La “T” y Ku­del­ka pue­den ele­gir tran­qui­los sus fu­tu­ros

Mundo D - - FÚTBOL - Joa­quín Bal­bis jbal­bis@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

F rank Da­río Ku­del­ka sin­te­ti­zó a la per­fec­ción el sen­ti­mien­to del hincha de Ta­lle­res tras la de­rro­ta del vier­nes fren­te a Gim­na­sia y Es­gri­ma La Plata en el es­ta­dio Ma­rio Al­ber­to Kem­pes.

Su con­cep­to: “es cier­to que to­da­vía res­tan dos par­ti­dos, pe­ro que­da el sa­bor amar­go de que qui­zá es­tá­ba­mos pa­ra más” re­fle­ja la sen­sa­ción de mu­chos sim­pa­ti­zan­tes de la “T” en es­te cie­rre de la tem­po­ra­da, en es­pe­cial lue­go de la caí­da fren­te a los pla­ten­ses (que se su­mó a la su­fri­da la fe­cha an­te­rior fren­te a Tem­per­ley), que com­pli­có las chan­ces del equi­po de cla­si­fi­car­se a la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na 2018.

Por es­tos días, qui­zá en ho­ras, se co­no­ce­rá si el en­tre­na­dor con­ti­núa al fren­te del pri­mer equi­po al­bia­zul, car­go en el cual co­men­zó a tra­ba­jar en enero de 2015. Se­rán las reunio­nes en­tre el pre­si­den­te Andrés Fas­si y Ku­del­ka (quie­nes ha­rán las eva­lua­cio­nes so­bre lo pa­sa­do y los aná­li­sis so­bre el fu­tu­ro) las que de­ter­mi­na­rán si el ci­clo se re­nue­va o lle­ga a su fin des­pués de dos años y me­dio en los cua­les las ale­grías y los ob­je­ti­vos cum­pli­dos ga­na­ron por go­lea­da. Pue­de su­ce­der que una de las par­tes o am­bas con­si­de­ren que lle­gó el mo­men­to de la se­pa­ra­ción y que se­guir ca­da uno su ca­mino sea lo me­jor pa­ra el club de ba­rrio Jar­dín. Sin em­bar­go, eso ba­jo nin­gún as­pec­to in­va­li­da­rá to­do lo bueno que el téc­ni­co y la ins­ti­tu­ción cons­tru­ye­ron jun­tos.

Lo que su­ce­da se­ría en­ten­di­ble des­de cual­quier pun­to de vis­ta. Los que apa­re­cen po­co com­pren­si­bles son cier­tos cues­tio­na­mien­tos que se per­ci­ben pa­ra con es­te pe­río­do de­por­ti­vo en Pri­me­ra cu­yos ges­to­res fue­ron la di­rec­ti­va en­ca­be­za­da por Fas­si y el cuer­po téc­ni­co que li­de­ra Ku­del­ka. Tam­bién en ese re­su­men acer­tó el DT: “Si al prin­ci­pio de la tem­po­ra­da le pre­gun­tá­ba­mos a 10 per­so­nas có­mo nos iba a ir, nue­ve de­cían que ten­dría­mos que pe­lear el des­cen­so. No me quie­ro jus­ti­fi­car, por­que, re­pi­to, no es­toy con­for­me. Pe­ro la ver­dad es esa”.

Ni el fa­na­tis­mo más pro­fun­do pue­de ig­no­rar que la “T” vol­vió a ju­gar en Pri­me­ra des­pués de 12 años de tran­si­tar los sen­de­ros tor­tuo­sos de la B Na­cio­nal y el Ar­gen­tino/Fe­de­ral A, y que se ase­gu­ró la per­ma­nen­cia en la má­xi­ma ca­te­go­ría sin in­con­ve­nien­tes, a lo cual hay que su­mar­le que aún tie­ne chan­ces de in­gre­sar a una co­pa. Esos mé­ri­tos so­bran pa­ra ser cau­tos, más allá de la de­ci­sión que se to­me, la cual los pro­ta­go­nis­tas pue­den ele­gir tran­qui­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.