PSI­CO­LO­GÍA.

Una re­vi­sión de lo que son las di­fe­ren­cias en­tre los gé­ne­ros y has­ta dón­de li­mi­tan las elec­cio­nes de vi­da

Mia - - SUMARIO - Por Nés­tor Brai­dot* *Doc­tor en Cien­cias, mas­ter en Psi­co­bio­lo­gía del Com­por­ta­mien­to y en Neu­ro­cien­cias Cog­ni­ti­vas (www.brai­dot.com)

Di­fe­ren­cias y si­mi­li­tu­des de gé­ne­ro

Más allá de las si­tua­cio­nes de igual­dad de gé­ne­ros, las cien­cias en di­ver­sas dis­ci­pli­nas se han en­car­ga­do de mar­car di­fe­ren­cias en las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­ter­mi­nan a uno u otro se­xo. Así, fue­ra de si­tua­cio­nes de dis­cri­mi­na­ción, re­co­no­cer esas con­di­cio­nes na­tu­ra­les per­mi­te tra­ba­jar so­bre los po­ten­cia­les pa­ra un me­jor de­sa­rro­llo per­so­nal. Se sa­be hoy, mer­ced a los es­tu­dios neu­ro­cien­tí­fi­cos del de­sa­rro­llo neu­ro­nal de ca­da se­xo, que las di­fe­ren­cias en­tre el cerebro del hom­bre y la mu­jer se ini­cian en el de­sa­rro­llo fe­tal, a las 8 se­ma­nas de ges­ta­ción. An­tes, los em­brio­nes que de­ven­drán en mas­cu­li­nos o fe­me­ni­nos son prác­ti­ca­men­te igua­les. El afian­za­mien­to de las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias mas­cu­li­nas es­tá de­ter­mi­na­do por un gen que es ex­clu­si­vo del cro­mo­so­ma Y, que ge­ne­ra la trans­for­ma­ción de las gó­na­das del em­brión en tes­tícu­los. Si es­te cro­mo­so­ma no es­tá pre­sen­te, se desa­rro­llan los ova­rios, dan­do así ori­gen a un fe­to que se­rá fe­me­nino.

A par­tir de la se­ma­na 8, la ac­ción de las hor­mo­nas se­xua­les cau­sa­ría la di­fe­ren­cia de gé­ne­ro en el cerebro, tan­to en la mor­fo­lo­gía co­mo en las fun­cio­nes, por ello, hom­bres y mu­je­res na­cen con cir­cui­tos que los ca­rac­te­ri­zan co­mo ta­les.

Es­tas di­fe­ren­cias no tie­nen re­la­ción al­gu­na con la in­te­li­gen­cia, sea en su can­ti­dad, ca­li­dad, pro­fun­di­dad o exis­ten­cia. Las par­ti­cu­la­ri­da­des se re­la­cio­nan con la for­ma de per­ci­bir y pro­ce­sar la in­for­ma­ción sen­so­rial que in­gre­sa al cerebro a tra­vés de to­dos los es­tí­mu­los dis­po­ni­bles. In­ves­ti­gar­las per­mi­te sa­ber a par­tir de una ba­se cien­tí­fi­ca, des­de co­mu­ni­car me­jor se­gún el mo­do en que se­rá per­ci- bi­do aque­llo que se co­mu­ni­ca, co­mo, por ejem­plo, crear so­lu­cio­nes o ser­vi­cios ad hoc. De al­gu­na for­ma se ase­me­ja a las do­tes fí­si­cas pa­ra ser bai­la­rín o bai­la­ri­na. Te­ner cier­tas ca­pa­ci­da­des cor­po­ra­les fa­ci­li­ta la po­si­bi­li­dad de se­guir una ca­rre­ra en ese ru­bro, pe­ro si só­lo el su­je­to se li­mi­ta a la po­se­sión de esas con­di­cio­nes, no se trans­for­ma­rá por ello en tal.

Con es­tos es­tu­dios, tan­to ellos co­mo ellas (siem­pre que lo deseen) pue­den re­co­no­cer las ac­ti­vi­da­des que me­jor se adap­tan a su po­ten­cial neu­ro­nal, con­tri­bu­yen­do de es­te mo­do al de­sa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des in­na­tas y, a su vez, a me­jo­rar su desem­pe­ño.

El fac­tor más im­por­tan­te, a la ho­ra de ana­li­zar las di­fe­ren­cias neu­ro­bio­ló­gi­cas en­tre el cerebro del hom­bre y la mu­jer, co­mo así también su com­por­ta­mien­to en las di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da, se vin­cu­la con el sis­te­ma en­dó­crino. Es im­por­tan­te re­cor­dar que la in­fluen­cia hor­mo­nal es de­ter­mi­nan­te en la con­for­ma­ción de un cerebro co­mo mas­cu­lino o fe­me­nino, y también en la pre­dis­po­si­ción de am­bos se­xos pa­ra desa­rro­llar de­ter­mi­na­das ca­pa­ci­da­des.

Por ejem­plo, un ma­yor ni­vel de tes­tos­te­ro­na (hor­mo­na mas­cu­li­na) in­flu­ye en un ma­yor de­sa­rro­llo del he­mis­fe­rio de­re­cho, del que de­pen­den las ha­bi­li­da­des vi­suoes­pa­cia­les y aumenta la pre­dis­po­si­ción pa­ra agre­dir. En el ca­so de la mu­jer, los ni­ve­les ba­jos de es­ta hor­mo­na per­mi­ten que sus cé­lu­las ce­re­bra­les desa­rro­llen más co­ne­xio­nes en los cen­tros de co­mu­ni­ca­ción y en las áreas que pro­ce­san emo­cio­nes. Es­to in­flu­ye en su pre­dis­po­si­ción pa­ra ar­mo­ni­zar en los di­fe­ren­tes ám­bi­tos en los que ac­túa y es­tá re­la­cio­na­do, a su vez, con sus ha­bi­li­da­des in­na­tas pa­ra la em­pa­tía. Asi­mis­mo, hom­bres y mu­je­res pre­sen­tan di­fe­ren­cias mor­fo­ló­gi­cas en de­ter­mi­na­das es­truc­tu­ras, co­mo el cuer­po ca­llo­so, la amíg­da­la y el hi­po­cam­po, en­tre otras.

Si bien es­tas di­fe­ren­cias no pue­den ca­ta­lo­gar­se co­mo con­di­cio­nan­tes, tie­nen una im­por­tan­cia que no po­de­mos sos­la­yar de­bi­do a su re­per­cu­sión en la con­duc­ta. De he­cho, mu­chas mu­je­res son ex­tra­or­di­na­rias pa­ra en­ten­der y di­se­ñar sis­te­mas (una ha­bi­li­dad en la que el cerebro mas­cu­lino es su­pe­rior) y mu­chos hom­bres se des­ta­can por sus ca­pa­ci­da­des em­pá­ti­cas y de ora­to­ria (pa­ra lo cual es­tá me­jor do­ta­do el cerebro fe­me­nino).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.