Las nue­vas sel­fies desde dro­nes

Se ter­mi­nó la épo­ca del pa­li­to por­que aho­ra las fo­tos se sa­can desde la al­tu­ra y se ma­ne­ja desde el ce­lu­lar

Mia - - SUMARIO -

Los pa­li­tos pa­ra las sel­fies em­pie­zan a des­pe­dir­se ape­nas lle­ga­dos por­que es­tán a pun­to de im­po­ner­se pe­que­ños dro­nes que to­man fo­tos desde el ai­re. Se tra­ta de mi­ni­cá­ma­ras que se co­man­dan desde el smartp­ho­ne y hacen fo­tos o vi­deos. Por su­pues­to, si se quie­re, se pue­den col­gar las imá­ge­nes en las re­des so­cia­les in­clu­so an­tes de que el dron ate­rri­ce.

Es­tos dro­nes de sel­fies se pro­mo­cio­nan pro­me­tien­do fo­tos desde pers­pec­ti­vas inusua­les. Las des­crip­cio­nes de es­tos mi­ni-quad­cop­ter (he­li­cóp­te­ros de cua­tro ro­to­res) sue­nan a un ju­gue­te que pue­de ser di­ver­ti­do. Se lla­man Air-

Selfie, Re­vell C-me o El­fie y su pre­cio en los paí­ses don­de se con­si­gue va­ría en­tre los 40 a 300 eu­ros, unos 45 a 330 dó­la­res. Los fa­bri­can­tes ase­gu­ran que son fá­ci­les de usar, que to­man vi­deos en al­ta re­so­lu­ción e in­clu­so una fun­ción "fo­llow me", o sea de se­gui­mien­to. "Con un smartp­ho­ne me­dia­na­men­te bueno, se pue­den ha­cer fo­tos mu­cho me­jo­res que la cá­ma­ra de un dron re­la­ti­va­men­te ba­ra­to", di­ce Da­niel Schrä­der, re­dac­tor de la re­vis­ta tec­no­ló­gi­ca on­li­ne "Techs­ta­ge". Ba­ra­to sig­ni­fi­ca dro­nes de me­nos de 500 eu­ros. "To­do de­pen­de de la ca­li­dad de las len­tes y

del ta­ma­ño y ca­li­dad del sen­sor", ex­pli­ca Schrä­der. Si el fa­bri­can­te aho­rra en ellos, la ca­li­dad de las to­mas se­rá si­mi­lar a la de un ce­lu­lar ba­ra­to.

Es­tas cá­ma­ras vo­la­do­ras se con­tro­lan me­dian­te una app en el ce­lu­lar. De­pen­dien­do del fa­bri­can­te, hay un man­do con for­ma de cruz en la pan­ta­lla o se uti­li­zan los sen­so­res de po­si­ción del smartp­ho­ne. Pa­ra trans­mi­tir los co­man­dos y las fo­tos o vi­deos, se usan los mó­du­los WLAN en el dron y el te­lé­fono, por lo que las dis­tan­cias no pue­den ser muy gran­des.

Tam­bién el vien­to jue­ga un pa­pel im­por­tan­te por­que, a di­fe­ren­cia de los pa­li­tos de selfie, los dro­nes tie­nen que ha­cer equi­li­brio so­me­ti­dos al vien­to y las co­rrien­tes de ai­re. Si no lo hacen, las imá­ge­nes sa­len mo­vi­das. Los más ca­ros son más es­ta­bles.

Al­gu­nas fun­cio­nes pue­den es­tar prohi­bi­das. Por ejem­plo, en Alemania no es­tá per­mi­ti­do la de se­gui­mien­to, es de­cir que el apa­ra­to vo­la­dor va­ya de­trás de una per­so­na. El usua­rio tie­ne que es­tar mi­ran­do el dis­po­si­ti­vo y con­tro­lán­do­lo, ex­pli­ca Schrä­der. Tam­bién hay re­gu­la­cio­nes co­mo pa­ra cual­quier otro tipo de dron, co­mo al­tu­ras má­xi­mas o prohi­bi­cio­nes de vo­lar­los en cier­tos lu­ga­res co­mo aglo­me­ra­cio­nes de gen­te, pues­tos de la po­li­cía y de los bom­be­ros, in­dus­trias, zo­nas de con­trol de ae­ro­puer­tos o par­ques na­tu­ra­les pro­te­gi­dos.

En ge­ne­ral, el usua­rio tie­ne que te­ner cuidado y con­tro­lar lo que gra­ba y su­be a las re­des so­cia­les. "En las fo­tos o vi­deos no pue­de apa­re­cer ma­te­rial pro­te­gi­do por de­re­chos de au­tor u otras per­so­nas que no ha­yan da­do su con­sen­ti­mien­to", ex­pli­ca Ju­lian Graf, de una aso­cia­ción de pro­tec­ción al con­su­mi­dor.

Con los mo­de­los más ba­ra­tos, hay que es­pe­rar con una ca­li­dad re­gu­lar de las imá­ge­nes. Los dis­po­si­ti­vos de al­ta ca­li­dad fo­to­grá­fi­ca y de vi­deo, co­mo el Mavic Pro de DJI, cues­tan más de 1.000 eu­ros.

An­tes de lan­zar­se a ha­cer fo­tos, es im­por­tan­te ade­más mi­rar bien la le­gis­la­ción so­bre dro­nes y, even­tual­men­te, bus­car un se­gu­ro por si hay per­can­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.