Vi­de­la ha­bla de su desafío en Ins­ti­tu­to

Mundo D - - PÁGINA DELANTERA - Her­nán Lau­rino hlau­rino@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Eze­quiel Vi­de­la vol­vió y quie­re de­mos­trar que es­tá bien. Ha­bla de su de­ci­sión de vi­da y de cómo llegarán al de­but.

Amy lo mi­ra fi­jo a los ojos y mien­tras se le es­ca­pan unas lá­gri­mas lan­za la fra­se que se­rá de­ter­mi­nan­te. De­mo­le­do­ra. Y que obli­ga­rá a Eze­quiel Vi­de­la a to­mar de­ci­sio­nes en su vi­da.

Su hi­ja Amy va a decirle aho­ra, ya mis­mo, es­tas pa­la­bras, en for­ma de pre­gun­ta, que cam­bia­rán to­do:

“Pa­pá, ¿por qué te­ne­mos que es­tar le­jos de los abue­los, los tíos y los pri­mos? ¿Por qué no po­de­mos es­tar acá, con ellos?”.

En­ton­ces, el Eze­quiel Vi­de­la pa­pá cam­bia­rá el rum­bo de la ca­rre­ra del Eze­quiel Vi­de­la fut­bo­lis­ta.

Pa­ra los que lo co­no­cen y se cria­ron jun­to a él en Cos­quín, no se­rá na­da ex­tra­ño. “El Mono”, un apo­do que lo acom­pa­ña des­de ni­ño, no es un ti­po co­mún. Y mu­cho me­nos tie­ne “ca­be­za de fut­bo­lis­ta”.

“El Eze­quiel na­ció sien­do un vie­jo, co­mo le de­ci­mos no­so­tros. Ya cuan­do era chi­co pa­re­cía ser el her­mano ma­yor de to­dos no­so­tros. Pa­ra él lo ma­te­rial es se­cun­da­rio. Es un ti­po de otra épo­ca”, lo de­fi­ne uno de sus ín­ti­mos, que pre­fie­re no ser nom­bra­do.

Pa­ra Vi­de­la cual­quier ofre­ci­mien­to de equi­pos de Pri­me­ra Di­vi­sión con ju­go­sos con­tra­tos puede que­dar de la­do cuan­do sa­be que su hi­ja no se­rá fe­liz. Y así se­rá.

Ra­cing de Ave­lla­ne­da, don­de era (y es) ído­lo y dón­de sa­lió cam­peón, de­ci­dió que su tiempo en el club ha­bía pa­sa­do. Que era “pres­cin­di­ble”.

En­ton­ces, ese com­bo (la de­ci­sión del club y el pe­di­do de su ni­ña) lle­vó a Eze­quiel a to­mar la de­ter­mi­na­ción de vol­ver­se a Cór­do­ba.

Re­cha­zó pro­pues­tas de equi­pos de Pri­me­ra y aguar­dó si­len­cio­sa­men­te que Ins­ti­tu­to le vol­vie­ra a abrir las puer­tas.

No se fue bien del club en la tem­po­ra­da 2011/12, es cier­to. Un en­cono per­so­nal con la di­ri­gen­cia de esa épo­ca lo hi­zo sa­lir de la ins­ti­tu­ción de un mo­do que no era el su­yo.

Pe­ro el tiempo ce­rró las he­ri­das, aun­que al “Mo­ni­to” la es­pi­na de ese as­cen­so que no se pu­do dar le que­dó gra­ba­da a fue­go.

“Siem­pre me de­cía que iba a vol­ver, que te­nía la es­pi­na cla­va­da. Que si Ins­ti­tu­to lo iba a bus­car, iba a de­cir que sí. Y así fue… Co­mo es él, de palabra”, lo de­fi­ne otro de sus cer­ca­nos. Aho­ra, ha­bla Vi­de­la

“Es­toy muy con­ten­to en es­te re­gre­so a Ins­ti­tu­to, es­ta­mos tra­ba­jan­do muy du­ro con el cuer­po téc­ni­co y los chi­cos. To­dos sa­be­mos cómo es es­ta épo­ca de prepa- ra­ción. Pe­ro ya va­mos su­man­do más mi­nu­tos de pe­lo­ta, con par­ti­dos amis­to­sos y eso es muy im­por­tan­te. Es­ta­mos ar­man­do un lin­do gru­po, que tam­bién es un pun­to muy va­lio­so y al­go clave pa­ra lo que se vie­ne. Va a ser un tor­neo muy complicado, muy di­fí­cil. Y no­so­tros te­ne­mos que es­tar pre­pa­ra­dos des­de los pies has­ta la ca­be­za. Va a ser un tor­neo muy com­ple­jo, ca­da uno de­be asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad y te­ne­mos que ex­plo­tar al má­xi­mo nues­tro po­ten­cial. Pa­ra eso es­ta­mos tra­ba­jan­do”, le di­ce Vi­de­la a Mun­do D.

