Epi­fa­nio lle­va el gol en su nom­bre

El de­lan­te­ro pa­ra­gua­yo, que le dio el triun­fo al Pi­ra­ta en su re­gre­so a Al­ber­di, dis­fru­ta el mo­men­to y se emo­cio­na. An­tes, to­do le cos­tó de­ma­sia­do. Su his­to­ria y la pre­dic­ción de Méndez: “Es­ta­ba es­cri­to que le to­ca­ría a él”.

Mundo D - - FÚTBOL + SUPERLIGA - Pa­blo Gi­let­ta pgi­let­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Hay una res­pues­ta fi­sio­ló­gi­ca a las emo­cio­nes ex­tre­mas. Lo que lla­ma­mos “piel de ga­lli­na” o “piel de li­ja” es la con­trac­ción in­vo­lun­ta­ria de los fo­lícu­los pi­lo­sos, lo que pro­vo­ca que el pe­lo se le­van­te so­bre la piel. En gua­ra­ní, to­da esa ex­pli­ca­ción se re­su­me en una palabra: “che­pi­rim­ba”. Y esa fue, jus­ta­men­te, la palabra que eli­gió Epi­fa­nio García pa­ra ex­pli­car sus sen­sa­cio­nes des­pués de lo vi­vi­do el sá­ba­do, du­ran­te la vic­to­ria 1-0 an­te San Mar­tín de San Juan, en el re­gre­so de Bel­grano a Al­ber­di.

“Me de­ja­ron bo­quia­bier­to con el re­ci­bi­mien­to. Che­pi­rim­ba sen­tí. To­do lo que me ha­bían con­ta­do fue lo que vi­ví en el es­ta­dio. Fue ma­ra­vi­llo­sa la gen­te que nos fue a apo­yar. Es­toy muy agra­de­ci­do”, di­jo el de­lan­te­ro pa­ra­gua­yo, na­ci­do ha­ce 25 años, quien es­tá vi­vien­do su pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue­ra de su país. La mis­ma sen­sa­ción fue la que des­cri­bió cuan­do el cro­nis­ta de Ra­dio Su­quía le hi­zo es­cu­char su gol, en el re­la­to de Ma­tías Bar­zo­la.

Su ti­mi­dez a la hora de de­cla­rar no tie­ne na­da que ver con lo que mos­tró en el cam­po de jue­go, don­de se lo vio muy par­ti­ci­pa­ti­vo y no dio nin­gu­na pe­lo­ta por per­di­da. La char­la del de­lan­te­ro con

em­pie­za ha­cien­do hin­ca­pié en esas con­di­cio­nes, que Epi­fa­nio ase­gu­ra son co­mu­nes en­tre sus com­pa­trio­tas.

–¿Cómo es eso? ¿Los pa­ra­gua­yos “me­ten” más que el res­to?

–Sin sub­es­ti­mar a na­die, pa­ra mí te­ne­mos una ven­ta­ja ge­né­ti­ca. Por na­tu­ra­le­za, me­te­mos mu­cho, va­mos a to­das y ha­ce­mos di­fe­ren­cia.

Una his­to­ria de su­pera­ción

“Pa­sé por mu­chos mo­men­tos muy di­fí­ci­les, que pre­fie­ro no re­cor­dar. Lle­gar a ser un fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal ha si­do un ca­mino complicado. Pe­ro lo con­se­guí. Se­gu­ra­men­te en Pa­ra­guay es­tán muy con­ten­tos por mí, por­que me si­guen siem­pre, en to­da mi ca­rre­ra”, di­ce Epi­fa­nio. Y las lá­gri­mas aso­man sin permiso.

Vie­ne de una fa­mi­lia muy hu­mil­de, de un pe­que­ño pue­bli­to lla­ma­do Sa­pu­cai. Su pa­dre, pe­se a ser un no­ta­ble de­lan­te­ro en las li­gas ama­teurs, no tu­vo la po­si­bi­li­dad de pro­bar suer­te en el fút­bol pro­fe­sio­nal. Y se que­dó en el pue­blo, ha­cien­do ho­nor al ofi­cio de car­pin­te­ro, que su hi­jo tam­bién apren­dió. “Cuan­do vuel­vo, lo ayu­do. Él siem­pre me de­cía que fue­ra pa­ra ade­lan­te con el fút­bol y aquí es­ta­mos”, con­tó.

