“Uno siem­pre tra­ta de es­tar pre­pa­ra­do...”

Ja­vier Saiz, ala pi­vo­te sur­gi­do en el Hin­dú Club cor­do­bés, es la gra­ta re­ve­la­ción de la se­lec­ción ar­gen­ti­na.

Mundo D - - BÁSQUETBOL - Wal­ter Kan­ki wkan­ki@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Aun­que se pa­sa­ba ho­ras y ho­ras ju­gan­do, ya sea en el Juan Ma­nuel Ro­bles o en el mis­mí­si­mo Ate­nas, el Ja­vier Saiz de 15 años no sa­bía cuán­to le gus­ta­ba el bás­quet­bol. Lo su­po re­cién cuan­do se vio obli­ga­do a ale­jar­se de las can­chas, por una le­sión de ti­bia y pe­ro­né de la pier­na derecha que le im­po­si­bi­li­tó co­rrer, sal­ta y ti­rar. Un per­can­ce que, a su vez, le dio el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra trans­for­mar sus pa­sio­nes. “Ima­gi­na­te que es­tu­ve un año pa­ra­do. Ahí fue cuan­do real­men­te su­pe cuán­to que­ría es­to”, cuen­ta el ex Hin­dú Club, quien vol­vió a la se­lec­ción ma­yor, en Cór­do­ba y con su gen­te.

El cor­do­bés, de 23 años, es una de las gra­tas sor­pre­sas de es­ta nue­va era que tran­si­ta la Al­bi­ce­les­te que ano­che ju­gó en el Or­feo. Es uno de los tan­tos chi­cos Sub 26 que aso­man co­mo la re­no­va­ción. Sin em­bar­go, y más allá de las bue­nas ac­tua­cio­nes, –qui­zás has­ta “por en­ci­ma de las ex­pec­ta­ti­vas”, se­gún re­mar­ca–, sa­be que la cla­ve es­tá en man­te­ner los pies en la tie­rra y en apro­ve­char es­ta con­cen­tra­ción a mo­do de apren­di­za­je, en fun­ción de po­ten­ciar su desa­rro­llo. “Cuan­do uno es chi­co, le queda ab­sor­ber to­do. To­mar mal al­gún con­se­jo, a es­ta edad, es ser son­so”, repite, mien­tras ha­bla con

Mun­do D so­bre su buen pre­sen­te.

–Aho­ra te to­ca ju­gar en Cór­do­ba, con un es­ce­na­rio qui­zás im­pen­sa­do por el pro­ta­go­nis­mo que ad­qui­ris­te den­tro del equi­po. ¿Có­mo es­tás con eso?

–Es­toy muy con­ten­to por co­mo el equi­po vie­ne cre­cien­do. En lo per­so­nal, ca­paz que cuan­do co­men­zó el tor­neo no lo pen­sa­ba tan­to, y se fue dan­do. Pri­me­ro con la le­sión de Luis (Sco­la) y des­pués por­que las co­sas me sa­lie­ron bien. Uno siem­pre tra­ta de es­tar pre­pa­ra­do... Es lin­do que las co­sas sal­gan bien.

–Hu­bo un vo­to de con­fian­za tam­bién de Ser­gio Her­nán­dez...

–Sí, to­tal­men­te. Tam­bién to­le­ran­do los erro­res, eso ha­ce que uno se sien­ta có­mo­do den­tro de la can­cha.

En pleno desa­rro­llo

La his­to­ria de Saiz lue­go del epi­so­dio an­tes men­cio­na­do es real­men­te ver­ti­gi­no­sa. Ya en las fi­las del Hin­dú Club, una ins­ti­tu­ción que, se­ña­la, tie­ne “al­go es­pe­cial”, al lo­grar con­fluir la pu­re­za de un club de ba­rrio con el pro­fe­sio­na­lis­mo que de­man­da la al­ta com­pe­ten­cia, su cre­ci­mien­to fue en al­za. “Tu­ve la suer­te de es­tar en ese club y po­der ir cre­cien­do es­ca­lón a es­ca­lón. A los 17 que­dé en una se­lec­ción aso­cia­ti­va, ahí no­más en la de la Fe­de­ra­ción y lue­go en la ju­ve­nil ar­gen­ti­na”, ex­pli­ca. Fue con ese seleccionado con el que dis­pu­tó el Mun­dial de Re­pú­bli­ca Che­ca. Ahí se cru­zó con Ni­co­lás Ca­sa­lán­gui­da, quien lue­go se con­ver­ti­ría en el ar­tí­fi­ce de su lle­ga­da a la Li­ga Na­cio­nal. “Ha­blé con ‘Ni­co’ ha­ce un par de años pa­ra bus­car al­gún con­se­jo y lo que me di­jo me con­ven­ció de ir a Re­ga­tas de Co­rrien­tes”, apun­ta.

