Los DT siem­pre sal­tan pri­me­ro

Es una ley no es­cri­ta: sin re­sul­ta­dos, el téc­ni­co se va. Una ten­den­cia que es­te año se pro­fun­di­zó en Pri­me­ra Di­vi­sión.

Mundo D - - PÁGINA DELANTERA - Pa­blo Gi­let­ta pgi­let­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Es re­cu­rren­te el di­cho de que el fút­bol ar­gen­tino se con­vir­tió en una “pi­ca­do­ra de car­ne”. Y los en­tre­na­do­res, se sa­be, son los pri­me­ros en pa­sar por ahí, por aque­llo de que es más fá­cil cam­biar a uno de pan­ta­lón lar­go que a los 11 que sa­len a ju­gar con los cor­tos. Des­de siem­pre, la es­ta­bi­li­dad con­trac­tual de los téc­ni­cos ge­ne­ra dis­cu­sio­nes en­tre quie­nes acep­tan las re­glas del jue­go tal co­mo es­tán plan­tea­das, am­pa­ra­dos en la “ti­ra­nía de los re­sul­ta­dos”, y los que de­fien­den los cada vez más inexis­ten­tes “pro­yec­tos de tra­ba­jo a lar­go pla­zo”. No es un te­ma nue­vo, pe­ro sí se ha pro­fun­di­za­do en es­te úl­ti­mo tiem­po.

Sin ir más le­jos, du­ran­te 2016, tras un cer­ta­men cor­to y la mi­tad de uno lar­go en Pri­me­ra Di­vi­sión, só­lo seis de los di­rec­to­res téc­ni­cos que ini­cia­ron el año di­ri­gien­do a sus equi­pos lo­gra­ron man­te­ner su tra­ba­jo, con la sal­ve­dad de que Quil­mes des­pi­dió a su en­tre­na­dor (Al­fre­do Gre­lak) y des­pués lo vol­vió a con­tra­tar. Es de­cir que, de los 31 equi­pos que pa­sa­ron por Pri­me­ra Di­vi­sión es­te año (in­clu­yen­do al des­cen­di­do Ar­gen­ti­nos Ju­niors y al as­cen­di­do Ta­lle­res), 26 su­frie­ron al me­nos un cam­bio de en­tre­na­dor.

Uno de los ca­sos más em­ble­má­ti­cos es el de Lu­cas Ber­nar­di, quien co­men­zó el 2016 di­ri­gien­do a Ne­well’s. Des­pués fue con­tra­ta­do por Ar­se­nal, don­de es­tu­vo só­lo du­ran­te cin­co jor­na­das, y cie­rra el año pre­sen­ta­do co­mo nue­vo DT de Go­doy Cruz.

Las ex­cep­cio­nes son Es­tu­dian­tes, que man­tu­vo a Nel­son Vi­vas; La­nús, con Jor­ge Al­mi­rón; Pa­tro­na­to, di­ri­gi­do por Rubén Da­río Fo­res­te­llo; Ri­ver Pla­te, que ra­ti­fi­có a Mar­ce­lo Ga­llar­do; y el Ta­lle­res de Frank Da­río Ku­del­ka.

Si só­lo con­ta­bi­li­za­mos las 14 fe­chas que se lle­van dispu­tadas del Tor­neo In­de­pen­den­cia, hu­bo 19 téc­ni­cos (Clau­dio Úbe­da, Eduar­do Do­mín­guez, Ch­ris­tian Bas­se­das, Fer­nan­do Qui­roz, Ga­briel Schu- rrer, Ser­gio Ron­di­na, Leo­nar­do Ma­de­lón, Juan Ma­nuel Az­con­zá­bal, Car­los Ma­yor, Ariel Ho­lan, Esteban Gon­zá­lez, Ri­car­do Ca­ru­so Lom­bar­di, Pa­blo La­va­llén, Ch­ris­tian Díaz, Eduar­do Cou­det, Se­bas­tián Mén­dez, Ga­briel Mi­li­to, Ri­car­do Zie­lins­ki y Ber­nar­di) que de­ja­ron su car­go. In­só­li­to.

Dis­tin­tas reali­da­des

La ne­ce­si­dad de ga­nar tor­nó his­té­ri­co al fút­bol, no só­lo en Ar­gen­ti­na. No obs­tan­te, aquí el fe­nó­meno es más pal­pa­ble.

En Ita­lia, uno de los paí­ses en los que ri­ge la obli­ga­to­rie­dad de pa­gar el con­tra­to com­ple­to a los DT despedidos, 60 téc­ni­cos pa­sa­ron por los clu­bes de la Se­ria A du­ran­te el quin­que­nio 2011-2015. En ese mis­mo lap­so la Bun­des­li­ga ale­ma­na con­su­mió 48 en­tre­na­do­res y la Li­ga Es­pa­ño­la, 43. Ni ha­blar de la Pre­mier Lea­gue in­gle­sa (registra ca­sos úni­cos co­mo el del es­co­cés Alex Fer­gu­son, que es­tu­vo 27 años al fren­te del Man­ches­ter Uni­ted, o el del fran­cés Ar­se­ne Wen­ger, que lleva 19 en el Ar­se­nal) que tu­vo 35 re­le­vos du­ran­te esos cin­co años, y la Li­gue 1 de Fran­cia, con só­lo 22 cam­bios.

