Más allá de la lo­ca­lía

Mundo D - - FÚTBOL - En­ri­que Vi­van­co evi­van­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El pre­si­den­te de La­nús, Ni­co­lás Rus­so, di­jo que el que quie­re ju­gar en la Bom­bo­ne­ra es Jor­ge Sam­pao­li. El di­ri­gen­te se re­fe­ría al pe­di­do de tras­la­do de la lo­ca­lía de la se­lec­ción ar­gen­ti­na pa­ra el de­ci­si­vo en­cuen­tro an­te Pe­rú por las eli­mi­na­to­rias sud­ame­ri­ca­nas.

No ha­bla­ría muy bien de Sam­pao­li si es­to fue­se cier­to. O, al me­nos, de su ni­vel de con­fian­za ha­cia sus jugadores, bas­tan­te per­di­dos en al­gu­nos tra­mos del par­ti­do an­te Ve­ne­zue­la. Po­dría su­po­ner­se que al en­tre­na­dor de­bió pa­re­cer­le po­co el alien­to de las 60 mil per­so­nas que asis­tie­ron esa no­che al Mo­nu­men­tal. O que se­gu­ra­men­te el ren­di­mien­to del equi­po me­jo­ra­rá con otros co­lo­res en el ce­men­to que cir­cun­da el cam­po de jue­go.

El ro­sa­rino pro­ba­ble­men­te pen­sa­rá que la ar­qui­tec­tu­ra bo­quen­se ten­drá el ca­rác­ter in­fa­li­ble que tu­vo has­ta ha­ce un buen tiempo: la de tras­la­dar su es­pí­ri­tu opre­sor al alma dé­bil de los vi­si­tan­tes, tal co­mo su­ce­día ha­ce 30, 40 o 50 años, cuan­do los ad­ver­sa­rios pa­re­cían sen­tir fuer­te la ame­na­za la­ten­te de un des­em­bar­co tri­bu­ne­ro.

Si es así, po­drá de­cir­se que Sam­pao­li se ha que­da­do en el tiempo; que su evo­lu­ción co­mo di­rec­tor téc­ni­co es con­tra­dic­to­ria con su pen­sa­mien­to un tan­to ar­cai­co, si es que con­si­de­ra que una se­lec­ción ri­val, de al­ta com­pe­ten­cia, ape­chu­ga­rá, aflo­ja­rá, sen­ti­rá miedo por re­ci­bir tan­ta hos­ti­li­dad so­bre sus ca­be­zas.

Ha­ce mu­chos años que no hay ta­les evidencias de ma­ne­ra sos­te­ni­da. Los mis­mos Bo­ca Ju­niors y Ri­ver Pla­te des­de ha­ce ra­to no son in­fran­quea­bles en su pro­pia ca­sa. En su mo­men­to lo ex­pe­ri­men­ta­ron Bel­grano y Ta­lle­res, y tan­tos más que pu­die­ron com­pro­bar que así co­mo “el cés­ped tiem­bla” an­te el ace­le­ra­do la­ti­do xe­nei­ze, tam­bién hay res­qui­cios co­mo pa­ra me­ter al­gún gri­to ajeno de fe­li­ci­dad por un buen re­sul­ta­do.

Es­to tam­bién le ca­be a Bel­grano, tras el emo­ti­vo y va­lo­ra­ble re­gre­so a su ca­sa, y a pro­pó­si­to de los “cin­co tiros en la ca­be­za” del que ha­bló Lu­cas Acos­ta, en re­la­ción a lo di­cho por Se­bas­tián Méndez, so­bre lo que ha­brá que dar­les a sus jugadores pa­ra que pue­dan ce­der pun­tos en su re­no­va­do re­duc­to.

La des­me­su­ra del ejem­plo ex­pli­ca el va­lor que el hin­cha y los jugadores de Bel­grano le dan a ju­gar en el Gigante. En es­tos tiempos de po­ca co­se­cha, de fla­cos ren­di­mien­tos, el arrai­go a lo pro­pio pa­re­ce ser el re­me­dio ca­se­ro que mejora re­sul­ta­dos y exor­ci­za to­do lo ma­lo que le ha pa­sa­do en los úl­ti­mos me­ses.

Pe­ro hay un lí­mi­te a esa creen­cia, mu­chas ve­ces con­ver­ti­da en cá­ba­la o en el su­pues­to re­cur­so in­fa­li­ble pa­ra de­rro­tar am­bi­cio­nes ex­ter­nas. Ese lí­mi­te es lo pro­pio, lo que ca­da ju­ga­dor puede ofre­cer y lo que jun­to a otros pue­den en­tre­gar co­mo equi­po.

Al mar­gen del triun­fo, ge­nuino y muy fes­te­ja­do, a la par de su­fri­do y tra­ba­ja­do, Bel­grano vol­vió a ex­po­ner sus gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra ar­mar jue­go, pa­ra ge­ne­rar al­ter­na­ti­vas que da­ñen a su ri­val, pa­ra sostener la tal ne­ce­sa­ria pos­tu­ra do­mi­nan­te, que sur­ge des­de lo aními­co por ju­gar de lo­cal, pe­ro que ne­ce­sa­ria­men­te de­be sos­te­ner­se en sus vir­tu­des fut­bo­lís­ti­cas.

Bien pu­do San Mar­tín de San Juan ha­ber ano­ta­do un gol en los pri­me­ros 45 mi­nu­tos, an­te un equi­po errá­ti­co, ner­vio­so y con pro­ble­mas de­fen­si­vos. Con lo jus­to, sin so­brar­le na­da, más por ga­rra que por otro va­lor, Bel­grano equi­li­bró el trá­mi­te y pu­do ga­nar­lo.

El “no ju­ga­mos bien” de Méndez al fi­nal del par­ti­do, es la mejor res­pues­ta a un sá­ba­do inusual, de gran im­pac­to vi­sual y emo­cio­nal, que des­de lo ra­cio­nal de­be de­jar la en­se­ñan­za de que no só­lo con el tem­pe­ra­men­to se su­ma­rán pun­tos. Al­gu­nas in­di­vi­dua­li­da­des de­ben apa­re­cer y el equi­po tie­ne que me­jo­rar pa­ra no de­pen­der tan­to de la men­ta­da lo­ca­lía.

SI SAM­PAO­LI CREE QUE CAM­BIAN­DO DE CAN­CHA SU SE­LEC­CIÓN PUEDE ME­JO­RAR, LA CLA­SI­FI­CA­CIÓN AL MUN­DIAL CO­RRE MU­CHO MÁS PE­LI­GRO.

(RA­MI­RO PE­REY­RA)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.