Ya co­mo ju­ga­dor de Li­ga, el ala pi­vo­te tu­vo una gran ex­pe­rien­cia el año pa­sa­do co­mo par­te de la pre­se­lec­ción que ter­mi­nó dispu­tan­do los Jue­gos Olím­pi­cos de Río. “Pri­me­ra con­cen­tra­ción. Lle­gué, sa­lu­dé a to­dos y en un mis­mo lu­gar es­ta­ban Gi­nó­bi­li, No­cio­ni, Del­fino y Sco­la... cuan­do me acer­co y lo sa­lu­do a ‘Ma­nu’, me da la mano y me di­ce ‘¿Qué tal?, (soy) Ema­nuel’, in­creí­ble”, cuen­ta.

Y aun­que en aque­lla opor­tu­ni­dad no que­dó en­tre los se­lec­cio­na­dos, ya se ha­bía in­te­gra­do al sis­te­ma. En es­ta con­vo­ca­to­ria su rol es dis­tin­to, por­que ya es par­te del gru­po prin­ci­pal, in­clu­so te­nien­do im­por­tan­tes mi­nu­tos y to­man­do de­ci­sio­nes tras­cen­den­tes en el re­sul­ta­do de un par­ti­do, co­mo fue el doble agó­ni­co con el que lle­vó el par­ti­do an­te Ca­na­dá, en Bahía Blan­ca, a su­ple­men­ta­rio. Man­te­nien­do la me­su­ra, a pro­pó­si­to de es­te pre­sen­te y de la im­por­tan­cia de te­ner a un re­fe­ren­te den­tro del plan­tel co­mo Sco­la, se­ña­la: “Es­ta vez el cre­ci­mien­to es ma­yor, mu­cho más im­por­tan­te por­que tu­ve mu­cho ro­ce con Luis. Ju­ga­mos en la mis­ma po­si­ción y to­dos los días era de­fen­der­lo... apren­der, por eso fue más es­pe­cial. Y con re­la­ción al desem­pe­ño, siem­pre es la idea po­der apor­tar. Sé que no voy a ha­cer nin­gu­na co­sa ma­ra­vi­llo­sa, no me des­vi­vo por te­ner nin­gu­na sú­per ac­tua­ción”.

Un pi­be co­mún

Más allá de es­tar al tan­to de al­gún re­sul­ta­do, o de po­der ver al­gún par­ti­do del bás­quet­bol eu­ro­peo, Ja­vier no se con­si­de­ra un fa­ná­ti­co. Tam­po­co si­gue las es­ta­dís­ti­cas, un apar­ta­do que siem­pre es­tá ata­do a su de­por­te. Más bien se de­fi­ne co­mo un chi­co “nor­mal”, al que le gus­ta leer, el ae­ro­mo­de­lis­mo y la elec­tró­ni­ca. “To­da­vía, cuan­do pue­do, le doy una mano a mi viejo, con al­gu­na co­sa del tra­ba­jo”, cuen­ta.

Tie­ne dos hermanos, Pau­la y Fa­bián, tam­bién ju­ga­dor, que lo tie­ne co­mo un re­fe­ren­te. De he­cho, Ja­vier in­di­ca que ca­da vez que pue­de le gus­ta en­tre­nar jun­tos. Tie­ne cua­tro años me­nos y ya ju­gó la Li­ga de Desa­rro­llo con Olím­pi­co de La Ban­da. Ellos, jun­to a su pa­pá Juan y su ma­má Cris­ti­na, via­jan a ver­lo ca­da vez que tie­ne opor­tu­ni­dad o lo re­ci­ben cuan­do es­tá de gi­ra por la pro­vin­cia con el equi­po co­rren­tino.

To­dos es­tán pre­sen­tes es­te fin de se­ma­na en el Or­feo, en la de­fi­ni­ción de la Ame­ri­Cup. Tam­bién lle­ga­ron sus ami­gos del club, de los cuá­les no se ol­vi­da, y muy por el con­tra­rio tie­ne en cuen­ta.

“No te ima­gi­nás los sa­lu­dos de ex­com­pa­ñe­ros y ami­gos que he re­ci­bi­do. Es lin­do y dis­fru­to con­tes­tan­do to­do. No me mo­les­ta, pa­ra na­da”, cuen­ta y lue­go trae un dato que grá­fi­ca ese com­pro­mi­so pa­ra con los su­yos. “An­tes de co­men­zar la con­cen­tra­ción pu­di­mos jun­tar­nos con al­gu­nos de los chi­cos, a compartir un asa­do y con­tar anéc­do­tas”, con­tó.

Así tran­si­tó las ho­ras previas a su apa­ri­ción en el par­qué del do­mo cor­do­bés, con mu­cho en­tu­sias­mo –“aun­que sin pre­sión”, afir­ma– pe­ro tam­bién con mu­cha me­su­ra. Aquel chi­co que apa­re­ció en Hin­dú, sa­be que es­to re­cién co­mien­za y que su em­pe­ño pue­do ser una in­vi­ta­ción a la con­ti­nui­dad en el equi­po na­cio­nal.

(SER­GIO CE­JAS)

En cre­ci­mien­to. El cor­do­bés, de 23 años, apro­ve­chó su opor­tu­ni­dad por la le­sión de Sco­la y ayer pu­do mos­trar­se. Hi­zo 19 pun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.