La “B”, la “T” y la preo­cu­pa­ción por el jue­go

Mundo D - - Superliga - Joa­quín Bal­bis jbal­bis@la­voz­de­lin­te­rior,.com.ar

Ta­lle­res su­ma 11 pun­tos de 30 po­si­bles en lo que va de la Su­per­li­ga. En igual can­ti­dad de par­ti­dos, Bel­grano acu­mu­la ocho. En la B Na­cio­nal, Ins­ti­tu­to dis­pu­tó 21 uni­da­des y tie­ne nue­ve en la bol­sa. En su vuel­ta al Tor­neo Fe­de­ral A, a Ra­cing de Nue­va Ita­lia le cues­ta ha­cer pie, a tal pun­to que has­ta ayer, cuan­do en el de­but de Rei­nal­do Mer­lo co­mo su DT pu­do fes­te­jar una gran go­lea­da, só­lo ha­bía co­se­cha­do dos pun­tos. De los cor­do­be­ses que com­pi­ten en las tres prin­ci­pa­les ca­te­go­rías, el úni­co pro­ta­go­nis­ta en se­rio es Es­tu­dian­tes de Río Cuar­to, lí­der de la Zo­na 3 del Fe­de­ral A.

Las es­ta­dís­ti­cas, mu­chas ve­ces ca­pri­cho­sas, en es­te ca­so tra­du­cen lo que los equi­pos de la pro­vin­cia han pro­du­ci­do a ni­vel jue­go has­ta el mo­men­to en sus cer­tá­me­nes. Pe­ro hay bas­tan­te preo­cu­pa­ción en ba­rrio Jar­dín y en Al­ber­di, una in­quie­tud que se hi­zo más evi­den­te des­pués de lo su­ce­di­do el fin de se­ma­na, cuan­do tan­to la “T” co­mo la “B” de­ja­ron po­cas se­ña­les alen­ta­do­ras en sus fun­cio­na­mien­tos. La preo­cu­pa­ción es de di­ri­gen­tes, cuer­pos téc­ni­cos, ju­ga­do­res e hinchas. Sin du­das, la in­tran­qui­li­dad es mu­cho ma­yor en los ce­les­tes por­que la de­rro­ta en Li­niers fren­te a Vé­lez fue otro sa­cu­dón que les re­cuer­da que si su reac­ción fut­bo­lís­ti­ca si­gue tar­dan­do tan­to, el ob­je­ti­vo de per­ma­ne­cer en Pri­me­ra se­rá im­po­si­ble de cum­plir.

Si se hi­cie­ra un ran­king que in­clu­ye­ra la ca­te­go­ría “hinchas su­fri­dos” en el fút­bol ar­gen­tino, se­gu­ro que los cor­do­be­ses ten­drían un lu­gar de pri­vi­le­gio, por­que las han pa­sa­do to­das des­de lo fut­bo­lís­ti­co, con el agra­van­te de que en el ca­so de Bel­grano y Ta­lle­res a sus des­ven­tu­ras de­por­ti­vas hu­bo que su­mar­les las ins­ti­tu­cio­na­les que, la dé­ca­da pa­sa­da, los lle­va­ron a la quie­bra.

Am­bos su­pie­ron emer­ger de esas bien di­fí­ci­les y aun­que no siem­pre la bon­dad les son­rió des­de la can­cha, tan­to al­bia­zu­les co­mo ce­les­tes pue­den sen­tir­se or­gu­llo­sos de la so­li­dez que hoy mues­tran des­de lo ad­mi­nis­tra­ti­vo, lo ins­ti­tu­cio­nal y la in­fra­es­truc­tu­ra. Y si bien es cier­to que sus pre­sen­tes fut­bo­lís­ti­cos dis­tan de ser los desea­dos y eso les ge­ne­ra mu­cha im­pa­cien­cia a sus hinchas (con más in­ten­si­dad en la “B”), tam­bién lo es que sus his­to­rias re­cien­tes les apor­ta­ron una bue­na ex­pe­rien­cia pa­ra res­pal­dar una sa­li­da a es­ta co­yun­tu­ra ad­ver­sa. Eso se­rá cla­ve pa­ra en­con­trar res­pues­tas rá­pi­do, y lue­go se verá pa­ra qué les al­can­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.