­pá­ti­cas es in­for­ma­ción va­lio­sa pa­ra no de­jar­se en­ga­ñar o ma­ni­pu­lar. Y así po­der de­ci­dir­nos por víncu­los sa­nos y nu­tri­ti­vos.

El psi­có­lo­go Iña­ki Pi­ñuel, ex­per­to en la pre­ven­ción del aco­so psi­co­ló­gi­co, de­fi­ne co­mo psi­có­pa­ta in­te­gra­do o "do­més­ti­co" a aquel hom­bre o mu­jer que po­see "una so­fis­ti­ca­dí­si­ma ca­pa­ci­dad pa­ra el mal, es in­ca­paz de po­ner­se en el lu­gar de sus pa­re­jas y sen­tir pe­na, lás­ti­ma o com­pa­sión por ellas".

Es­tas son al­gu­nas se­ña­les que pue­des te­ner en cuen­ta a la ho­ra de de­ter­mi­nar si hay un psi­có­pa­ta en tu co­ra­zón y en tu ca­ma:

Es ca­paz de ba­jar­te la luna... des­de el pri­mer día. La ve­lo­ci­dad y efec­ti­vi­dad de su se­duc­ción sue­len de­ri­var en in­cer­ti­dum­bre y zo­zo­bra. Es que el psi­có­pa­ta ma­ne­ja to­das las es­tra­te­gias pa­ra enamo­rar y, una vez que la pre­sa cae en sus re­des, co­mien­za a mos­trar las ga­rras y a ha­cer­la sen­tir in­se­gu­ra de su amor.

Es amo­ro­so con to­dos... me­nos con­ti­go. Ese hom­bre o mu­jer en­can­ta­do­ra pue­de ser un mons­truo en el ho­gar. Cual- quie­ra pue­de ser ma­ra­vi­llo­so en re­la­cio­nes de po­ca pro­fun­di­dad. Sus múl­ti­ples ca­ras pue­den re­sul­tar­le fun­cio­na­les a la ho­ra de con­se­guir sus ob­je­ti­vos.

Te ma­ni­pu­la sin pie­dad y logra des­con­cer­tar­te con sus con­duc­tas.Te ha­ce sen­tir una ma­rio­ne­ta a mer­ced de su vo­lun­tad. Pue­de pa­sar de ser un án­gel a un de­mo­nio, lle­gan­do in­clu­si­ve a uti­li­zar la vio­len­cia ver­bal o fí­si­ca. Mien­te, en­ga­ña, es ca­paz de cual­quier co­sa pa­ra ob­te­ner lo que quie­re. El se­xo pue­de ser ma­ra­vi­llo­so y, por mo­men­tos, inexis­ten­te. Pa­sas de sen­tir­te en el cie­lo a es­tar en el peor de los in­fier­nos en cues­tión de se­gun­dos.

Tu vul­ne­ra­bi­li­dad es su blanco. Na­da tie­ne de ma­lo ser vul­ne­ra­ble, más bien, to­do lo con­tra­rio, pe­ro lo cier­to es que el psi­có­pa­ta se for­ta­le­ce en las de­bi­li­da­des aje­nas. Sea por­que es­tás atra­ve­san­do un mo­men­to per­so­nal de tris­te­za, es­tás dis­pues­to/a a ren­dir­te an­te quien te ofrez­ca amar­te o te sien­tas dé­bil, cual­quie­ra de es­tas u otras ra­zo­nes son su­fi­cien­tes pa­ra que el psi­có­pa­ta vea una puer­ta abier­ta pa­ra en­trar en tu vi­da. Una vez den­tro de ella, su efec­to pue­de ser de­vas­ta­dor. Sien­tes que es­tás fue­ra de eje. No sa­bes bien qué te es­tá ocu­rrien­do, pe­ro has per­di­do el equi­li­brio. Los se­res hu­ma­nos ten­de­mos a ra­cio­na­li­zar lo que nos ocu­rre de­jan­do de la­do, por ejem­plo, las ma­ni­fes­ta­cio­nes cor­po­ra­les que pue­den aler­tar­nos de que al­go no es­tá bien. Pue­de que te due­la el es­tó­ma­go, que sien­tas te­mor... y aun así no lo­gres ex­pli­car­te qué es lo que te es­tá pa­san­do. Co­mien­za por es­cu­char­te con aten­ción; si sien­tes que so­lo no pue­des, pi­de ayu­da a un te­ra­peu­ta.

Si tu pa­re­ja es psi­có­pa­ta, la cla­ve pa­ra que pue­das po­der vol­ver a te­ner una vi­da emo­cio­nal sa­na es que te ale­jes de él o de ella. Una per­so­na con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad no cam­bia. Fo­ca­li­za en tu vi­da y evi­ta, en lo po­si­ble, vol­ver a te­ner con­tac­to. Re­cuer­da que es es­pe­cia­lis­ta en ma­ni­pu­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.