La verdad so­bre los hue­vos

Mia - - SUMARIO - Por Pa­blo de la Igle­sia, coau­tor de los li­bros “Pues­ta a pun­to”, Urano, y “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral”, Ke­pler (www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com)

Pa­re­cer ser que la verdad es que los ca­ba­llos a ve­ces es­tán me­jor ali­men­ta­dos que no­so­tros, al­go que sal­ta a la vis­ta ya que se nu­tren con las ex­tra­or­di­na­rias pro­pie­da­des de su prin­ci­pal ali­men­to: la ma­ra­vi­llo­sa al­fal­fa.

Es­ta plan­ta que se ha di­fun­di­do por to­do el pla­ne­ta en las re­gio­nes tem­pla­das es un ali­men­to tra­di­cio­nal pa­ra el ca­ba­llo y el ga­na­do en ge­ne­ral y, co­mo bien di­jo un vie­jo ami­go ve­ge­ta­riano, po­dría­mos de­jar en paz a las va­cas y co­mer­nos no­so­tros la al­fal­fa con mu­cho be­ne­fi­cio pa­ra am­bos.

En­tre sus prin­ci­pios ac­ti­vos se des­ta­can las sa­les mi­ne­ra­les, ta­les co­mo cal­cio, po­ta­sio, hie­rro y fós­fo­ro, ami­noá­ci­dos en can­ti­da­des in­tere­san­tes pa­ra los ve­ge­ta­ria­nos, be­ta­ca­ro­teno y vi­ta­mi­nas C,D, E, K.

En­tre sus gran­des vir­tu­des nu­tri­cio­na­les, se des­ta­ca su ca­pa­ci­dad pa­ra me­jo­rar la sa­lud car­dio­vas­cu­lar; es­to es po­si­ble por sus pro­pie­da­des que van des­de la re­duc­ción de los ni­ve­les de co­les­te­rol has­ta la des­in­to­xi­ca­ción ge­ne­ral de la san­gre. En un tiem­po en que los ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res (ACV) son una ame­na­za la­ten­te, es­ta ma­ra­vi­llo­sa plan­ta nos brin­da una do­sis ex­tra de pro­tec­ción.

En los úl­ti­mos años ha si­do una plan­ta ex­ten­sa­men­te es­tu­dia­da y se ha co­rro­bo­ra­do que pre­sen­ta gran can­ti­dad de pro­pie­da­des me­di­ci­na­les y nu­tri­cio­na­les:

Apor­ta gran can­ti­dad de en­zi­mas, fa­vo­re­cien­do los pro­ce­sos di­ges­ti­vos. Dis­mi­nu­ye los ni­ve­les de co­les­te­rol. Es re­cons­ti­tu­yen­te, de­bi­do a la gran can­ti­dad de nu­trien­tes que apor­ta.

Es un ali­men­to ri­co en vi­ta­mi­na K, por lo cual ac­túa co­mo an­ti­he­mo­rrá­gi­co. Se uti­li­za en ca­sos de he­mo­rra­gias na­sa­les, he­ma­to­mas, san­gra­do va­gi­nal o he­mo­rroi­des.

Au­men­ta la pro­duc­ción de le­che. Ayu­da a ci­ca­tri­zar úl­ce­ras es­to­ma­ca­les y a con­tro­lar la aci­dez.

La pre­sen­cia de mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y ami­noá­ci­dos en for­ma ge­ne­ro­sa la vuel­ve efi­caz en el tra­ta­mien­to de la anemia.

Por la pre­sen­cia de cal­cio y vi­ta­mi­na D, se la uti­li­za co­mo coad­yu­van­te en la pre­ven­ción y tra­ta­mien­to de ar­tri­tis, ar­tro­sis y os­teo­po­ro­sis.

Tam­bién es un diu­ré­ti­co sua­ve cu­ya efi­ca­cia está com­pro­ba­da y ga­ran­ti­za una ven­ta­ja adi­cio­nal cuan­do se la uti­li­za en ca­sos en que la re­ten­ción de lí­qui­dos pue­de agra­var una con­di­ción co­mo reu­ma­tis­mo, ar­tro­sis, go­ta, li­tia­sis re­nal, dia­be­tes, ce­lu­li­tis o ede­mas.

Es un re­co­no­ci­do re­gu­la­dor hor­mo­nal de­bi­do a la pre­sen­cia de iso­fla­vo­nas, por eso, se la uti­li­za con éxi­to pa­ra ali­viar los sín­to­mas de la me­no­pau­sia, el sín­dro­me premenstrual o la en­do­me­trio­sis.

