Ro­cío Com­ba La mar­ca so­ña­da, un día im­pen­sa­do

La cla­si­fi­ca­ción a los Jue­gos Olím­pi­cos de Bei­jing 2008 lle­gó en un con­tex­to ad­ver­so pa­ra la exatle­ta.

Mundo D - - El Día “D“ Mi Vida - Ma­ría Eugenia Mas­tri mmas­tri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“Co­rría el año 2008, era ma­yo y yo es­ta­ba es­tu­dian­do pa­ra co­rre­do­ra de co­mer­cio y mar­ti­lle­ra...”. Con gra­cia, pe­ro sin fal­tar a la ver­dad, Ro­cío Com­ba ini­ció el re­la­to del día “D” en su vi­da de­por­ti­va. La exatle­ta rio­ter­ce­ren­se acep­tó la con­sig­na, pe­ro pi­dió tiem­po pa­ra pen­sar cuál era ese mo­men­to que mar­có su ca­rre­ra.

A la ex­lan­za­do­ra de dis­co le cos­tó ele­gir uno, por­que en su me­mo­ria aún vi­ve con ale­gría esa ni­ña que du­ran­te to­do un fin de se­ma­na lle­vó col­ga­da la pri­me­ra me­da­lla de su ca­rre­ra, esa de bron­ce que ga­nó en una Co­pa Na­cio­nal de Me­no­res y que la tu­vo co­rre­tean­do de un la­do a otro ex­hi­bien­do con or­gu­llo su lo­gro.

Pe­ro el es­fuer­zo sig­nó su ca­rre­ra. El sig­ni­fi­ca­do más pu­ro del ama­teu­ris­mo to­mó for­ma en la rio­ter­ce­ren­se tres ve­ces olím­pi­ca, que des­de una pis­ta aus­te­ra en su ciu­dad na­tal se con­vir­tió en la atle­ta más ga­na­do­ra de la his­to­ria ar­gen­ti­na con 23 me­da­llas de oro na­cio­na­les. Y por eso, no po­día fal­tar en su re­la­to.

Re­to­me­mos…

“Co­rría el año 2008, era ma­yo y yo es­ta­ba es­tu­dian­do pa­ra co­rre­do­ra de Co­mer­cio y mar­ti­lle­ra. Te­nía que ren­dir un exa­men a las 10 de la no­che y de ahí me fui a la ter­mi­nal, to­mé el co­lec­ti­vo pa­ra ir a Cór­do­ba, me que­dé a dor­mir en la ca­sa de una tía por­que a las 5 de la ma­ña­na sa­lía el avión pa­ra Bra­sil, don­de se ha­cía la pri­me­ra fe­cha del Grand Prix Su­da­me­ri­cano en Uber­lan­dia”, com­ple­tó.

Es­ta in­tro­duc­ción sir­vió pa­ra dar­le con­tex­to a su día “D”. Ese en el que con­si­guió la cla­si­fi­ca­ción pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de Bei­jing 2008. Los pri­me­ros de su ca­rre­ra.

Lo que si­guió des­pués tam­po­co fue sen­ci­llo. El vue­lo que de­bía lle­var­la has­ta Uber­lan­dia su­frió demoras y Com­ba lle­gó a des­tino con un día de re­tra­so. “Fue un via­ja­zo”. Su cuer­po le pa­só fac­tu­ra y des­pués de co­mer al­go se acos­tó, al­re­de­dor de las 18, y no se le­van­tó has­ta las 9 del día si­guien­te. “Ve­nía ago­ta­dí­si­ma”.

“Me des­per­té y la te­nía a ‘Romi’ Mag­gi (lan­za­do­ra de ja­ba­li­na) sal­tan­do en la ca­ma. No me po­día des­per­tar. Me ju­ra­ba que ha­bía he­cho de to­do pa­ra que me le­van­te a ce­nar la no­che pre­via, pe­ro no hu­bo for­ma”, con­tó.

Ro­cío fi­nal­men­te se le­van­tó, co­mió al­go y se fue a la pis­ta a mo­ver­se; a co­men­zar a ac­ti­var su cuer­po 24 ho­ras an­tes del tor­neo.

