La pa­re­ja de em­pren­de­do­res detrás de las pa­le­tas Ja­lis­co.

La his­to­ria de la pa­re­ja detrás de las pa­le­tas he­la­das de Ja­lis­co. Lec­cio­nes de un cam­bio ra­di­cal.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Flo­ren­cia Ri­poll fri­poll@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Cuan­do se ha­bla de vo­lan­ta­zos la­bo­ra­les de em­pren­de­do­res sue­le pen­sar­se en el sal­to del trabajo en re­la­ción de de­pen­den­cia a la pi­le­ta del pro­yec­to pro­pio.

Sin em­bar­go, la zam­bu­lli­da que dio el ma­tri­mo­nio de Fa­bri­cio Ro­sa­les y So­fía Agu­llas fue muy di­fe­ren­te: due­ños de un ta­ller de ins­ta­la­ción de equi­pos de GNC, pa­de­cie­ron la ba­ja en la ac­ti­vi­dad por la suba del pre­cio del gas y sur­gió la clá­si­ca pre­gun­ta: ¿qué ha­ce­mos?

La res­pues­ta lle­gó en las va­ca­cio­nes de 2016, cuan­do en Cam­bo­riú des­cu­brie­ron que Bra­sil ya ha­bía su­cum­bi­do a la mo­da de las “pa­le­tas me­ji­ca­nas”: he­la­dos ar­te­sa­na­les de pa­li­to, re­lle­nos y con sa­bo­res no­ve­do­sos.

En só­lo cua­tro me­ses, la pa­re­ja ab­sor­bió to­do lo que pu­do so­bre un ne­go­cio des­co­no­ci­do: re­ce­tas en YouTu­be en­sa­ya­das en ca­sa, bús­que­da de pro­vee­do­res y equi­pos en Bue­nos Ai­res, otro via­je re­lám­pa­go a Bra­sil, con­sul­tas a co­no­ci­dos y ami­gos, el ha­llaz­go de un maes­tro he­la­de­ro y de­más queha­ce­res a con­tra­rre­loj. To­do se fi­nan­ció con com­bus­ti­ble pro­pio: aho­rros per­so­na­les, prés­ta­mos fa­mi­lia­res, la ven­ta del ta­ller de GNC y del au­to que te­nían.

“Los co­no­ci­dos nos de­cían que es­tá­ba­mos lo­cos, que no sa­bía­mos na­da de he­la­dos. Pe­ro sor­tea­mos to­dos los obs­tácu­los y nos apu­ra- mos pa­ra ser los pri­me­ros”, re­la­tan. Y lo con­si­guie­ron, el 16 de oc­tu­bre de 2016 abrie­ron el pri­mer lo­cal de Ja­lis­co fren­te al Par­que de las Te­jas e inau­gu­ra­ron el for­ma­to en Córdoba. En los pri­me­ros 15 días ven­die­ron más de 6.000 pa­le­tas y co­men­za­ron a re­ci­bir pe­di­dos de fran­qui­cias. Hoy la mar­ca su­ma cin­co su­cur­sa­les, dos fue­ra de la ciu­dad de Córdoba.

Fran­qui­ciar pa­ra cre­cer “La res­pues­ta que tu­vi­mos fue ex­ce­len­te y has­ta nos su­peró”, re­cuer­dan. Las ra­zo­nes, se­gún ellos mis­mos: un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad (las pa­le­tas se fa­bri­can con crema de le­che, fru­tas y otros in­gre­dien­tes na­tu­ra­les) y no­ve­do­so, ofre­ci­do en lo­ca­les de di­se­ño lla­ma­ti­vo y 100 por cien­to “ins­ta­gramea­bles”: la de­co­ra­ción –a car­go de una diseñadora lo­cal– com­bi­na to­ques lú­di­cos co­mo me­sas de ma­de­ra “mor­di­das”, ten­den­cias de mo­da (el re­ci­cla­do, las si­llas Aca­pul­co) y na­rra la his­to­ria de las pa­le­tas.

