En la dul­ce es­pe­ra

Es una eta­pa en que la pe­rra ne­ce­si­ta es­tar bien ali­men­ta­da, por su sa­lud y la de sus ca­cho­rros

Mia - - MASCOTAS - Fuen­te: pu­ri­na.es

Te­ner una mas­co­ta em­ba­ra­za­da en ca­sa con­lle­va una se­rie de cam­bios in­dis­pen­sa­bles en su ru­ti­na; es­to in­clu­ye el des­can­so, el ejer­ci­cio y, es­pe­cial­men­te, la ali­men­ta­ción. Es un mo­men­to en que la fu­tu­ra ma­má ne­ce­si­ta in­cor­po­rar una ma­yor can­ti­dad de ener­gía y de pro­teí­nas pa­ra po­der lle­var ade­lan­te un buen em­ba­ra­zo. En el ca­so que su die­ta sea ín­te­gra­men­te ca­se­ra, es ne­ce­sa­rio con­sul­tar con el ve­te­ri­na­rio. Sin em­bar­go, cuan­do se basa en co­mi­da se­ca (ba­lan­cea­do), to­do lo que ne­ce­si­ta se en­cuen­tra pre­sen­te en la fór­mu­la pa­ra ca­cho­rros. Es­ta es más ri­ca en nu­trien­tes fun­da­men­ta­les, pro­por­cio­na más ener­gía que la co­mi­da pen­sa­da pa­ra adul­tos y es más fá­cil de di­ge­rir. Lo ideal es co­men­zar con es­ta die­ta des­de la 3 o 4 se­ma­na de ges­ta­ción, pa­ra que no se de­bi­li­te y, a la vez, ge­ne­re bue­na le­che ma­ter­na.

El cam­bio de co­mi­da de­be ha­cer­se en for­ma pau­la­ti­na y así dar­le tiem­po al sis- te­ma di­ges­ti­vo a que se adap­te. El cam­bio to­tal en­tre uno y otro ali­men­to de­be lle­var una se­ma­na, apro­xi­ma­da­men­te.

La por­ción de­be man­te­ner­se igual du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas de la ges­ta­ción, in­clu­so, es pro­ba­ble que se nie­gue a co­mer, ya que, co­mo las mu­je­res, pue­den su­frir náu­seas o vó­mi­tos.

Pa­sa­do ese pe­río­do, a par­tir de la quin­ta se­ma­na, es acon­se­ja­ble au­men­tar las porciones, agre­gar­le un po­co más ca­da se­ma­na, has­ta lle­gar a la no­ve­na se­ma­na; pa­ra ese mo­men­to de­be­rá ser un ter­cio más que la nor­mal. En es­ta úl­ti­ma eta­pa es pro­ba­ble que ten­ga más ape­ti­to, de ma­ne­ra que tam­bién se de­be con­tro­lar ese as­pec­to y así evi­tar la obe­si­dad que po­dría di­fi­cul­tar el par­to.

Ca­cho­rros

Una vez na­ci­dos, es ne­ce­sa­rio con­ti­nuar con el ali­men­to for­mu­la­do pa­ra ca­cho­rros , ya que po­see ma­yor con­te­ni­do ca­ló­ri­co, los nu­trien­tes aña­di­dos le apor­ta­rán más re­sis­ten­cia y tam­bién la ayu­da­rán a pro­du­cir le­che de al­ta ca­li­dad. Lo ideal es au­men­tar las porciones de dos a tres du­ran­te las se­ma­nas 1-3 de lac­tan­cia. En la cuar­ta se­ma­na, su­bir a cua­tro co­mi­das dia­rias.

De to­das ma­ne­ras, es ne­ce­sa­rio con­sul­tar con el ve­te­ri­na­rio pa­ra que ajus­te las do­sis, ya que to­do de­pen­de de la can­ti­dad de perritos que es­té ama­man­tan­do; en al­gu­nos ca­sos es con­ve­nien­te dar­le vía li­bre a la co­mi­da.

A me­di­da que los ca­cho­rros se va­yan des­te­tan­do, la in­ges­ta se de­be re­du­cir gra­dual­men­te, has­ta al­can­zar nue­va­men­te las porciones pre­vias a la ges­ta­ción.

Cuan­do a los ca­cho­rros le crez­can los dien­tes de le­che, es el mo­men­to de ini­ciar­los, de for­ma pau­la­ti­na, en la ali­men­ta­ción só­li­da, con el mis­mo ali­men­to que co­me su ma­dre. De es­ta ma­ne­ra, se acos­tum­bra a su fu­tu­ro ali­men­to y se ale­ja de la ma­dre pa­ra que sus mamas no re­sul­ten da­ña­das.

En to­do es­te pro­ce­so, el agua tie­ne tan­ta im­por­tan­cia co­mo la co­mi­da, por lo cual es im­pres­cin­di­ble que ten­ga ac­ce­so a un po­te abun­dan­te de agua po­ta­ble lim­pia y fres­ca en to­do mo­men­to.

La ali­men­ta­ción es lo más im­por­tan­te, pe­ro tam­bién es ne­ce­sa­rio que tan­to la ma­má co­mo la cría es­tén en un lu­gar tran­qui­lo, don­de pue­dan ali­men­tar­se y des­can­sar ade­cua­da­men­te. De lo con­tra­rio, pue­de des­en­ca­de­nar­se una si­tua­ción de es­trés que po­ne en pe­li­gro la sa­lud de nues­tras mas­co­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.