El que es­tá de mo­da

El bull­dog fran­cés es la es­tre­lla del mo­men­to. Pro y con­tras de es­ta her­mo­sa ra­za

Mia - - MASCOTAS - Fuen­te: pe­rrosy­sus­ra­zas.com

No se sa­be a cien­cia cier­ta co­mo fun­cio­na es­te te­ma, pe­ro de vez en cuan­do una ra­za de pe­rros es desea­da por to­dos a la vez. En es­te en­tu­sias­mo po­pu­lar, no son mu­chas las per­so­nas que se de­tie­nen a ana­li­zar si es el ade­cua­do pa­ra que for­me par­te de su fa­mi­lia y, lue­go, se dan cuen­ta que re­quie­ren cier­tos cui­da­dos que no pue­den o no es­tán dis­pues­tos a dar­les.

En cuan­to a su ca­rác­ter, es un ex­ce­len­te com­pa­ñe­ro, muy afec­tuo­so tan­to con los adul­tos co­mo con los niños, le gus­ta es­tar en com­pa­ñía per cuan­do se que­da solo mu­cho tiem­po se de­di­ca a rom­per al­go que le lla­me la aten­ción.

Es­tá siem­pre alerta y, si se creen lí­de­res de la ma­na­da (es de­cir la fa­mi­lia hu­ma­na y otros ani­ma­les de la ca­sa), pue­den vol­ver­se agre­si­vos, por eso es ne­ce­sa­rio de­mos­trar­le au­to­ri­dad. No tie­ne pro­ble­mas de es­pa­cio, pue­de vi­vir fe­liz en una ca­sa o un de­par­ta­men­to, ya que siem­pre se en­tre­tie­ne con al­go. De to­das ma­ne­ras ne­ce­si­ta dar un pa­seo dia­rio pa­ra que­mar ener­gía y co­nec­tar­se con otros ani­ma­les, aun­que nun­ca de­be per­mi­tír­se­le ca­mi­nar ade­lan­te, ya que que­rrá do­mi­nar la si­tua­ción. Su lu­gar es al la­do o de­trás de quien lo lle­ve; en cuan­to al tiem­po de pa­seo, de­pen­de­rá de cada ejem­plar, al­gu­nos son más ac­ti­vos y otros no, sim­ple­men­te se lo de­be ob­ser­var y ahí es­ta­rá la res­pues­ta.

Pun­tos dé­bi­les

La sa­lud es, sin dudas su pun­to dé­bil; son pro­pen­sos a pa­de­cer pro­ble­mas en las ar­ti­cu­la­cio­nes, la co­lum­na, los ojos, el apa­ra­to car­día­co y res­pi­ra­to­rio.

Sue­len ja­dear y ron­car, y si el pe­rro tie­ne so­bre­pe­so pue­de te­ner pro­ble­mas pa­ra res­pi­rar de­bi­do a una in­fla­ma­ción del ab­do­men que in­flu­ye en sus pul­mo­nes, por eso de de­be cui­dar su die­ta, evi­tan­do la so­bre­ali­men­ta­ción.

Las ci­ru­gías tam­bién re­pre­sen­tan un ries­go, pre­ci­sa­men­te por su vul­ne­ra­bi­li­dad res­pi­ra­to­ria que se in­cre­men­ta cuan­do es anes­te­sia­do.

En ve­rano, cuan­do el ca­lor es ex­ce­si­vo, la pa­san mal, in­clu­so pue­den su­frir des­ma­yos cau­sa­dos por un gol­pe de ca­lor.

Las hem­bras, ge­ne­ral­men­te tie­nen que pa­rir a sus ca­cho­rros por cesárea, ya que la ca­be­za de es­ta ra­za de pe­rros es de­ma­sia­do gran­de.

Las fre­cuen­tes vi­si­tas al ve­te­ri­na­rio son fun­da­men­ta­les pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des en es­ta ra­za y op­ti­mi­zar su vi­da.

Apar­te de su sa­lud, no es un pe­rro que re­pre­sen­te de­ma­sia­dos pro­ble­mas, bá­si­ca­men­te hay que ce­pi­llar­lo a dia­rio pa­ra re­ti­rar­le el pe­lo que es­tá suel­to y ba­ñar­lo cuan­do es­té su­cio o una vez al mes. Lim­piar sus ojos y plie­gues de la ca­ra con un al­go­dón em­be­bi­do en agua ti­bia y lue­go se­car­lo bien. Su ali­men­ta­ción de­be ser ba­lan­cea­da y es con­ve­nien­te que las por­cio­nes sean pe­que­ñas y re­pe­ti­das en dos o tres ve­ces al día pa­ra evi­tar que vo­mi­ten o en­gor­den (con­sul­tar con el ve­te­ri­na­rio se­gún pe­so y edad). Su es­pe­ran­za de vi­da es de en­tre 10 y 12 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.