La gam­be­ta no se to­ca

Mundo D - - FUTBOL - En­ri­que Vi­van­co Des­de aden­tro evi­van­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Es bueno sa­ber que a par­tir del cuar­to Ba­lón de Oro de Cris­tiano Ro­nal­do, la es­té­ti­ca del fút­bol no ha sido en­jui­cia­da. En con­tra de lo que po­día su­po­ner­se, tras arri­mar­se a los cin­co tro­feos de Lio­nel Mes­si, el por­tu­gués, in­vo­lun­ta­ria­men­te, la ha exal­ta­do.

Así lo ex­pre­san hasta los dia­rios ma­dri­le­ños, tan afi­nes a la Ca­sa Blan­ca, que des­de cuan­do se su­po la de­ci­sión del dia­rio Fran­ce Foot­ball, a par­tir de la vo­ta­ción de pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do, in­ten­tan po­ner­le lí­mi­te al acer­ca­mien­to del lu­so.

Lo di­cen sus fo­ris­tas, que en bue­na can­ti­dad, po­nen las gam­be­tas a sal­vo; lo di­cen sus co­le­gas, que exal­tan sus pa­ses mi­li­mé­tri­cos; lo di­ce la mis­ma pren­sa, que, al ver­lo lan­zar cu­chi­llos afi­la­dos al án­gu­lo o cons­truir poe­mas de 30 me­tros en cin­co, seis, sie­te se­gun­dos, pa­re­cen ha­ber reaco­mo­da­do, a su mo­do, el po­dio. Para mu­chos, aun­que sien­ta el ace­cho, Mes­si es­tá a sal­vo.

En esa pos­tu­ra no se de­du­ce el gus­to per­so­nal de mi­llo­nes de per­so­nas por trans­for­mar a uno o el otro en el nú­me­ro uno. En to­do ca­so, lo que es­tá en dis­cu­sión, es el gol y los me­dios uti­li­za­dos para lo­grar­lo.

Es sa­bi­do que Cris­tiano es el gol. O lo que lo su­pera, la am­bi­ción de­sen­fre­na­da de gol y sus con­se­cuen­cias. To­dos sus ges­tos tie­nen ese fin. Y con­ti­nua­men­te pa­re­ce exal­tar­los. Se va­le de su ca­rre­ra, de su freno, de su po­de­ro­so re­ma­te, de su ca­be­za­zo para lo­grar­lo. Po­ne to­do su fí­si­co en ese ob­je­ti­vo y lo con­si­gue. Y de in­me­dia­to gi­ra so­bre sí, abre sus bra­zos y en­fren­ta el “7” de su dor­sal a la gen­te que lo acla­ma. Y lo go­za.

Cris­tiano Ro­nal­do ganó es­te año que ter­mi­na ca­si to­do lo que ju­gó. Con su club, des­de la Cham­pions Lea­gue hasta el Mun­dial de Clu­bes; y con su se­lec­ción por­tu­gue­sa, la hasta aho­ra nun­ca con­se­gui­da Eu­ro­co­pa. Egó­la­tra, di­ce no que­rer de­te­ner­se en el ca­mino para ver ga­nar a otros. De nue­vo cer­ca de Mes­si, se­gui­rá dan­do ba­ta­lla.

El ro­sa­rino no le res­pon­de des­de la ver­bo­rra­gia. Y a par­tir de las me­da­llas, le ha con­tes­ta­do con aus­te­ri­dad. Su­per­co­pas de Eu­ro­pa y de España y la Li­ga es­pa­ño­la han sido su co­se­cha. Qui­zá sea po­co para tan­to pa­sa­do.

Lo que Mes­si sí ha de­ja­do es­ta­ble­ci­do es que, al mar­gen de los tí­tu­los y de los go­les de Cris­tiano Ro­nal­do, el va­lor del jue­go por sí mis­mo y para el bien del equi­po, tie­ne el mis­mo va­lor o es­tá por so­bre esas co­sas.

Mes­si le hi­zo de ti­ro li­bre ese gol im­po­si­ble a Es­ta­dos Uni­dos en la Copa Amé­ri­ca de es­te año, tal co­mo pu­do ha­ber­lo lo­gra­do Cris­tiano Ro­nal­do des­de 25 me­tros a pe­lo­ta pa­ra­da y an­te cual­quier otro ri­val. Y tam­bién con­vir­tió al­gu­nos otros go­la­zos con ba­lón en mo­vi­mien­to, o ter­mi­nan­do ju­ga­das ini­cia­das por él mis­mo va­rias de­ce­nas de me­tros atrás, en zo­nas des­de las que el arco se ve le­jano y de­ma­sia­do pro­te­gi­do.

Es­to último es lo que pre­ci­sa­men­te la gen­te va­lo­ra y pa­re­ce de­jar a sal­vo en­tre es­tos dos ex­tra­or­di­na­rios ju­ga­do­res. Aun en la in­men­si­dad del San­tia­go Ber­na­béu o en la fas­tuo­si­dad de cual­quier otro es­ta­dio lo que se pre­ser­va es lo que to­da­vía (aun­que ca­da vez me­nos) se si­gue vien­do en los es­ca­sos po­tre­ros de Cór­do­ba y en los del mun­do: la ha­bi­li­dad, la in­ven­ti­va, la ins­pi­ra­ción. O lo que es lo mis­mo, ese es­pa­cio que ca­da par­ti­do deja abier­to para la ma­gia y el asom­bro y que la ma­yo­ría de las ve­ces no tie­ne ho­no­res de na­die.

El pró­xi­mo 9 de enero la Fifa en­tre­ga­rá el pre­mio “The Best” al me­jor ju­ga­dor de 2016. Es­ta vez vo­ta­rán fut­bo­lis­tas (los ca­pi­ta­nes de las se­lec­cio­nes na­cio­na­les) y en­tre­na­do­res (de se­lec­cio­nes). Si se res­pe­tan las vuel­tas olím­pi­cas, Cris­tiano Ro­nal­do ha­rá do­ble­te. Si se va­lo­ran otros as­pec­tos del jue­go, Mes­si ten­drá su re­van­cha.

Al mar­gen de las es­pe­cu­la­cio­nes, en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas, afor­tu­na­da­men­te, pa­re­ce ha­ber que­da­do re­suel­to el di­le­ma. Por lo que ha opi­na­do la gen­te, por en­ci­ma de to­do, bien se pue­de de­cir que “la gam­be­ta no se to­ca”.

El pró­xi­mo 9 dE EnEro la FiFa En­trE­ga­rá El prE­mio “thE BEst” al mE­jor dE 2016. vo­ta­rán ca­pi­ta­nEs y dt dE sE­lEc­cio­nEs.

En Ro­sa­rio. Mes­si se reunió con com­pa­ñe­ros de la cla­se ‘87 de Ne­well’s.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.