To­do es una in­vi­ta­ción a la sel­fie: “El grue­so de nues­tro pú­bli­co tie­ne en­tre 16 y 30 años; uti­li­zan mu­chí­si­mo las re­des so­cia­les, en es­pe­cial Ins­ta­gram. Es un ca­nal muy im­por­tan­te cu­yo ma­ne­jo no de­le­ga­mos: re­ci­bi­mos feed­back y ade­más pu­bli­ci­ta­mos nues­tro pro­duc­to”, afir­ma Fa­bri­cio.

Con la de­man­da de fran­qui­cias lle­gó el desafío de “en­tre­gar” la mar­ca pa­ra po­der cre­cer, un ca­mino que tu­vo al­gún lo­cal fa­lli­do por la inex­pe­rien­cia, pe­ro en el que ven un gran po­ten­cial.

“Los pe­di­dos nos lle­ga­ron sin salir a ofre­cer la mar­ca y nos ani­ma­mos. Aun­que aún no cum­pli­mos los re­qui­si­tos le­ga­les de pla­zo pa­ra fran­qui­ciar, por­que so­mos muy jó­ve­nes, rea­li­za­mos por aho­ra con­tra­tos de ce­sión de mar­ca con nues­tros ‘so­cios’. Es el me­jor mo­do de cre­cer, por­que mon­tar un lo­cal com­ple­to cues­ta en­tre 500 mil y 600 mil pe­sos. Si bien es ba­ra­to com­pa­ra­do con otras ca­de­nas, pa­ra no­so­tros es una inversión muy gran­de”, ex­pli­can.

De los cin­co lo­ca­les ac­tua­les de Ja­lis­co, dos son pro­pie­dad de sus crea­do­res. Y en es­ta eta­pa es­tán con­cen­tra­dos en for­ta­le­cer la re­la­ción con sus “so­cios” en las otras bo­cas, con quie­nes se co­nec­tan en for­ma di­rec­ta (sin la me­dia­ción de un estudio).

“Ele­gi­mos tra­ba­jar con gen­te que nos ins­pi­ra con­fian­za y no le im­po­ne­mos pro­vee­do­res, se los su­ge­ri­mos. No­so­tros só­lo les ven­de­mos las pa­le­tas. In­clu­so no per­ci­bi­mos nin­gún por­cen­ta­je en la ca­fe­te­ría pre­mium (la lla­man arte lat­te) que desa­rro­lla­mos pa­ra sos­te­ner fac­tu­ra­ción en in­vierno. Por aho­ra tra­ba­ja­mos así”.

¿Y si la mo­da pa­sa? “Te­ne­mos un helado de ex­ce­len­te ca­li­dad, al que in­cor­po­ra­mos no­ve­dad en for­ma per­ma­nen­te. Ha­ce­mos sa­bo­res cáp­su­la y tam­bién pla­nea­mos su­mar cre­mas he­la­das en el ve­rano”, se­ña­la So­fía.

Pa­ra Fa­bri­cio, el pre­cio es otro va­lor, ya que re­sul­ta com­pe­ti­ti­vo fren­te a la com­pe­ten­cia. La más fuerte es Gua­pa­le­tas, una ca­de­na por­te­ña que des­em­bar­có en shop­pings cor­do­be­ses. “No nos in­tere­sa ese cir­cui­to, nos re­sul­tan más ren­ta­bles los lo­ca­les a la ca­lle”, agre­ga. Y vuelve al prin­ci­pio, a Bra­sil. “Allí el mer­ca­do de pa­le­tas ya in­clu­ye más de 50 mar­cas, y cre­ce des­de ha­ce sie­te años en for­ma sos­te­ni­da”.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

Rá­pi­dos de re­fle­jos. Fa­bri­cio y So­fía pi­sa­ron pri­me­ro en Córdoba con las pa­le­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.