Es­tu­diar, cla­ve en el fút­bol

En Ta­lle­res y en Bel­grano hay muy po­cos ca­sos de fut­bo­lis­tas no es­co­la­ri­za­dos. La reite­ra­ción de las ma­las no­tas pue­de de­ri­var en no ju­gar el fin de se­ma­na. Su fu­tu­ro va mu­cho más allá del fút­bol.

Mundo D - - PÁGINA DELANTERA - En­ri­que Vi­van­co evi­van­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El pro­pó­si­to no es só­lo po­ner un ju­ga­dor en la can­cha. En los úl­ti­mos años, Ta­lle­res y Bel­grano han re­for­za­do esa va­lo­ra­ble ten­den­cia que pro­mue­ve la for­ma­ción in­te­gral de sus ju­ve­ni­les. Pa­ra los dos clu­bes ya no só­lo va­le ver a sus chi­cos fes­te­jar un gol o evi­tar uno en su pro­pio ar­co. Va­le, tam­bién, tan­to co­mo ser la fi­gu­ra en un par­ti­do, una bue­na no­ta en Ma­te­má­ti­ca o en His­to­ria y un buen con­cep­to por su com­por­ta­mien­to en la es­cue­la.

Ca­si sin di­fe­ren­cias, a esa va­lo­ra­ción la lle­van a la prác­ti­ca en los Cen­tros de For­ma­ción, tal co­mo se de­no­mi­nan las re­si­den­cias en las que ha­bi­tan los ju­ga­do­res: se le­van­tan bien tem­prano y desa­yu­nan. Sa­len en co­lec­ti­vos es­pe­cial­men­te con­tra­ta­dos y lle­gan al pre­dio de Vi­lla Es­quiú o al de la ave­ni­da cir­cun­va­la­ción. El en­tre­na­mien­to in­clu­ye las ta­reas en el gim­na­sio, de aná­li­sis de vi­deos y en el cam­po de jue­go. Lue­go del ba­ño, lle­ga el al­muer­zo, y des­pués el tras­la­do a las es­cue­las en las que se edu­can. El re­gre­so a ca­sa con­tem­pla la me­rien­da y las ta­reas es­co­la­res. La ce­na los une en la me­sa y los mi­nu­tos pos­te­rio­res sir­ven pa­ra el diá­lo­go o pa­ra ter­mi­nar los de­be­res. El cuer­po can­sa­do los con­vo­ca a la ca­ma. El día si­guien­te se­rá igual de mo­vi­do y de exi­gen­te.

Ser­gio Ma­gliano, coor­di­na­dor de di­vi­sio­nes in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les de Bel­grano, di­ce: “El club de­fi­nió sus va­lo­res ins­ti­tu­cio­na­les ba­jo el le­ma ‘Bue­nas per­so­nas, bue­nos ju­ga­do­res’. Bel­grano quie­re que, al mar­gen de in­ten­tar que les va­ya bien en el fút­bol, pue­dan es­tu­diar pa­ra que en el fu­tu­ro pue­dan te­ner una pro­fe­sión”.

Su par en Ta­lle­res es Car­los Ra­na­lli. Apun­ta: “Pa­ra ser ju­ga­dor de eli­te hay que sa­ber en­ten­der el jue­go; por lo tan­to, los chi­cos de­ben es­tar ca­pa­ci­ta­dos in­te­lec­tual y aca­dé­mi­ca­men­te pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo. Por eso hay que con­te­ner­los y es­ti­mu­lar­los pa­ra que es­tu­dien”.

En Ta­lle­res y Bel­grano hay muy po­cos ca­sos de fut­bo­lis­tas no es­co­la­ri­za­dos. Ca­da club tie­ne un con­ve­nio con es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos, que con­tem­plan en­tre 15 y 20 via­jes que pa­ra ju­gar rea­li­zan a otras pro­vin­cias du­ran­te el año. No hay pre­ben­das pa­ra los chi­cos de sus Cen­tros de For­ma­ción; el ni­vel de exi­gen­cia es si­mi­lar al de los otros alum­nos.

