Ali­men­tos an­ti ar tro­sis

¿Qué fun­cio­na con­tra el do­lor y la in­fla­ma­ción? Fru­tos ro­jos, acei­te de pes­ca­do y la co­ci­na me­di­te­rrá­nea

Mia - - SUMARIO -

Arán­da­nos, ananás y ce­re­zas no só­lo son ex­qui­si­tas fru­tas sino que por­drían ayu­dan a evi­tar in­fla­ma­cio­nes. Al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes afir­man que con só­lo co­mer una por­ción de es­tas fru­tas se ac­túa con­tra el ac­né, las in­fec­cio­nes uri­na­rias y dis­tin­tas in­fla­ma­cio­nes.

El consumo exa­ge­ra­do de car­ne y em­bu­ti­dos ge­ne­ra in­fla­ma­cio­nes en el or­ga­nis­mo, so­bre to­do por los áci­dos ara­qui­dó­ni­cos pre­sen­tes en la car­ne ro­ja. A las per­so­nas que su­fren de ar­tri­tis reuma­toi­dea, por ejem­plo, se les acon­se­ja sa­car­los de su die­ta. Otros mé­di­cos re­co­mien­dan a sus pa­cien­tes con ar­tri­tis to­mar cáp­su­las de acei­te de pes­ca­do, ya que con­tie­nen áci­dos gra­sos Ome­ga 3.

Un es­tu­dio del mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción ale­mán, Olaf Adam, arro­jó que las in­fla­ma­cio­nes y do­lo­res de pa­cien­tes con ar­tri­tis ba­ja­ban si no in­ge­rían más de 90 mi­li­gra­mos de áci­do ara­qui­dó­ni­co por día. Sin em­bar­go se tra­tó de un es­tu­dio re­la­ti­va­men­te pe­que­ño, en­tre 60 pa­cien­tes. De acuer­do con el mis­mo es­tu­dio, les iba aún me­jor si to­ma­ban cáp- su­las de acei­te de pes­ca­do.

La con­clu­sión es que si bien es­tas sus­tan­cias no cu­ran es­ta en­fer­me­dad de las ar­ti­cu­la­cio­nes, que fun­cio­na a tra­vés de otros me­ca­nis­mos, una bue­na ali­men­ta­ción pue­de ali­viar al­gu­nos sín­to­mas.

Las cáp­su­las de acei­te de pes­ca­do no se to­man só­lo pa­ra la ar­tri­tis, sino en ge­ne­ral pa­ra cual­quier ti­po de in­fla­ma­ción. Sin em­bar­go, es­to tam­bién es con­tro­ver­ti­do. Aun­que cien­tí­fi­cos pu­die­ron com­pro­bar el efec­to pro­tec­tor de los áci­dos Ome­ga 3 an­te los pri­me­ros sín­to­mas de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, otros in­ves­ti­ga­do­res en Co­rea del Sur de­ter­mi­na­ron lo con­tra­rio. Mien­tras los cien­tí­fi­cos se po­nen de acuer­do, los mé­di­cos re­co­mien­dan in­cluir pes­ca­do dos ve­ces por se­ma­na en la die­ta, ya que es ri­co en io­do y pro­teí­nas. El pes­ca­do es una par­te im­por­tan­te de la ali­men­ta­ción me­di­te­rrá­nea que con­sis­te en ver­du­ras, fru­tas, acei­te de oli­va, pro­duc­tos de grano en­te­ro y nue­ces. Es­ta ali­men­ta­ción no só­lo es bue­na en ca­sos de go­ta, sino tam­bién en ca­sos de dia­be­tes y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Ade­más, ayu­da a man­te­ner un buen pe­so y pre­ve­nir en­fer­me­da­des.

Un es­tu­dio bau­ti­za­do Predimed (Pre­ven­ción con Die­ta Me­di­te­rrá­nea), rea­li­za­do en Es­pa­ña en­tre 2003 y 2010, en 11 hos­pi­ta­les, en Es­pa­ña y en­tre 7.447 hom­bres y mu­je­res en­tre 55 y 80 años arro­jó que quie­nes se ate­nían a la die­ta me­di­te­rrá­nea su­frían mu­chos me­nos in­far­tos de co­ra­zón y apo­ple­gías que otros hom­bres y mu­je­res que no la res­pe­ta­ban. Lo cier­to es que mu­chas en­fer­me­da­des son cau­sa­das por una ali­men­ta­ción ri­ca en azú­ca­res y gra­sas, lo que ge­ne­ra so­bre­pe­so. Si se ba­ja de pe­so y se si­gue una die­ta aun­que sea si­mi­lar a la me­di­te­rrá­nea, hay bue­nas chan­ces de man­te­ner el pe­so y evi­tar en­fer­me­da­des. Las fru­tas y ver­du­ras no só­lo tie­nen mu­chas vi­ta­mi­nas sino que ade­más son po­bres en sal, osea que son idea­les pa­ra las per­so­nas con pro­ble­mas de pre­sión. El con­se­jo es con­su­mir 650 gra­mos de ver­du­ras y fru­tas por día, es decir, tres por­cio­nes o 400 gra­mos de ver­du­ras y dos por­cio­nes o 250 gra­mos de fru­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.