García hi­zo in­fe­rio­res en Ce­rro Por­te­ño, don­de lo de­ja­ron li­bre. Fi­chó en Gua­ra­ní en 2016, pe­ro an­tes de ga­nar­se un lu­gar fue ce­di­do al Ful­gen­cio Ye­gros de Ñemby, un club de se­gun­da di­vi­sión. Allí hi­zo mu­chos goles, lo que le dio la opor­tu­ni­dad en Gua­ra­ní, don­de hi­zo goles im­por­tan­tes en el tor­neo lo­cal y en la Co­pa Li­ber­ta­do­res. Lle­gó a Bel­grano a prés­ta­mo por un año, con la bue­na re­co­men­da­ción de Da­niel Gar­ne­ro, su úl­ti­mo en­tre­na­dor en Pa­ra­guay. Pe­ro, en una de sus pri­me­ras prác­ti­cas, su­frió un gol­pe en el hom­bro que lo mar­gi­nó de los amis­to­sos de pre­tem­po­ra­da.

–¿Cómo fue­ron esos pri­me­ros días?

–Di­fí­ci­les, por­que no pu­de avan­zar con el res­to, pe­ro gra­cias a Dios nun­ca es­tu­ve so­lo. No ten­go pa­la­bras pa­ra ex­pli­car lo bien que me han tra­ta­do mis com­pa­ñe­ros, que me han he­cho sen­tir co­mo en ca­sa. To­dos en Cór­do­ba han si­do muy ama­bles con­mi­go.

Una epi­fa­nía

El sá­ba­do, en la pri­me­ra pe­lo­ta que to­có, “la Lie­bre” ge­ne­ró el cór­ner. Y ac­to se­gui­do, en su se­gun­do con­tac­to con el ba­lón, con­vir­tió el gol del triun­fo. De al­gu­na ma­ne­ra, es­ta­ba es­cri­to que al pri­mer gol en el “nue­vo Gigante” lo te­nía que hacer él. Es que el nom­bre Epi­fa­nio de­ri­va de “epi­fa­nía”, que sig­ni­fi­ca “apa­ri­ción o ma­ni­fes­ta­ción de al­go”; en es­te ca­so, del gol. Al me­nos esa fue la vi­sión del en­tre­na­dor Se­bas­tián Méndez, quien se lo ade­lan­tó cuan­do lo man­dó a ju­gar.

–¿Qué fue lo que te di­jo el DT?

–An­tes de en­trar (Méndez) me di­jo que iba a hacer un gol. Me pi­dió sea un se­gun­do pun­ta y que tra­te de apro­ve­char los es­pa­cios que me iba a de­jar To­bías (Figueroa) que arras­tra­ba to­das las mar­cas. Eso fue lo que hi­ce. Me en­can­ta ju­gar con otro pun­ta.

–¿Qué por­cen­ta­je del gol le re­co­no­cés a Cristian Le­ma?

–El 70 por cien­to del gol es de él, que me la ba­jó jus­to. Pe­ro acá so­mos un equi­po y nos ve­ni­mos es­for­zan­do mu­cho to­dos.

–¿Hay al­go pa­ra res­ca­tar del ren­di­mien­to, más allá del triun­fo?

–Ya va­mos a me­jo­rar. Lo im­por­tan­te es que co­rri­mos siem­pre. Si es por su­frir, siem­pre se su­fre. En la can­cha so­mos 11 con­tra 11 y el fút­bol se ha vuel­to muy pa­re­jo.

–¿Eso que lle­vás es un equi­po de ma­te?

–Es te­re­ré. Mis com­pa­ñe­ros toman ma­te ca­lien­te, me in­vi­tan y acep­to siem­pre; pe­ro ellos no quie­ren to­mar te­re­ré.

(RA­MI­RO PE­REY­RA)

En­tró pa­ra desatar la fies­ta com­ple­ta. “La Lie­bre” in­gre­só en el com­ple­men­to con­tra San Mar­tín; y en la se­gun­da pe­lo­ta que to­có, con­vir­tió el gol del triun­fo del Pi­ra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.