¿Qué nú­me­ros ofre­ció la má­xi­ma ca­te­go­ría de nues­tro fút­bol en el mis­mo pe­río­do? A fi­nes del año pa­sa­do, un in­for­me que pu­bli­có el dia­rio La Na­ción es­ta­ble­ció que fue­ron 192 en­tre fi­jos e in­te­ri­nos, los DT ocu­pa­ron al me­nos una vez el ban­co de su­plen­tes en los 33 equi­pos que en esos cin­co años pa­sa­ron por la “A”.

Só­lo por to­mar un ejem­plo: Ne­well’s tu­vo 13 en­tre­na­do­res des­de 2011 a la fe­cha. La con­tra­ta­ra es Bel­grano, que só­lo tu­vo tres (Zie­lins­ki, Gon­zá­lez y Ma­de­lón). Aun­que to­dos los cam­bios se die­ron es­te año, son me­nos que los que pa­sa­ron por Bar­ce­lo­na, con cin­co (Pep Guar­dio­la, Ti­to Vi­la­no­va, Jordi Rou­ra, Mar­tino y Luis En­ri­que), y Real Ma­drid, con cua­tro (Jo­sé Mou­rin­ho, Car­lo An­ce­lot­ti, Ra­fa Be­ní­tez y Zi­ne­di­ne Zi­da­ne).

El con­flic­to, úl­ti­ma op­ción

A me­dia­dos de 2013, la Aso­cia­ción de Téc­ni­cos del Fút­bol Ar­gen­tino (At­fa) lo­gró la apro­ba­ción del Con­ve­nio Co­lec­ti­vo de Tra­ba­jo N° 662/13, en con­for­mi­dad con la AFA. El ar­tícu­lo 10 del con­ve­nio ha­ce re­fe­ren­cia al ré­gi­men de con­tra­ta­ción de en­tre­na­do­res y, más es­pe­cí­fi­ca­men­te, a los de­re­chos y obli­ga­cio­nes de las par­tes lue­go de una res­ci­sión uni­la­te­ral.

Tex­tual­men­te, se­ña­la que “ha­bien­do trans­cu­rri­do un mí­ni­mo de seis me­ses des­de la fir­ma, los clu­bes po­drán res­cin­dir el con­tra­to in­di­vi­dual de tra­ba­jo con el di­rec­tor téc­ni­co”, siem­pre y cuan­do ha­ya fi­na­li­za­do un tor­neo y se en­cuen­tren al día “en el pa­go de las obli­ga­cio­nes con­traí­das en el con­tra­to”. Pe­ro tam­bién es­pe­ci­fi­ca que, “en ca­so de res­ci­sión an­tes de la fi­na­li­za­ción del tor­neo, el di­rec­tor téc­ni­co ten­drá de­re­cho a per­ci­bir los ru­bros de con­tra­to has­ta la fi­na­li­za­ción de di­cho tor­neo y no po­drá el di­rec­tor téc­ni­co re­gis­trar nue­vo víncu­lo con­trac­tual has­ta la fi­na­li­za­ción del tor­neo que se tra­te”; al­go que, en la prác­ti­ca, no se cum­ple.

“El club que no abo­ne la to­ta­li­dad de los emo­lu­men­tos adeu­da­dos al di­rec­tor téc­ni­co con mo­ti­vo de la res­ci­sión an­ti­ci­pa­da no po­drá con­tra­tar y/o re­gis­trar nue­vo con­tra­to con otro DT pa­ra cum­plir la mis­ma fun­ción”, tam­bién se­ña­la el con­ve­nio. Y agre­ga: “Si quien res­cin­die­ra uni­la­te­ral­men­te el con­tra­to con an­te­rio­ri­dad a su fi­na­li­za­ción fue­ra el di­rec­tor téc­ni­co, no po­drá re­gis­trar nue­vo con­tra­to has­ta la fe­cha pactada en el mis­mo”. Otra uto­pía.

El gre­mio pre­ten­de que el pró­xi­mo con­ve­nio sea su­pe­ra­dor y obli­gue a los clu­bes a pa­gar la to­ta­li­dad del con­tra­to de los DT en ca­so de rup­tu­ra an­ti­ci­pa­da, co­mo ocu­rre en al­gu­nas de las gran­des li­gas eu­ro­peas. Pe­ro tam­po­co hay ga­ran­tías de que esa sea la so­lu­ción. La reali­dad es que nin­gún en­tre­na­dor quie­re col­gar­se el car­tel de “con­flic­ti­vo”. Las 30 pla­zas en Pri­me­ra, aun­que se in­cre­men­ta­ron, si­guen sien­do un lu­gar ape­te­ci­ble pa­ra cual­quier egre­sa­do de la es­cue­la de téc­ni­cos.

Mar­ce­lo Ga­llar­do. Es uno de los cin­co DT que se man­tu­vo en 2016.

Ber­nar­di. Pa­só por Ne­well’s y Ar­se­nal. Aho­ra en Go­doy Cruz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.