JAR­DÍN.

Ade­más de em­be­lle­cer y per­fu­mar el jar­dín, se apro­ve­chan sus ma­ra­vi­llo­sos fru­tos. Las cla­ves pa­ra cui­dar­lo

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: co­ci­ne­ros ar­gen­ti­nos Fuen­te: cie­la­ria.com

Li­mo­nes to­do el año

Exis­te una va­rie­dad de li­mo­ne­ro que da fru­tos to­do el año, se lla­ma “de las cua­tro es­ta­cio­nes”; se tra­ta de un ár­bol cí­tri­co pe­ren­ne, es de­cir, que no pier­de las ho­jas en in­vierno. Pue­de vi­vir al­re­de­dor de 70 años y al­can­zar una al­tu­ra lí­mi­te de has­ta 7 me­tros. Su flor, el azahar, na­ce de co­lor ro­sa, pe­ro al abrir­se es mag­ní­fi­ca­men­te blan­ca y con un aro­ma in­creí­ble. Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, tie­ne va­rias flo­ra­cio­nes y fru­tos en dis­tin­tos ni­ve­les de ma­du­ra­ción a lo lar­go de los me­ses; sin em­bar­go, pa­ra la pri­me­ra co­se­cha es ne­ce­sa­rio es­pe­rar a que la plan­ta ten­ga en­tre 1 y 3 años de vi­da. Cre­ce muy bien en la tie­rra y también en gran­des ma­ce­tas sin de­ma­sia­do sol, aun­que su po­ten­cia y cre­ci­mien­to pue­de dis­mi­nuir.

Cuan­do se ad­quie­ra un li­mo­ne­ro, lo me­jor es ele­gir uno de 80 cm o más y, co­mo se tra­ta de una plan­ta que cre­ce a par­tir de un in­jer­to, es me­jor com­prar­lo en un vi­ve­ro de con­fian­za, que cer­ti­fi­que que es com­pa­ti­ble con la zo­na don­de se co­lo­ca­rá. Hay que de­ter­mi­nar bien su des­tino fi­nal, de ma­ne­ra que no vuel­va a tras­la­dar­se y per­mi­tir­le un de­sa­rro­llo tran­qui­lo. Lo ideal es que es­té en el sec­tor más so­lea­do o ilu­mi­na­do del pa­tio o jar­dín. Plan­tar­lo en sue­los de tie­rra suel­ta, nun­ca en ar­ci­llo­sos y pro­cu­rar­le un buen dre­na­je.

Si se cul­ti­va en ma­ce­ta, es­ta de­be ser gran­de, te­ner buen dre­na­je, mu­cha luz y tie­rra neu­tra or­gá­ni­ca­men­te en­ri­que­ci­da.

El rie­go de­be ser abun­dan­te, ya que tien­de a la se­que­dad y no hay que per­mi­tir que pier­da su ni­vel de hu­me­dad, so­la­men­te en in­vierno se de­be ra­cio­nar el rie­go pa­ra evi­tar que se con­ge­le.

Cui­dar­lo del frío

Pre­fie­re los cli­mas tem­pla­dos, no re­sis­ten bien las tem­pe­ra­tu­ras muy al­tas o muy ba­jas. Nun­ca de­be ex­po­ner­se a tem­pe­ra­tu­ras in­fe­rio­res a los 3 gra­dos o a vien­tos muy fuer­tes, es muy sen­si­ble a es­tos fac­to­res ex­ter­nos. La re­co­men­da­ción es cu­brir­lo con una te­la po­ro­sa que per­mi­ta la res­pi­ra­ción del ár­bol y man­ten­ga la tem­pe­ra­tu­ra en­tre 17 y 28 gra­dos, la ideal pa­ra su cre­ci­mien­to. La te­la ga­ran­ti­za, que se con­ser­ve un buen ni­vel de hu­me­dad, ge­ne­ra­da por la pro­pia trans­pi­ra­ción de la plan­ta. Co­mo to­do cí­tri­co, no se po­da, sim­ple­men­te se le qui­tan los fru­tos ma­du­ros o es­tro­pea­dos, las ho­jas y las ra­mas se­cas. Si ha cre­ci­do de­ma­sia­do se pue­de po­dar le­ve­men­te en pri­ma­ve­ra, pe­ro úni­ca­men­te si tie­ne más de 4 años.

Por úl­ti­mo, son muy sus­cep­ti­bles a las pla­gas, por lo cual es ne­ce­sa­rio ex­tre­mar los cui­da­dos pa­ra evi­tar que se in­fes­ten de ellas; ne­ce­si­ta ser fu­mi­ga­do con re­gu­la­ri­dad, ya que sus tier­nos bro­tes pue­den des­apa­re­cer en cues­tión de ho­ras. Es im­por­tan­te ha­cer­lo lue­go de re­ti­rar los fru­tos pa­ra que és­tos no ab­sor­ban los quí­mi­cos. De to­das ma­ne­ras es con­ve­nien­te ase­so­rar­se con un es­pe­cia­lis­ta en el te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.