La tar­de so­lea­da en el pre­dio de La Agus­ti­na lo tie­ne a Eze­quiel en­tre­nan­do a pleno, pe­ro tam­bién dán­do­se ese es­pa­cio pa­ra dis­fru­tar. Por eso char­la con to­dos sus com­pa­ñe­ros y acon­se­ja a los que vie­nen sur­gien­do.

Co­mo esa char­la que tu­vo con “Na­cho” An­to­nio an­tes del par­ti­do fren­te a Ri­ver por Co­pa Ar­gen­ti­na, en la in­ti­mi­dad del ho­tel. “Un par de ho­ras an­tes del par­ti­do con Ri­ver lo fui a bus­car a su ha­bi­ta­ción y le pe­dí al­gu­nos con­se­jos. Eze­quiel es un fe­nó­meno, me di­jo dos o tres co­sas que no me las ol­vi­do más. Me ayu­dó mu­cho des­de que lle­gó”, cuen­ta el pro­pio An­to­nio.

A sus 29 años, Vi­de­la to­da­vía es un ju­ga­dor jo­ven, con es­pa­cio pa­ra ju­gar cuatro o cin­co años más en el má­xi­mo ni­vel.

Pe­ro de­ci­dió vol­ver a Cór­do­ba y esa mis­ma de­ci­sión abrió un de­ba­te y los ru­mo­res de siem­pre: “Es­tá de vuel­ta”; “De­be es­tar ro­to”; “Ya no se de­be po­der ni mover”.

Los mi­nu­tos que ju­gó an­te Ri­ver y los amis­to­sos han de­ja­do en cla­ro que Vi­de­la es­tá “in­tac­to”, co­mo afir­man en el cuer­po téc­ni­co de Ga­briel Gómez.

“En lo per­so­nal me sien­to muy bien, bien fí­si­ca­men­te. Es­tu­ve un tiempo lar­go con un pa­ra­te por la de­ci­sión que ha­bía to­ma­do yo de ve­nir­me pa­ra Cór­do­ba. Trans­cu- rrie­ron va­rios días du­ran­te esos tiempos bu­ro­crá­ti­cos, co­mo se po­dría de­cir, que du­ró mi sa­li­da de Ra­cing de Ave­lla­ne­da y la lle­ga­da a Ins­ti­tu­to. Ha­bía va­rios te­mas que re­sol­ver pa­ra lo­grar mi sa­li­da. Y fue­ron días don­de tam­bién es­tu­ve pen­san­do mu­cho, re­fle­xio­nan­do. Tra­tan­do de es­tar con los míos. Ya pa­só esa épo­ca de mi­ni va­ca­cio­nes y me sien­to muy bien, con mu­chas ga­nas y bien des­de lo fí­si­co”, acla­ra “el Mo­ni­to”. –¿Con qué Vi­de­la se va a en­con­trar el hin­cha de Ins­ti­tu­to?

–Creo que el hin­cha de Ins­ti­tu­to se va a en­con­trar con un Vi­de­la más ma­du­ro, más vie­ji­to tam­bién (ri­sas), pe­ro ten­go más ex­pe­rien­cia y eso te ayu­da a re­sol­ver mu­chas co­sas. Es otra eta­pa de mi ca­rre­ra, pe­ro me sien­to pre­pa­ra­do. Si no, no es­ta­ría acá. Yo es­toy desean­do que las co­sas sal­gan de la mejor ma­ne­ra. Vi­ne a su­mar co­mo vi­nie­ron to­dos y oja­lá que sal­ga to­do bien. Ten­go la sen­sa­ción que se es­tá ar­man­do un lin­do gru­po y va­mos a lu­char por ese pre­mio que que­re­mos to­dos, que es el as­cen­so. –¿Qué co­sas sen­tís que han cam­bia­do en tu jue­go?

–El tiempo y los años me han da­do al­gu­nas ma­ñas más, tam­bién ju­gar en Pri­me­ra te ha­ce un ju­ga­dor dis­tin­to, con otros re­cur­sos. En lo fí­si­co me fal­ta to­da­vía un po­co pa­ra es­tar en mi ple­ni­tud. Y tam­bién sol­tar­me al­go más con la pe­lo­ta, por una cues­tión ló­gi­ca de tiempos de tra­ba­jos. To­dos sa­be­mos el con­tra­tiem­po que su­fri­mos y lo que sig­ni­fi­có te­ner que ju­gar con­tra Ri­ver en las con­di­cio­nes que es­tá­ba­mos. Pe­ro lo afron­ta­mos con mu­cha dig­ni­dad. Se­guir su­man­do unos mi­nu­tos más de fút­bol nos van a ve­nir bár­ba­ro pa­ra lle­gar a la pri­me­ra fe­cha en una bue­na for­ma.

