El vi­deo fit­ness que se vie­ne

Des­de una pan­ta­lla, un en­tre­na­dor da la ór­de­nes de­lan­te de un pai­sa­je por el que los que en­tre­nan ha­cen spin­ning. Es lo que se vie­ne en los gim­na­sios pa­ra el año pró­xi­mo

Mia - - SUMARIO -

En la pan­ta­lla, el en­tre­na­dor tie­ne pues­to shorts de jean y una ca­mi­se­ta trans­pi­ra­da. En su mano tie­ne una pe­sa que le­van­ta con tan­ta fa­ci­li­dad que parece de plás­ti­co más que de me­tal. Del otro la­do, a mi­les de ki­ló­me­tros (el su­je­to de la pan­ta­lla se lla­ma Josh Martin y es es­ta­dou­ni­den­se), en Eu­ro­pa, por ejem­plo, otro hom­bre si­gue sus pa­sos son­rien­te.

El con­cep­to que po­si­bi­li­ta que en­tre­na­dor y en­tre­na­do es­tén se­pa­ra­dos por mi­les de ki­ló­me­tros se lla­ma "vir­tual fit­ness" y está ca­da vez más de mo­da, por aho­ra, fue­ra de los lí­mi­tes de Amé­ri­ca la­ti­na. Los vi­deos de en­tre­na­mien­to, al­gu­nos de los cua­les se pro­du­cen en Es­ta­dos Uni­dos, se pro­yec­tan en dis­tin­tos gim­na­sios al­re­de­dor del glo­bo. Du­ran en­tre 30 y 55 mi­nu­tos y con­tem­plan dis­tin­tas ru­ti­nas.

¿Lo me­jor? El pro­fe­sor no fal­ta nun­ca y las po­si­bi­li­da­des de ele­gir en­tre dis­tin­tos ti­pos de cla­se son mu­cho ma­yo­res. En al­gu­nos gim­na­sios se ofre­cen has­ta 400 cur­sos por se­ma­na. Lo peor, mu­chos en­tre­na­do­res de­ja­rán de te­ner tra­ba­jo y al­gu­nos en­tre­na­dos su­fri­rán pro­ble­mas fí­si­cos al no te­ner al­guien que se­pa mi­rán­do­lo pa­ra ad­ver­tir­le ma­las pos­tu­ras.

La idea no es nue­va. En los años '80 y pos­te­rio­res, mi­les de per­so­nas se en­tre­na­ron vien­do vi­deos de Ja­ne Fon­da y Cindy Craw­ford. Pe­ro, aho­ra, las pan­ta­llas son más gran­des, los fon­dos más im­po­nen­tes y los equi­pos de so­ni­do, me­jo­res.

Hay cur­sos con dis­tin­tos gra­dos de di­fi­cul­tad. Los que son pa­ra prin­ci­pian­tes, in­clu­yen ex­pli­ca­cio­nes bien de­ta­lla­das, tan­to vi­sua­les co­mo por au­dio. Ade­más de en­tre­na­mien­tos ae­ró­bi­cos co­mu­nes, tam­bién es po­si­ble ha­cer cur­sos de spin­ning o ci­clis­mo, pan­ta­lla me­dian­te y con es­ce­na­rios im­po­nen­tes: el pro­fe­sor pue­de es­tar, por ejem­plo, pe­da­lean­do des­de el te­cho de un edi­fi­cio en Las Ve­gas.

La em­pre­sa neo­ze­lan­de­sa Les Mills fue un pa­so más allá y ofre­ce pan­ta­llas de 10 me­tros de lar­go y cur­vas pa­ra gim­na­sios. Es­to ha­ce que los ci­clis­tas es­tén ro­dea­dos por la pan­ta­lla por tres la­dos y du­ran­te el en­tre­na­mien­to se sien­tan su­mer­gi­dos en una es­pe­cie de vi­deo­jue­go.Por eso, es­te en­tre­na­mien­to se lla­ma The trip (El via­je). A di­fe­ren­cia de otros, in­clu­ye a un pro­fe­sor de car­ne y hue­so que pe­da­lea con los alum­nos, ex­pli­ca Phi­lip Mills, CEO de la em­pre­sa.

Les Mills cree que los par­ti­ci­pan­tes en­tre­nan de for­ma más in­ten­sa y du­ra cuan­do se dis­traen con la pro­yec­ción. Sin em­bar­go, es­to tam­bién tie­ne sus des­ven­ta­jas; las per­so­nas con po­ca ex­pe­rien­cia en el de­por­te pue­den so­bre­exi­gir­se. Aun­que otros es­pe­cia­lis­tas es­tán con­ven­ci­dos de que la com­bi­na­ción de mú­si­ca y una ins­ta­la­ción de vi­deo mo­ti­van fuer­te­men­te a las per­so­nas.

¿Es po­si­ble que en el fu­tu­ro has­ta los per­so­nal trai­ners apa­rez­can ape­nas en una pan­ta­lla? No es im­po­si­ble: en al­gu­nos gim­na­sios ya se pue­den prac­ti­car mo­vi­mien­tos ais­la­dos con touchs­creens. Sin em­bar­go, por aho­ra es­to fun­cio­na más bien co­mo un com­ple­men­to pa­ra re­for­zar un ejer­ci­cio, pe­ro no reem­pla­za al en­tre­na­dor. Al pa­re­cer, la ten­den­cia es­ta­ría lle­gan­do a es­tas tie­rras el año que vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.