Con­ten­ción ne­ce­sa­ria

Un gru­po de per­so­nas, in­te­gra­do por psi­co­pe­da­go­gos, asis­ten­tes so­cia­les y pro­fe­so­res, se en­car­gan de brin­dar­le apo­yo a los alum­nos, y de te­ner con­tac­to con los pa­dres pa­ra in­for­mar­les el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co de sus hi­jos.

¿Tie­nen pro­ble­mas en Fí­si­ca? Allí es­tá un pro­fe­sor pa­ra des­pe­jar las du­das. ¿Hay al­gún in­con­ve­nien­te de aten­ción en cla­se o de con­vi­ven­cia con otro alumno? Los psi­co­pe­da­go­gos se en­car­gan de asis­tir­los.

Ade­más de sa­tis­fa­cer to­das las ne­ce­si­da­des de los pi­bes que vi­ven en su pen­sión ubi­ca­da en ba­rrio Ipo­ná, Bel­grano le ofre­ce el al­muer­zo en la can­ti­na de Vi­lla Es­quiú a más de 40 ju­ve­ni­les que re­si­den en la ca­sa de sus pa­dres, pe­ro que lue­go del en­tre­na­mien­to ma­tu­tino de­ben tras­la­dar­se rá­pi- da­men­te a la es­cue­la.

Ra­na­lli agre­ga: “To­do lo que ha­cen los chi­cos lo sa­ben los pa­dres, a los cua­les con­vo­ca­mos ca­da vez que es ne­ce­sa­rio. Lo ha­ce­mos pa­ra in­for­mar­les de su ren­di­mien­to es­co­lar o por cual­quier otra mo­ti­vo que sea de in­te­rés pa­ra la fa­mi­lia”.

La ta­rea de Ta­lle­res y de Bel­grano en el área edu­ca­ti­va no mi­ra su pro­pio om­bli­go: las dos ins­ti­tu­cio­nes ofre­cen al­ter­na­ti­vas muy in­tere­san­tes a sus hin­chas y a to­da la so­cie­dad. En las de­pen­den­cias de la Bou­ti­que de ba­rrio Jar­dín, y por un acuer­do con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción pro­vin­cial, se dic­tan ci­clos de ter­mi­na­li­dad edu­ca­ti­va, a tra­vés de los cua­les las per­so­nas pue­den ter­mi­nar el ci­clo se­cun­da­rio. Lo mis­mo ocu­rre en el Gi­gan­te de ba­rrio Al­ber­di, en el que se ofre­cen pro­gra­mas edu­ca­ti­vos de sa­lud, edu­ca­ción se­xual y se­gu­ri­dad, y en don­de tam­bién fun­cio­na­rá des­de agos­to pró­xi­mo, y por un acuer­do con la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba, una es­cue­la de ofi­cios a tra­vés de la cual se dic­ta­rán cur­sos de elec­tri­ci­dad y de al­ba­ñi­le­ría.

Ma­gliano y Ra­na­lli sos­tie­nen que cla­ra­men­te se ob­ser­va una po­lí­ti­ca in­clu­si­va de los clu­bes, que los acer­ca a la so­cie­dad y con­vo­ca a sus in­te­gran­tes. Mien­tras tan­to, fo­men­ta el es­tu­dio y la ocu­pa­ción del tiem­po li­bre de sus ju­ga­do­res, y los ad­vier­te so­bre la reite­ra­ción de las ma­las no­tas. No ju­gar el fin de se­ma­na pue­de ser el “cas­ti­go”. Es una ma­ne­ra de se­ña­lar­les que su fu­tu­ro va mu­cho más allá del fút­bol, la fa­ma y el di­ne­ro.

(PREN­SA BEL­GRANO)

Aten­tos al “pro­fe”. Los tres chi­cos de las in­fe­rio­res de Bel­grano es­tán bien aten­tos a lo que di­ce el pro­fe­sor. Cla­ve pa­ra ren­dir me­jor.

(MAR­TÍN BAEZ)

Por una bue­na no­ta. Au­gus­to Schol­te, 17 años, la­te­ral de­re­cho. Joa­quín Bláz­quez, 16 años, ar­que­ro y es­col­ta. Am­bos de Ta­lle­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.