La is­la que lo tie­ne to­do

Pes­ca­do, ca­bri­tos en la mon­ta­ña, la­de­ras lle­nas de hier­bas aro­má­ti­cas y has­ta sal que se pro­du­ce en sus playas. Na­die va al mer­ca­do pa­ra lle­nar la alacena

Mia - - LUGARES DEL MUNDO -

En el ar­chi­pié­la­go grie­go del Do­de­ca­ne­so, en el mar Egeo, hay una pe­que­ña jo­ya: As­ti­pa­lea. En es­ta is­la to­da­vía no exis­te una am­plia in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca. Por eso, tre­pan­do por las rocas, con una ca­nas­ta en la mano se pue­de re­co­ger lo que ofre­ce la ári­da na­tu­ra­le­za: to­mi­llo, sal­via, hi­no­jo ma­rino y, so­bre­to­do, sal. Cuan­do el agua de mar se eva­po­ra bajo el sol abra­sa­dor, que­da una ex­qui­si­ta sal ma­ri­na. "Si uno vi­ve en la is­la, no ha­ce fal­ta com­prar sal", di­ce Bet­ti­na, una mu­jer ale­ma­na que ha­ce mu­chos años emi­gró a es­ta is­la grie­ga. Aun­que es una is­la muy pe­que­ña, con una su­per­fi­cie de so­lo 95 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, As­ti­pa­lea, si­tua­da en el sur del mar Egeo, tie­ne mu­cho que ofre­cer. En la rús­ti­ca ta­ber­na en la pla­ya de Li­va­dia se pre­pa­ran pla­tos tra­di­cio­na­les: en­sa­la­da de arroz con gra­na­das y li­mo­nes ma­ce­ra­dos, tar­ta de do­ra­da fres­ca, una es­pe­cie que los pes­ca­do­res cap­tu­ran to­dos los días.

A los clien­tes les gus­ta es­ta co­ci­na, tan­to a los ha­bi­tan­tes de la is­la co­mo a los tu­ris­tas. Los dos gru­pos se mez­clan en As­ti­pa­lea, cuan­do lle­ga la ho­ra pa­ra to­mar ou­zo, to­dos se jun­tan en una gran me­sa.

To­do el mun­do se co­no­ce, al­go que no es de ex­tra­ñar en una is­la de so­lo 1.100 ha­bi­tan­tes. Sin em­bar­go, en agos­to,

cuan­do los grie­gos tie­nen va­ca­cio­nes, pue­de ocu­rrir que to­das las ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel, en to­tal 5.000 ca­mas, es­tén re­ser­va­das.

El res­to del año está tran­qui­lo y el am­bien­te es aco­ge­dor. El ho­tel más gran­de tie­ne 28 ha­bi­ta­cio­nes y está si­tua­do en una pen­dien­te con vis­tas a Jo­ra, la lo­ca­li­dad más gran­de de la is­la, do­mi­na­da por las rui­nas de una an­ti­gua for­ta­le­za.

"Aquí arri­ba vi­vie­ron en el pa­sa­do cien­tos de per­so­nas pa­ra pro­te­ger­se de los ata­ques de los pi­ra­tas que se des­pla­za­ban por el Me­di­te­rrá­neo", re­la­ta la his­to­ria­do­ra y al­cal­de­sa, Ma­ria Kam­pou­ri. Du­ran­te el día, la gen­te iba a los cam­pos de cul­ti­vo que ha­bían crea­do con for­ma de te­rra­zas en los al­re­de­do­res, en las mon­ta­ñas es­ca­sa­men­te cu­bier­tas de ve­ge­ta­ción. "Mu­chas de esas te­rra­zas aún pue­den ver­se hoy", di­ce Ma­ria. Un au­tén­ti­co ver­gel sel­vá­ti­co se ex­tien­de en­ci­ma de Agios Ioan­nis, una pe­que­ña pla­ya ais­la­da. Allí cre­cen gra­na­das, uvas y man­da­ri­nas y en las mon­ta­ñas ale­da­ñas, sal­via sil­ves­tre.

"Las plan­tas re­ci­ben muy po­ca agua, por­que so­lo llue­ve en ve­rano, si es que llue­ve", di­ce Mohn. Por eso, el sa­bor y el aro­ma son es­pe­cial­men­te in­ten­sos. Ella re­co­ge las hier­bas y to­do lo que da la na­tu­ra­le­za pa­ra ela­bo­rar y ven­der pro­duc-

tos co­mo li­mo­nes ma­ce­ra­dos, chut­neys o mer­me­la­da.

Las abe­jas, en As­ti­pa­lea, dis­fru­tan del to­mi­llo sil­ves­tre, que en al­gu­nos ca­sos cu­bre pen­dien­tes en­te­ras de las mon­ta­ñas. Gior­gios pro­du­ce has­ta el 80 por cien­to de la miel en la is­la. El hom­bre, de unos 80 años, vi­ve en su gran­ja con más de 200 ca­bras y de­ce­nas de ove­jas. Ade­más de miel, fa­bri­ca que­sos de le­che de ca­bra de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­cían sus an­te­pa­sa­dos.

Ade­más de pes­ca­do fres­co y ma­ris­cos, en el me­nú de mu­chas ta­ber­nas fi­gu­ra ca­bri­to. Tam­bién en el pin­to­res­co res­tau­ran­te de Lin­da, si­tua­do jun­to a la pla­ya en Ka­mi­na­kia. De­trás de la ca­sa hay un jar­dín con to­da cla­se de fru­tas, ver­du­ras, hier­bas y uvas.

Lin­da tam­bién ha­ce un vino tin­to dul­ce co­mo el que tra­di­cio­nal­men­te se pro­du­ce en la is­la. En un horno de le­ña ha­ce va­rias ve­ces a la se­ma­na pan que con­di­men­ta con anís. Las ca­bras, que ca­mi­nan por las pen­dien­tes al­re­de­dor de la pla­ya, acu­den vo­lun­ta­ria­men­te a Lin­da cuan­do lle­ga la ho­ra del or­de­ño. Tam­bién ella ha­ce que­so. "Aquí ten­go to­dos los pro­duc­tos pa­ra co­ci­nar", di­ce. Lo que no tie­ne, sim­ple­men­te no exis­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.