¡A ba­jar el azú­car!

Mia - - SUMARIO - Por Pablo de la Igle­sia* Por Pablo de la Igle­sia, coau­tor de los li­bros “Pues­ta a pun­to”, Urano, y “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral”, Ke­pler (www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com)

El azú­car es un com­bus­ti­ble uni­ver­sal de al­ta po­ten­cia, “ga­so­li­na su­cia” que a di­fe­ren­cia de otros car­bohi­dra­tos más equi­li­bra­dos, no apor­ta los nu­trien­tes adi­cio­na­les -vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, fi­bra, en­zi­mas- que fa­ci­li­tan su me­ta­bo­lis­mo. Apor­ta ca­lo­rías va­cías que aci­di­fi­can nues­tros te­ji­dos, les res­tan oxi­ge­na­ción y nos pre­dis­po­nen a pa­de­cer pa­rá­si­tos, cán­di­das e in­fec­cio­nes.

Las can­ti­da­des ex­ce­si­vas de azú­car que con­su­mi­mos, es­pe­cial­men­te las va­rie­da­des re­fi­na­das en for­ma de azú­car blan­co y fruc­to­sa (ja­ra­be de maíz de al­ta fruc­to­sa) son al­ta­men­te res­pon­sa­bles de los epi­so­dios in­fla­ma­to­rios en el or­ga­nis­mo. Si ha­bla­mos de de­pre­sión, los in­ves­ti­ga­do­res han iden­ti­fi­ca­do in­fla­ma­ción en el hi­po­cam­po. Si ha­bla­mos de ar­tri­tis, el fe­nó­meno ocu­rre en las ar­ti­cu­la­cio­nes. En el ca­so de la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, en el sis­te­ma ner­vio­so.

Patrick Qui­llin, au­tor de “Ven­cer el cán­cer me­dian­te la nu­tri­ción”, afir­ma que “el cán­cer se ali­men­ta de azú­car”. Los tu­mo­res ma­lig­nos, a di­fe­ren­cia de los te­ji­dos sa­nos que com­bus­tio­nan glu­co­sa y oxí­geno, son anae­ró­bi­cos y usan so­la­men­te la glu­co­sa co­mo com­bus­ti­ble, ge­ne­ran áci­do lác­ti­co co­mo desecho (las sa­lu­da­bles desechan dió­xi­do de car­bono) y es­to de­ri­va en una aci­di­fi­ca­ción de los te­ji­dos que pre­dis­po­ne a la en­fer­me­dad, de­te­rio­ra la in­mu­ni­dad y fa­ci­li­ta la im­plan­ta­ción de los tu­mo­res.

El azú­car no es­tá solo en la azu­ca­re­ra. Por ejem­plo, en una cu­cha­ra­da de ket­chup, hay unos 4 gra­mos de azú­car, ade­más de una can­ti­dad im­por­tan­te de co­lo­ran­tes, con­ser­van­tes, glu­ta­ma­to mo­no­só­di­co y otros adi­ti­vos que no apor­tan va­lor nu­tri­cio­nal y son po­ten­cial­men­te tó­xi­cos, en es­pe­cial por la si­ner­gia y el con­su­mo re­pe­ti­do en ali­men- tos in­dus­tria­li­za­dos.

Los pre­pa­ra­dos de cacao so­lu­ble pa­ra la le­che de los niños pue­den apor­tar has­ta 15 g cada dos cu­cha­ra­di­tas, por eso, una op­ción es ad­qui­rir cacao amar­go y en­dul­zar­lo mo­de­ra­da­men­te con miel, azú­car in­te­gral o ste­via. La obe­si­dad in­fan­til es un se­rio pro­ble­ma epi­de­mio­ló­gi­co en el mun­do y de­be­mos pro­te­ger a nues­tros pe­que­ños pro­cu­rán­do­les há­bi­tos sa­lu­da­bles.

