Di­vi­na ex­po con los za­pa­tos de Ma­no­lo Blah­nik

Ma­no­lo Blah­nik , el ge­nio de los za­pa­tos, cum­ple 45 años con el di­se­ño y los fes­te­ja con una mues­tra que re­co­rre Eu­ro­pa con to­das sus ge­nia­li­da­des

Mia - - SUMARIO -

Los Ma­no­los de Blah­nik con los que to­das sus­pi­ra­mos al vér­se­los pues­tos a Sa­rah Jes­si­ca Par­ker en "Sex and the city" cumplen 45 años que se ce­le­bran con una mues­tra que re­co­rre Eu­ro­pa lla­ma­da "The Art of Shoes". Tras su inau­gu­ra­ción en Mi­lán que ter­mi­nó

el 9 de abril, en el Pa­laz­zo Morando, co­men­zó a via­jar por San Pe­ters­bur­go, Pra­ga, el Ba­ta Shoe Mu­seum deTo­ron­to y el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­tes De­co­ra­ti­vas de Ma­drid.

El gran di­se­ña­dor es­pa­ñol Ma­no­lo Blah­nik es el ma­go de los za­pa­tos, por eso, és­ta es una opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra ver to­dos sus di­se­ños al mis­mo tiem­po. Di­vi­di­da en seis sec­cio­nes, la ex­po­si­ción es “un ho­me­na­je a la crea­ti­vi­dad y el ar­te de es­te pu­ris­ta del sti­let­to“, di­ce su cu­ra­do­ra, Cris­ti­na Ca­rri­llo de Al­bor­noz. En to­tal, se pue­den ver 212 pa­res de za­pa­tos y más de 80 bo­ce­tos con los que aden­trar­se en la men­te de es­te maes­tro en ves­tir los pies. Ade­más, se ex­hi­ben al­gu­nas de las crea­cio­nes que di­se­ñó en ex­clu­si­va pa­ra la pe­lí­cu­la de So­fía Cop­po­la, "Ma­ría An­to­nie­ta" (2006). Ma­no­lo Blah­nik na­ció en San­ta Cruz de La Pal­ma (Ca­na­rias), el 27 de no­viem­bre de 1940. De pa­dre che­co y ma­dre ca­na­ria, se crió en­tre las plan­ta­cio­nes de ba­na­na de su fa­mi­lia. De ni­ño, leía la re­vis­ta Vo­gue que le lle­ga­ba a su ma­dre por co­rreo. Co­men­zó la ca­rre­ra de De­re­cho In­ter­na­cio­nal en Gi­ne­bra, pe­ro la de­jó pa­ra mu­dar­se a París, don­de es­tu­dió Ar­te. Tra­ba­jó co­mo fo­tó­gra­fo pa­ra el Sun­day Ti­mes en Lon­dres y fue Dia­na Vree­land, edi­to­ra de Vo­gue Es­ta­dos Uni­dos quien lo ani­mó a di­se­ñar za­pa­tos. Su pri­me­ra tien­da se lla­mó Za­pa­ta y la abrió en 1973, en el barrio de Chel­sea, en Lon­dres. Solo él rea­li­za los bo­ce­tos, los es­cul­pe, pin­ta y re­cor­ta. Es tan per­fec­cio­nis­ta que se pro­ba­ba él mis­mo los za­pa­tos has­ta que se rom­pió los li­ga­men­tos y los mé­di­cos se lo prohi­bie­ron. To­dos sus di­se­ños se pro­du­cen en Italia y a nin­guno de sus za­pa­tos les fal­ta una ta­pa de co­lor ne­gro al fi­nal del ta­cón, un po­qui­to más an­cho que el mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.