Y lle­gó el día. Ella to­da­vía sen­tía el cuer­po can­sa­do. Fue a com­pe­tir sin pen­sar en mar­cas. Re­la­ja­dí­si­ma, abs­traí­da de un con­tex­to que im­pli­ca­ba la pre­sen­cia de las fuer­tes ri­va­les de Cu­ba y Bra­sil. “Es­ta­ba re­tran­qui­la, sin pen­sar en na­da, y ter­mi­né ha­cien­do la mí­ni­ma pa­ra los Jue­gos de Bei­jing”.

Lo con­si­guió al lan­zar su dis­co a 59,86 me­tros, 86 cen­tí­me­tros por en­ci­ma de la mar­ca mí­ni­ma exi­gi­da pa­ra Bei­jing. ¡Y con ré­cord ar­gen­tino!

“Fue un tor­neo ex­ce­len­te, con una se­rie es­pec­ta­cu­lar. Ter­mi­né en el po­dio con los aplau­sos de las cu­ba­nas”, re­pa­só aún mo­vi­li­za­da, y re­co­no­ció: “Lo que más me que­dó de ese día es que con­se­guí la mar­ca cuan­do me­nos lo es­pe­ra­ba. No lo po­día creer real­men­te”.

Por eso sa­lió de la pis­ta y co­rrió a ha­blar con los otros ar­gen­ti­nos. Ape­ló a Mag­gi y Juan Ce­rra, quie­nes ya te­nían ex­pe­rien­cia olím­pi­ca, pa­ra que le cuen­ten có­mo era eso que “mil ve­ces ha­bía so­ña­do” pe­ro que “ja­más” imaginó que iba a po­der vi­vir de aden­tro.

–¿No fuis­te al tor­neo bus­can­do esa mar­ca?

–Pa­ra na­da. Ve­nía con bue­nas mar­cas y te­nía el ob­je­ti­vo de cla­si­fi­car a Bei­jing. Pe­ro te­nía só­lo 20 años y la me­ta en prin­ci­pio era in­ten­tar­lo. No ha­bía pre­sión de ha­cer la mar­ca. Ha­bía he­cho to­do bien, pe­ro lo que me­nos pen­sé era ha­cer­la en un con­tex­to en el que ve­nía es­tu­dian­do al pa­lo, sin dor­mir de no­che, con la ca­be­za sa­tu­ra­da, más el tra­jín de un vue­lo eterno... El con­tex­to no me ayu­dó pa­ra na­da. No fue fa­vo­ra­ble en lo más mí­ni­mo. Sal­vo la ca­ma del ho­tel y el sue­ña­zo que me pe­gué.

–¿Qué sig­ni­fi­có ese día en tu ca­rre­ra?

–Lo­grar la cla­si­fi­ca­ción a los pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos mar­ca un an­tes y un des­pués en la ca­rre­ra de un de­por­tis­ta. Y yo no de­ja­ba de ser de un pue­blo, del in­te­rior del in­te­rior, y to­do lo que con­lle­va eso. No es lo más co­mún que al­guien que hi­zo to­da su ca­rre­ra en la pis­ti­ta acá del “po­li” lo­gre lle­gar a una co­sa así. Me de­jó el men­sa­je de que si lo pu­de ha­cer yo, lo pue­de ha­cer cual­quie­ra que lo sien­ta, lo desee y ha­ga to­do por lo­grar­lo. Por­que ob­via­men­te es­to no es ma­gia.

IR A BEI­JING ME DE­JÓ EL MEN­SA­JE DE QUE SI LO PU­DE HA­CER YO, PUE­DE HA­CER­LO CUAL­QUIE­RA QUE LO SIEN­TA Y HA­GA TO­DO POR LO­GRAR­LO.

(JO­SÉ HER­NÁN­DEZ / AR­CHI­VO)

Re­cuer­do fe­liz. Su pri­me­ra cla­si­fi­ca­ción olím­pi­ca fue una mar­ca en la ca­rre­ra de Ro­cío.

Vein­tea­ñe­ra. Ro­cío tu­vo en 2008, en Bei­jing, su pri­me­ra ex­pe­rien­cia olím­pi­ca. Dis­fru­tó de la ce­re­mo­nia inau­gu­ral con los otros cor­do­be­ses de la de­le­ga­ción. An­tes de los Jue­gos, se ha­bía pre­pa­ra­do en For­mia, Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.