Be­ne­fi­cios de la le­che de almendra

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - *Li­cen­cia­da en Nu­tri­ción y ase­so­ra de DDH Well­ness Con­sul­ting.

Ala ho­ra de pen­sar en nues­tro or­ga­nis­mo y el mo­do de cui­dar­lo so­le­mos pres­tar aten­ción a co­mi­das y be­bi­das que ha­bi­tual­men­te no for­man par­te de nues­tra ali­men­ta­ción ha­bi­tual. Tal es el ca­so de al­ter­na­ti­vas a la le­che de va­ca que tan ha­bi­tual es en nues­tros de­sa­yu­nos y me­rien­das. Re­cién en los úl­ti­mos años se ha co­men­za­do a ha­blar de di­fe­ren­tes ti­pos de le­ches, és­te es el ca­so de la le­che de almendra. ¿Qué nos apor­ta? ¿Cuá­les son sus ca­rac­te­rís­ti­cas? Es un gran sus­ti­tu­to de la le­che de va­ca u otras de ori­gen ani­mal. Es un ali­men­to muy con­su­mi­do por la po­bla­ción ve­ge­ta­ria­na y vegana. Se tra­ta de un ali­men­to con un ele­va­do va­lor nu­tri­cio­nal que apor­ta al or­ga­nis­mo di­ver­sos be­ne­fi­cios, ayu­dan­do a me­jo­rar la sa­lud.

En lo con­cre­to, es muy di­fí­cil dar una in­for­ma­ción exac­ta so­bre las ca­lo­rías que apor­ta y so­bre su com­po­si­ción nu­tri­cio­nal, ya que es­tos pa­rá­me­tros de­pen­den mu­cho del ti­po de almendra que se uti­li­ce. Pe­ro po­de­mos se­ña­lar que las ca­lo­rías que apor­tan 100 gra­mos de be­bi­da de al­men­dras pue­den va­riar en­tre 25 y 50 kcal.

Por otro la­do, tra­tán­do­se de un pro­duc­to ve­ge­tal, no con­tie­ne co­les­te­rol ma­lo.

Be­ne­fi­cios y pro­pie­da­des de la le­che de al­men­dras:

✔ Ba­ja el co­les­te­rol ma­lo: ayu­da a ba­jar los ni­ve­les de co­les­te­rol en la san­gre pre­ser­van­do la sa­lud del apa­ra­to cir­cu­la­to­rio, man­te­nien­do li­bres las pa­re­des de las ar­te­rias. ✔ Ac­ti­vi­dad an­ti­oxi­dan­te: apor­ta vi­ta­mi­na E (to­co­fe­rol), una sus­tan­cia que fun­cio­na co­mo an­ti­oxi­dan­te, ayu­da a evi­tar dis­tin­tos ti­pos de tu­mor.

✔ Ex­ce­len­te pa­ra el in­tes­tino: in­ter­vie­ne en la re­gu­la­ción del trán­si­to in­tes­ti­nal y a eli­mi­nar las to­xi­nas que pro­du­ce nues­tro or­ga­nis­mo.

✔ Ap­ta pa­ra ce­lía­cos: es un pro­duc­to ve­ge­tal to­tal­men­te li­bre de glu­ten, por lo que es ap­ta pa­ra per­so­nas que su­fre es­ta en­fer­me­dad. Te aho­rra­rás pro­ble­mas con el glu­ten. ✔ Vá­li­da pa­ra in­to­le­ran­tes a la lac­to­sa: co­mo to­das las le­ches ve­ge­ta­les, la le­che de almendra tam­po­co con­tie­ne lac­to­sa, por lo las per­so­nas in­to­le­ran­tes a es­ta pro­teí­na la pue­den to­mar. ✔ Bue­na pa­ra el cre­ci­mien­to: su apor­te de cal­cio ayu­da a for­ta­le­cer los hue­sos, por lo que es uno de los ali­men­tos re­co­men­da­bles pa­ra que se to­men en la niñez. ✔ Bue­na pa­ra per­der pe­so: ex­ce­len­te pa­ra acom­pa­ñar die­tas.

Có­mo se ha­ce

✔ Co­lo­car las al­men­dras en re­mo­jo con agua den­tro de un re­ci­pien­te hon­do y de­jar­las to­da la no­che.

✔ Al día si­guien­te, en­jua­gar bien las al­men­dras, es­cu­rrir­las y po­ner­las en la li­cua­do­ra o pro­ce­sa­do­ra

✔ Agre­gar tres ta­zas de agua y pro­ce­sar to­do muy bien has­ta que las al­men­dras se ha­yan he­cho pol­vo.

✔ Co­lar el lí­qui­do pa­ra se­pa­rar los res­tos de al­men­dras

Guar­dar en bo­te­lla o re­ci­pien­te de vi­drio.

Se con­ser­va me­jor si se le co­lo­ca una ra­mi­ta de ca­ne­la.

Por Lic. Ma­ría Be­lén Def­fe­lip­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.