Ac­túa co­mo tó­ni­co del apa­ra­to uri­na­rio de­bi­do a sus pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias y diu­ré­ti­cas por lo que se la uti­li­za co­mo coad­yu­van­te en ca­sos de cis­ti­tis, ne­fri­tis o pros­ta­ti­tis.

Ade­más ¡en­zi­mas!

La ma­yor vir­tud me­di­ci­nal de la al­fal­fa es su ri­que­za en en­zi­mas y clo­ro­fi­la. Las en­zi­mas son los ca­ta­li­za­do­res que con­tro­lan las reac­cio­nes quí­mi­cas de los or­ga­nis­mos vivos, la chis­pa que en­cien­de los pro­ce­sos bio­ló­gi­cos y cum­plen la fun­ción de fa­ci­li­tar la ab­sor­ción de oxí­geno, pro­teí­nas, mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas, ni­tró­geno, etc., que ne­ce­si­ta ca­da cé­lu­la del or­ga­nis­mo. Ade­más, pro­du­cen una gran vi­ta­li­za­ción en to­dos los pro­ce­sos que ne­ce­si­ta rea­li­zar el or­ga­nis­mo pa­ra man­te­ner­lo vi­vo y, en­tre mu­chas de sus fun­cio­nes, hay que sa­ber que en­ve­je­ce­mos y se de­bi­li­tan cier­tos ór­ga­nos cuan­do per­de­mos la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir las can­ti­da­des re­que­ri­das: el pe­lo se cae, la piel co­mien­za a per­der elas­ti­ci­dad y fir­me­za, nos en­fer­ma­mos más fá­cil­men­te.

Las en­zi­mas son un nu­trien­te in­dis-

pen­sa­ble pa­ra la vi­da y se en­cuen­tran en la ma­yo­ría de los ve­ge­ta­les, pe­ro hay que to­mar en cuen­ta que son muy sen­si­bles y pue­den ser fá­cil­men­te des­truí­das por agen­tes irri­tan­tes co­mo dro­gas, co­mi­da cha­ta­rra, adi­ti­vos quí­mi­cos, etc.; ade­más, se des­tru­yen con el ca­lor al ex­ce­der los 50º, de allí la im­por­tan­cia de que por lo me­nos el 50% de nues­tra ra­ción ali­men­ta­ria es­té cons­ti­tui­do por ali­men­tos cru­dos. La al­fal­fa es una fuen­te en­zi­má­ti­ca ex­tra­or­di­na­ria y su consumo en en­sa­la­das, ju­gos o pre­sen­ta­cio­nes nu­tri­cio­na­les es de gran ayu­da pa­ra man­te­ner en­cen­di­do el mo­tor de la vi­da.

La clo­ro­fi­la es la res­pon­sa­ble del co­lor ver­de que tie­nen las plan­tas y el pig­men­to que fa­ci­li­ta el pro­ce­so de fo­to­sín­te­sis que da vi­da al reino ve­ge­tal. Su es­truc­tu­ra mo­le­cu­lar es muy si­mi­lar a la he­mo­glo­bi­na de la san­gre y el hie­rro es el áto­mo cen­tral en es­ta úl­ti­ma y el mag­ne­sio en la clo­ro­fi­la.

Al con­su­mir clo­ro­fi­la lí­qui­da o ali­men­tos que la con­ten­gan de ma­ne­ra es­pe­cial, lo­gra­re­mos una me­jor sa­lud a tra­vés de una bue­na oxi­ge­na­ción de los te­ji­dos, in­mu­ni­dad for­ta­le­ci­da, di­ges­tio­nes más sa­lu­da­bles, pro­tec­ción con­tra el cán­cer y en ge­ne­ral con­tra el de­te­rio­ro de nues­tro cuer­po.

Co­mo re­cur­so me­di­ci­nal, se uti­li­za la plan­ta en­te­ra y pue­de em­plear­se de mu­chas ma­ne­ras:

En­sa­la­da de ho­jas ver­des o ju­go de las mis­mas. Tin­tu­ra: 30 a 40 go­tas, 3 o 4 ve­ces al día. Com­pri­mi­dos: se­gún in­di­ca­ción

del fa­bri­can­te.

Los bro­tes tie­nen al­gu­nas pro­pie­da­des di­fe­ren­cia­das de la ho­ja ver­de ma­du­ra, par­ti­cu­lar­men­te por su plus an­ti­oxi­dan­te y en­zi­má­ti­co, son más fá­ci­les de in­cor­po­rar a la ali­men­ta­ción dia­ria en mu­chos pla­tos.

