To­do lo que hay pa­ra ver

di­rec­to­ra de “Soy pa­cien­te”

Mia - - SUMARIO -

-¿Tra­ba­jas­te en con­jun­to con Ana Ma­ría Shua, la au­to­ra de es­ta obra que di­ri­gís?

-Es una no­ve­la ge­nial, me atra­pó el hu­mor ne­gro, lo pró­xi­mo de los per­so­na­jes y lo ac­tual de la his­to­ria pe­se a te­ner más de 30 años. Cuan­do co­no­cí per­so­nal­men­te a Ana, me con­tó que es­ta­ba ins­pi­ra­da en un co­no­ci­do de ella. Por ejem­plo, hay un ca­pí­tu­lo (que es­tá en la no­ve­la y tam­bién en la adap­ta­ción que di­ri­jo) en el que de­ben fu­mi­gar la ha­bi­ta­ción del en­fer­mo por­que en su ca­ma ha­bía piojos de paloma y es­to es ve­rí­di­co, su ami­go tu­vo que ir­se unos días de la ca­sa y re­gre­sar cuan­do la ha­bi­ta­ción es­tu­vo de­sin­fec­ta­da. Cla­ra­men­te la reali­dad pue­de su­pe­rar a la fic­ción.

-¿Te sen­tis­te iden­ti­fi­ca­da con el pe­ri­plo que tie­ne que pa­sar el pa­cien­te que has­ta pier­de el nom­bre?

-Me sen­tí iden­ti­fi­ca­da con los pa­de­ce­res de la pro­ta­go­nis­ta, co­mo cuan­do nos ha­cer­nos una ma­mo­gra­fía, nos aprie­tan las lo­las has­ta ha­cer­las huevos fritos y te­ne­mos que ha­cer una suerte de dan­za es­tá­ti­ca pa­ra que no nos las arran­quen en pos de nues­tra sa­lud. No im­por­ta si sos jo­ven, hom­bre, mu­jer, vie­jo, sano o en­fer­mo, to­dos nos po­de­mos re­co­no­cer en la no­ve­la co­mo pa­cien­tes an­te los ca­pri­chos de la me­di­ci­na.

-¿Có­mo lle­gas­te a es­te pro­yec­to?

-An­drea Szy­fer­man,la adap­ta­do­ra y ges­to­ra de la idea de con­ver­tir la no­ve­la en obra tea­tral, me acer­có el ma­te­rial.Ya ha­bía­mos tra­ba­ja­do jun­tas an­tes y es­tá­ba­mos en pre­pro­duc­ción de "Rip", una obra de su au­to­ría. Hi­zo la adap­ta­ción y se la lle­vó a Ana Ma­ría Shua, quien la apro­bó y le dio los de­re­chos pa­ra ha­cer­la. Rea­li­za­mos un cas­ting muy im­por­tan­te, ya que son 11 ac­to­res los que en­car­nan a más de 20 per­so­na­jes. El rol del pa­cien­te lo rea­li­za ma­gis­tral­men­te Eduar­do Po­li y en­tre ac­to­res y equi­po téc­ni­co se con­fi­gu­ró un gru­po enor­me al que di­ri­jo y del que apren­do to­dos los días.

-¿Us­te­des se di­vier­ten tan­to co­mo el pú­bli­co?

-Sin dudas. Los en­sa­yos fue­ron una fies­ta.A ve­ces te­nía que pe­dir si­len­cio a los ac­to­res que que­da­ban fue­ra de es­ce­na por­que se reían tan­to de lo que veían que ter­mi­na­ban des­con­cen­tran­do a los que es­ta­ban en ese mo­men­to so­bre el es­ce­na­rio. Es una obra hi­la­ran­te y a la vez re­fle­xi­va.

-¿La re­fle­xión se­ría que lo me­jor es ar­mar­se de pa­cien­cia y reír­se de lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.