Los ce­rea­les pa­ra el desa­yuno pue­den con­te­ner has­ta 50 g de azú­car por cada 100 g del pro­duc­to (con fre­cuen­cia le da­mos la cho­co­la­ta­da a los chi­cos con ce­rea­les de ca­ja con lo cual nos es­ta­mos ex­ce­dien­do en mu­cho las can­ti­da­des re­co­men­da­das por las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias). Una op­ción se­ría pre­pa­rar mues­li en ca­sa con ave­na, fru­tas y se­mi­llas.

¡Ni ha­blar de las ga­seo­sas! Hoy su con­su­mo se ha vuel­to ma­si­vo y en al­gu­nos ho­ga­res son las be­bi­das de me­sa ha­bi­tua­les en lu­gar de agua, in­fu­sio­nes o ju­gos na­tu­ra­les.

En­dul­zan­te na­tu­ral

Es­ta re­ce­ta es del chef na­tu­ris­ta Pablo Mar­tín y la pu­bli­ca­mos en nues­tro li­bro “Me­di­ca­li­men­tos y vi­ta­nu­trien­tes” (Kier).

In­gre­dien­tes

5 ho­jas se­cas de ste­via r 50 cm3 de agua r 50 cm3 r 1 fras­co de vi­drio chi­co. Po­ner la ste­via con el agua ca­lien­te (a no más de 80º) en el fras­co de vi­drio y de­jar ma­ce­rar du­ran­te va­rias ho­ras. Re­ti­rar las ho­jas. Lue­go, lle­var el lí­qui­do a la he­la­de­ra y uti­li­zar­lo pa­ra en­dul­zar dis­tin­tas pre­pa­ra­cio­nes. Es­te en­dul­zan­te na­tu­ral du­ra no más de 7 días. Aun­que lo ideal se­ría eli­mi­nar­las com­ple­ta­men­te de una die­ta sa­lu­da­ble, por lo me­nos se­ría im­por­tan­te y nos per­mi­ti­ría ha­cer una di­fe­ren­cia, dis­tin­guir el uso del abuso.

Otras fuen­tes

Al­ter­na­ti­vas co­mo el azú­car in­te­gral o la miel pu­ra re­sul­tan más amis­to­sas con el or­ga­nis­mo.Tan solo de­be­mos ser cui­da­do­sos en evi­tar ex­ce­sos tam­po­co con ellas, ten­ga­mos en cuen­ta que son ali­men­tos con mu­chas ca­lo­rías y si pa­de­ce­mos obe­si­dad, dia­be­tes o al­gu­na con­di­ción que ame­ri­te su con­trol, con es­tos tam­bién de­be­mos en­cen­der una luz ro­ja o ama­ri­lla se­gún los ca­sos.

Tam­bién po­de­mos re­cu­rrir a la ste­via, ya sea a tra­vés del au­to­cul­ti­vo (fá­cil­men­te se pue­de cul­ti­var en ma­ce­tas) o uti­li­zan­do las ho­jas se­cas que se con­si­guen en her­bo­ris­te­rías y die­té­ti­cas. Se pre­pa­ra­rán en in­fu­sión jun­to con otras hier­bas (man­za­ni­lla, ti­lo, té ver­de, té ne­gro), se de­ja re­po­sar de 5 a 10 mi­nu­tos se cue­la y be­be. La can­ti­dad a uti­li­zar va­ría de acuer­do al gus­to per­so­nal, aun­que se su­gie­re em­pe­zar con pe­que­ñas can­ti­da­des. Se pue­de ce­bar ma­te agre­gan­do al­gu­nas ho­ji­tas a la yer­ba o al agua; pues­to que la ste­via no solo es un en­dul­zan­te na­tu­ral sino que tam­bién tie­ne pro­pie­da­des que ayu­dan apre­ve­nir las ca­ries o la hi­per­ten­sión, así co­mo a me­jo­rar el me­ta­bo­lis­mo de la glu­co­sa. Cuan­do via­ja­mos, po­de­mos usar la ste­via li­qui­da o en pas­ti­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.