LEC­TU­RA.

Mia - - SUMARIO - Por Loui­se L. Hay* Del li­bro “Sa­na tu cuer­po (vin­ta­ge)”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

So­mos lo que pen­sa­mos

No im­por­ta cuán­to tiem­po ha­ya­mos te­ni­do pau­tas ne­ga­ti­vas, o una en­fer­me­dad, una ma­la re­la­ción, apu­ros eco­nó­mi­cos, u odio a no­so­tros mis­mos: po­de­mos co­men­zar a cam­biar hoy. Los pen­sa­mien­tos que he­mos al­ber­ga­do y las pa­la­bras que he­mos em­plea­do re­pe­ti­da­men­te han crea­do nues­tras ex­pe­rien­cias has­ta es­te mo­men­to. No obs­tan­te, eso es pen­sa­mien­to pa­sa­do, ya lo he­mos te­ni­do. Lo que es­co­ja­mos pen­sar y de­cir hoy, en es­te mo­men­to, crea­rá el ma­ña­na y el pa­sa­do ma­ña­na, la se­ma­na que vie­ne, el mes que vie­ne y el año que vie­ne. La efec­ti­vi­dad del po­der es­tá siem­pre en el mo­men­to pre­sen­te. Aquí es don­de co­men­za­mos a ha­cer cam­bios. Qué idea más li­be­ra­do­ra. Po­de­mos co­men­zar a de­jar mar­char las vie­jas ton­te­rías. Aho­ra mis­mo. El co­mien­zo más in­sig­ni­fi­can­te es ya im­por­tan­te.

Cuan­do be­bés, éra­mos to­do amor y ale­gría. Sabíamos lo im­por­tan­tes que éra­mos, nos sen­tía­mos el cen­tro del uni­ver­so. El be­bé tie­ne una in­men­sa osa­día, pi­de lo que ne­ce­si­ta y ex­pre­sa sus sen­ti­mien­tos sin­ce­ra­men­te. Se ama a sí mis­mo com­ple­ta­men­te, ca­da par­te de su cuer­po, in­clui­das las heces. Sa­be que es per­fec­to.Y ésa es la ver­dad de nues­tro ser.To­do lo de­más son ton­te­rías apren­di­das y se pue­den des­apren­der.

Cuán­tas ve­ces he­mos di­cho: "Yo soy así", o "Las co­sas son así". Lo que en reali­dad que­re­mos de­cir es que eso es "lo que cree­mos que es ver­dad pa­ra no­so­tros". Por lo ge­ne­ral, lo que cree­mos es úni­ca­men­te la opi­nión de otra per­so­na que he­mos acep­ta­do e in­cor­po­ra­do a nues­tro pro­pio sis­te­ma de creen­cias. Al­go que en­ca­ja con las otras co­sas que cree­mos. Si cuan­do éra­mos ni­ños se nos en­se­ñó que el mun­do es un lu­gar te­mi­ble, acep­ta­re­mos co­mo cier­to to­do lo que en­ca­je con esa creen­cia. "No te fíes de los des­co­no­ci­dos", "No sal­gas por la no­che", "La gen­te te en­ga­ña", etc. Por otra par­te, si en los pri­me­ros años de nues­tra vi­da se nos en­se­ñó que el mun­do es un lu­gar se­gu­ro y ale­gre, en­ton­ces cree­re­mos otras co­sas. "El amor es­tá en to­das par­tes", "La gen­te es ama­ble", "Me lle­ga el di­ne­ro con fa­ci­li­dad", etc. La vi­da re­fle­ja nues­tras creen­cias.

Muy ra­ra vez nos sen­ta­mos a cues­tio­nar nues­tras creen­cias. Po­dría pre­gun­tar­me, por ejem­plo: "¿Por qué creo que me re­sul­ta di­fí­cil apren­der? ¿Es cier­to eso? ¿Es cier­to eso pa­ra mí, aho­ra? ¿De dón­de pro­vie­ne esa creen­cia? ¿Lo si­go cre­yen­do por­que en mi pri­mer año de es­cue­la la pro­fe­so­ra me lo re­pi­tió una y otra vez? ¿Es­ta­ría me­jor yo, val­dría más si de­ja­ra esa creen­cia?".

Haz una pau­sa y co­ge al vue­lo tu pen­sa­mien­to. ¿Qué es­tás pen­san­do en es­te pre­ci­so mo­men­to? Si los pen­sa­mien­tos dan for­ma a nues­tra vi­da y ex­pe­rien­cias, ¿te gus­ta­ría que ese pen­sa­mien­to se hi­cie­ra reali­dad pa­ra ti? Si es un pen­sa­mien­to de in­quie­tud o ra­bia o de do­lor o ven­gan­za, ¿cómo crees que vol­ve­rá a ti ese pen­sa­mien­to? Si desea­mos una vi­da di­cho­sa, he­mos de pen­sar pen­sa­mien­tos di­cho­sos. Cual­quier co­sa que en­vie­mos men­tal o ver­bal­men­te vol­ve­rá a no­so­tros en esa mis­ma for­ma.

Tó­ma­te un tiem­po pa­ra es­cu­char las pa­la­bras que di­ces. Si te es­cu­chas de­cir al­go tres ve­ces, es­crí­be­lo: se te ha con­ver­ti­do en pau­ta. Al fi­nal de la se­ma­na mi­ra la lis­ta y ve­rás cómo tus pa­la­bras se con­for­man a tus ex­pe­rien­cias. De­cí­de­te de bue­na ga­na a cam­biar tus pa­la­bras y pen­sa­mien­tos y ob­ser­va cómo cam­bia tu vi­da. La for­ma de con­tro­lar nues­tra pro­pia vi­da es con­tro­lar nues­tra elec­ción de pa­la­bras y pen­sa­mien­tos. Na­die pien­sa en tu men­te sino tú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.