A LA CO­CI­NA En­sa­la­da de al­fal­fa, gi­ra­sol y arán­da­nos

In­gre­dien­tes: (pa­ra 4 por­cio­nes) 100 g de re­po­llo fi­na­men­te cor­ta­do 150 g de le­chu­gas va­ria­das. 50 g de bro­tes de al­fal­fa 50 g de arán­da­nos. 1 cu­cha­ra­da de se­mi­llas de gi­ra­sol 200 g de que­so de ca­bra en ru­lo 100 g de ce­bo­lla. 6 cu­cha­ra­das de acei­te de oli­va vir­gen ex­tra 2 cu­cha­ra­das de ace­to bal­sá­mi­co. sal ma­ri­na o sal­sa de so­ja a gus­to. Sal­tear la ce­bo­lla cor­ta­da en ju­lia­na y el ajo en una sar­tén y a fue­go mo­de­ra­do. Agre­gar el ace­to bal­sá­mi­co y re­ser­var. Mon­tar la en­sa­la­da con las le­chu­gas, el re­po­llo y el que­so de ca­bra. Sal­sear la pe­ri­fe­ria de es­tos con la vi­na­gre­ta tem­pla­da de ce­bo­lla. Fi­nal­men­te, aña­dir los arán­da­nos, las se­mi­llas de gi­ra­sol y los bro­tes de al­fal­fa.

Arroz con al­fal­fa

In­gre­dien­tes: 4 cu­cha­ra­das de acei­te de oli­va vir­gen ex­tra. 4 ta­zas de ho­jas de al­fal­fa tier­nas. 1/ 4 k de pa­pas. 1/ 4 k de ca­la­ba­za. ce­bo­lla. 1 dien­te de ajo. 1/ 4 k arroz in­te­gral ya­ma­ní. 2 za­naho­rias. 1/ 2 l de cal­do de ver­du­ras o agua.

En una olla, co­lo­car el acei­te de oli­va vir­gen ex­tra y aña­dir las pa­pas, las za­naho­rias cor­ta­di­tas, la ca­la­ba­za, el ajo y la ce­bo­lla pi­ca­da. A con­ti­nua­ción, agre­gar el arroz in­te­gral ya­ma­ní y las ho­jas de al­fal­fa. Re­vol­ver cons­tan­te­men­te y con­di­men­tar a gus­to.

Ju­go

In­gre­dien­tes: 1 taza de ho­jas tier­nas o bro­tes de al­fal­fa. 1 taza de ger­mi­na­do de so­ja. 1 ro­da­ja de pi­ña. ju­go de un li­món. 1 man­za­na ver­de. miel o ste­via en pol­vo a gus­to.

Li­cuar to­do en 1 li­tro de agua pu­ra y lue­go be­ber. No es ne­ce­sa­rio co­lar pues al to­mar el ju­go con to­da su fi­bra fa­ci­li­ta­mos la lim­pie­za del or­ga­nis­mo.

Al­bon­di­gui­tas

In­gre­dien­tes: 6 re­ba­na­das de pan in­te­gral. 2 ce­bo­llas me­dia­nas. 100 g de nue­ces. 1 cu­cha­ra­di­ta de co­mino mo­li­do. 1 pe­lliz­co de ci­lan­tro mo­li­do. 1 taza de bro­tes de al­fal­fa. 1 yo­gur na­tu­ral (pue­de ser de se­mi­llas si no consumimos lác­teos). 1 cu­cha­ra­da de tahín. 1/ 2 pe­pino par­ti­do en tro­ci­tos pe­que­ños. 1 cu­cha­ra­da de sal­sa de so­ja.

En la ba­ti­do­ra, co­lo­car el pan, las ce­bo­llas, las nue­ces, el co­mino y el ci­lan­tro y ba­tir has­ta con­se­guir una ma­sa. Mez­clar con los bro­tes de al­fal­fa. Ha­cer al­bon­di­gui­tas del ta­ma­ño de una nuez y lle­var­las al horno. Pa­ra ha­cer la sal­sa, mez­clar bien el yo­gur, el tahín, el pe­pino y la sal­sa de so­ja.

Por úl­ti­mo, adi­cio­nar el cal­do de ver­du­ras o agua y de­jar her­vir du­ran­te vein­te mi­nu­tos. Por Pa­blo de la Igle­sia*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.