–Los que te co­no­cen afir­man que te­nés una es­pi­na cla­va­da en Ins­ti­tu­to… ¿Es así?

–Sin­ce­ra­men­te, es­toy muy an­sio­so de que co­mien­ce es­te cam­peo­na­to. Por­que quie­ro hacer un buen pa­pel des­de lo per­so­nal en es­te re­gre­so a Ins­ti­tu­to. Ya lo di­je, ten­go una es­pi­na cla­va­da y quie­ro de­mos­trar que es­toy bien, que pue­do dar­le co­sas a es­te club, al que es­toy agra­de­ci­do por con­fiar en mí y dar­me es­ta nueva opor­tu­ni­dad. En­tien­do que la gen­te tam­bién es­tá muy an­sio­sa y oja­lá le po­da­mos cumplir. Voy a dar­lo to­do pa­ra que así sea. Aquí, Cos­quín Los más de 50 ki­ló­me­tros que aho­ra lo “acer­can” a Vi­de­la a su ciu­dad na­tal, son otra in­yec­ción de áni­mo pa­ra Eze­quiel, que tie­ne en su pue­blo su gran refugio. El lu­gar don­de es­tán sus afec­tos y la gen­te con la que más có­mo­do se sien­te. Só­lo fal­ta allí su pa­pá “Ca­cho”, quien no es­tá fí­si­ca­men­te pe­ro igual lo acom­pa­ña. “Mu­cha gen­te no se ima­gi­na lo im­por­tan­te que es pa­ra mí es­tar cer­ca de la fa­mi­lia, de mi Cos­quín. He­mos vi­vi­do tiempos di­fí­ci­les úl­ti­ma­men­te, con co­sas muy di­fí­ci­les de ex­pli­car que pa­san en to­do el mun­do. Y uno si va­lo­ra­ba la fa­mi­lia y el tiempo que pa­sa con ellos, ahí em­pe­zás a va­lo­rar el do­ble. Ten­go mi nena, Amy, de ocho años, que su­fre mu­cho la ida de los fa­mi­lia­res, la dis­tan­cia… Me ha pe­di­do es­tar más cer­ca de la fa­mi­lia y pa­ra mi fue al­go muy fuer­te, que me obli­gó a re­pen­sar mu­chas co­sas”, cuen­ta.

“Con­si­de­ro que si bien es­ta es la ca­rre­ra que uno ha­ce, que es cor­ta, y que tie­ne es­tas co­sas co­mo la par­te ne­ga­ti­va, que son sa­cri­fi­cios que se de­ben hacer, te­nía que ha­cer­lo por ella. Y to­mé es­ta de­ci­sión. Al­gu­nos me en­ten­de­rán y otros no. Pe­ro pa­ra mí la fa­mi­lia es al­go muy im­por­tan­te. Aho­ra veo a mi nena fe­liz y eso me lle­na. A mí tam­bién me ha­ce muy bien es­tar cer­ca de mis her­ma­nos, de mi vie­ja, de la fa­mi­lia de mi se­ño­ra (tam­bién son de Cos­quín)… Oja­lá que sal­ga to­do bien en es­ta apues­ta que hi­ci­mos. Es­to es fút­bol, des­pués va­mos a em­pe­zar a re­ne­gar, a su­frir co­mo se su­fre en ca­da cam­peo­na­to, en ca­da par­ti­do. Pe­ro creo que cer­ca de la fa­mi­lia y de los ami­gos, tie­ne otro sa­bor. Oja­lá sal­ga to­do bien, por­que no le quie­ro fa­llar ni a ellos ni a Ins­ti­tu­to”.

(PE­DRO CASTILLO)

Se pre­pa­ra con to­do. Eze­quiel Vi­de­la tra­ba­ja a pleno en el pre­dio de La Agus­ti­na pa­ra lle­gar a su mejor for­ma. El cuer­po téc­ni­co lo ve muy bien. Lle­ga­rá “OK” al de­but.

Las que es­tán siem­pre. Vi­de­la jun­to a su mu­jer Ca­ro­li­na y su hi­ja Amy, que se­ría clave en es­te re­gre­so a Ins­ti­tu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.