En­se­ñar a co­mer

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Los be­bés ya es­tán en con­di­cio­nes de re­gu­lar las can­ti­da­des de le­che que con­su­men. Si los padres só­lo ali­men­tan a su hi­jo cuan­do tie­ne ham­bre, le es­tán en­se­ñan­do a lar­go pla­zo un há­bi­to sa­lu­da­ble. Un ejem­plo: el be­bé no tie­ne por qué ter- mi­nar to­da la ma­ma­de­ra: si de­ja de to­mar, suel­ta la te­ti­na y gi­ra la ca­be­za ha­cia otro la­do, usual­men­te es­to quie­re de­cir que no quie­re to­mar más.

Los niños de­ben apren­der cuan­to an­tes a re­co­no­cer los mo­men­tos en los que se co­me. Los padres no de­ben es­tar ofre­cién­do­les al­go de co­mer per­ma­nen­te­men­te, aun­que se tra­te de ali­men­tos sa­lu­da­bles, los niños no de­be­rían es­tar mas­ti­can­do un pan­ci­to mien­tras miran la te­le­vi­sión.

La co­mi­da tie­ne que ver mu­chas ve­ces con las emo­cio­nes. ¿El be­bé llo­ri­quea real­men­te por­que tie­ne ham­bre? Lo cier­to es que los be­bés que lloran no es­tán bus­can­do siem­pre que les den de co­mer. Mu­chas ve­ces sim­ple­men­te es­tán can­sa­dos o exi­gen aten­ción. Pe­ro si cada vez que es­to su­ce­de se les da al­go de co­mer, ter­mi­nan aso­cian­do las dos co­sas.

Lo mis­mo ri­ge pa­ra mi­rar te­le­vi­sión en fa­mi­lia: si cada vez que nos sen­ta­mos fren­te a la pan­ta­lla, co­me­mos pa­pas fri­tas o cho­co­la­tes, los niños aso­cia­rán el es­tar jun­tos a la co­mi­da.

En lí­neas ge­ne­ra­les, no se re­co­mien­da prohi­bir com­ple­ta­men­te dul­ces y snacks, sino do­si­fi­car­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.