MAS­CO­TAS.

An­te la dis­yun­ti­va de es­te­ri­li­zar a una mas­co­ta, lo me­jor es la con­sul­ta con el ve­te­ri­na­rio y nun­ca de­jar­se lle­var por mi­tos po­pu­la­res. Be­ne­fi­cios y ries­gos de la ci­ru­gía

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: drro­me­ro.com.ar

Cas­trar­los: ¿sí o no?

Es bas­tan­te co­mún es­cu­char de­cir que los pe­rros ne­ce­si­tan re­pro­du­cir­se por lo me­nos una vez en su vi­da. Es­ta es una fal­sa apre­cia­ción. La es­te­ri­li­za­ción en hem­bras con­sis­te en re­ti­rar am­bos ova­rios y el úte­ro, es­to se rea­li­za con ci­ru­gía ba­jo anes­te­sia ge­ne­ral. Nor­mal­men­te la ope­ra­ción es muy rá­pi­da y re­quie­re de po­cos cui­da­dos pos­te­rio­res.

En los ma­chos con­sis­te en re­ti­rar am­bos tes­tícu­los, es una ci­ru­gía muy sen­ci­lla pa­ra el mé­di­co ve­te­ri­na­rio, la re­cu­pe­ra­ción es rá­pi­da y las com­pli­ca­cio­nes son muy ra­ras.

Al cas­trar a una hem­bra le es­ta­mos re­ga­lan­do sa­lud por­que evi­ta­mos una en­fer­me­dad muy co­mún lla­ma­da pió­me­tra, es­ta es una in­fec­ción del úte­ro aso­cia­da a efec­tos hor­mo­na­les so­bre el mis­mo.

Al es­te­ri­li­zar­la también se dis­mi­nu­ye la po­si­bi­li­dad de que su­fra de tu­mo­res de glán­du­la ma­ma­ria los cua­les pue­den ser ma­lig­nos y cau­sar me­tás­ta­sis y la muer­te de la pe­rra.

Otros pro­ble­mas que se pue­den evi­tar in­clu­yen tu­mo­res ová­ri­cos y pro­ble­mas va­gi­na­les. Al no en­trar en ce­lo la pe­rra no se cru­za­ra por ac­ci­den­te y por lo tan­to no con­trae­rá al­gu­nas en­fer­me­da­des.

No es ver­dad que los pe­rros (ma­chos) que se cas­tran o es­te­ri­li­zan les sa­len tu­mo­res, les cam­bia el ca­rác­ter, se vue­len flo­jos y en­gor­dan. En reali­dad le otor­ga­mos ven­ta­jas pa­ra su sa­lud, ya que en ellos los efec­tos hor­mo­na­les so­bre la prós­ta­ta cau­san pro­ble­mas se­rios de sa­lud, co­mo pue­den ser abs­ce­sos pros­tá­ti­cos, quis­tes pros­tá­ti­cos, agran­da­mien­to pros­tá­ti­co e in­fec­ción.

También se dis­mi­nu­ye la pre­sen­ta­ción de otros ti­pos de tu­mo­res de­pen­dien­tes de hor­mo­nas co­mo son los ade­no­mas y ade­no­car­si­no­mas de las glán­du­las anales y pro­ble­mas co­mo las her­nias peri na­ta­les. To­das es­tas en­fer­ma­das son se­rias y su tra­ta­mien­to es cos­to­so y com­pli­ca­do.

En los ma­chos los be­ne­fi­cios de rea­li­zar una cas­tra­ción a tem­pra­na edad pue­de re­la­cio­nar­se a una fá­cil re­cu­pe­ra­ción pe­ro se vuel­ve más im­por­tan­te el pro­ce­di­mien­to al­re­de­dor de los cua­tro o cin­co años de edad que es cuan­do se in­cre­men­ta el ries­go de es­tas en­fer­me­da­des.

Al igual que en las pe­rras al cas­trar al pe­rro se evi­ta que se cru­ce y con­trai­ga al­gu­nas en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, es im­por­tan­te no­tar que al­gu­nos pe­rros con­ti­nua­ran ex­hi­bien­do com­por­ta­mien­to se­xual y en oca­sio­nes po­drán co­pu­lar con una pe­rra en ce­lo ob­via­men­te sin el ries­go de de­jar­la pre­ña­da.

Los ries­gos de la es­te­ri­li­za­ción

Co­mo cual­quier pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co y anes­té­si­co tie­ne ries­gos, pe­ro és­tos se ven aso­cia­dos a la edad del ani­mal, es­ta­do de sa­lud, sen­si­bi­li­dad a los me­di­ca­men­tos y anes­té­si­cos uti­li­za­dos.

Nor­mal­men­te el ries­go en un pe­rro sano y jo­ven es ba­jo. Es­to no quie­re de­cir que un pe­rro vie­jo no pue­de ser cas­tra­do, pe­ro pro­ba­ble­men­te re­quie­re de cui­da­dos anes­té­si­cos ma­yo­res y una eva­lua­ción pre-qui­rúr­gi­ca am­plia.

En al­gu­nos pe­rros es­te­ri­li­za­dos el me­ta­bo­lis­mo se ve dis­mi­nui­do cau­san­do pre­dis­po­si­ción pa­ra su­bir de pe­so, sin em­bar­go una die­ta ade­cua­da así co­mo man­te­ner el ni­vel de ac­ti­vi­dad re­co­men­da­do pa­ra la ra­za y edad pue­de evi­tar es­te problema.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.