Car­los Al­ber­to Po­llas­tri­ni y la apuesta al fu­tu­ro au­to­par­tis­ta.

Ma­tri­ce­ro de al­ma, tras ser ope­ra­rio in­dus­trial, creó su pro­pia me­ta­lúr­gi­ca. Se­rá uno de los pro­vee­do­res de los nue­vos pro­yec­tos de pick-ups “ma­de in” Córdoba.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Me­ta­lúr­gi­ca Po­llas­tri­ni es­tá en el lo­te de las au­to­par­tis­tas chicas que par­ti­ci­pa­rán en los nue­vos pro­yec­tos in­dus­tria­les de San­ta Isa­bel. Una trein­te­na de pie­zas de las pic­kups Nis­san y Re­nault sal­drán de es­ta plan­ta si­tua­da en el mis­mo ba­rrio don­de se ubi­ca la ter­mi­nal au­to­mo­triz.

Pe­ro pa­ra lle­gar a ello, Car­los Al­ber­to Po­llas­tri­ni gastó va­rias sue­las des­de la épo­ca en que era un chi­qui­lín ope­ra­rio de la ex Fá­bri­ca de Aviones. Des­de ese lu­gar, con la fran­que­za de los que vie­nen de aba­jo, dia­lo­ga ro­dea­do por sus hi­jos. De lo bueno y de lo com­pli­ca­do del mo­men­to.

“Fui a apren­der a la Fá­bri­ca de Aviones co­mo la ma­yo­ría de los in­dus­tria­les me­tal­me­cá­ni­cos de Córdoba. De apren­diz en los tre­nes a ate­rri­za­je de los aviones, más a me­nos a los 14 años, pa­sé a la par­te de ma­tri­ce­ría. Des­pués en­tré en Fiat, al po­co tiem­po que­dé en­car­ga­do de la sec­ción. Lue­go, a ins­tan­cias mis­mas de esa em­pre­sa, me pu­se a fa­bri­car ma­tri­ces por mi cuen­ta a pe­di­do de ellos”, re­cuer­da. –Es de­cir, la pa­sión eran las ma­tri­ces…

–Una ob­se­sión. Siem­pre di­go que ma­tri­ce­ros eran los de an­tes. In­ven­tá­ba­mos la ma­triz en nues­tra ca­be­za y lue­go la vol­cá­ba­mos a la reali­dad. Hoy exis­ten un mon­tón de he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas que asis­ten al di­se­ño. Cuan­do yo em­pe­cé, me iba a mi ca­sa pen­san­do en la ma­triz, me des­per­ta­ba a la mi­tad de la noche y se­guía pen­san­do en tal o cual co­sa. –¿Cuál fue la ma­triz de ma­yor ta­ma­ño en que par­ti­ci­pó?

–Cuan­do es­ta­ba en Fiat, hi­ci­mos la ca­ja de trans­mi­sión del ca­mión Ive­co. Acá en nues­tra em­pre­sa, mu­chas lle­va­ron trabajo has­ta el can­san­cio. In­clu­so se asom­bran por­que, con me­nos re­cur­sos, no­so­tros re­sol­ve­mos pro­ble­mas se­rios de ma­tri­ce­ría. Uno se las in­ge­nia pa­ra dar­le fun­cio­na­li­dad a las co­sas.

–¿Y có­mo pasó de ma­tri­ce­ro a fa­bri­can­te de pie­zas, que es un ru­bro to­tal­men­te di­fe­ren­te?

–Por­que un día vino la gen­te de Re­nault y me pro­pu­so que les fa­bri­ca­ra pie­zas. Yo no te­nía pla­ta pa­ra com­prar las má­qui­nas que ne­ce­si­ta­ba. Ellos no me ayu­da­ron eco­nó­mi­ca­men­te, pe­ro sí me ga­ran­ti­za­ron el trabajo. Así que me me­tí a com­prar ba­lan­ci­nes, de a uno, cla­ro, y ar­ma­mos la fá­bri­ca. –¿Re­cuer­da pa­ra qué au­tos eran aque­llas pie­zas?

–Pa­ra el Gor­di­ni, el Re­nault 12, el Re­nault 18… Tam­bién les hi­ci­mos al 9 y al 11. Les ha­cía­mos ma­tri­ce­ría y pie­zas. Y siem­pre con la con­fian­za de la au­to­mo­triz en nues­tros pro­duc­tos. Has­ta aho­ra. El año

pasado, Re­nault nos pre­mió por el cum­pli­mien­to, per­for­man­ce, lo­gís­ti­ca. Mi­re (mues­tra el cua­dro). –¿Cre­cie­ron con esa re­la­ción es­tra­té­gi­ca pa­ra us­te­des?

–Re­nault ha­bía tra­za­do pla­nes has­ta 2020. Tu­vi­mos años sig­ni­fi­ca­ti­vos. En el go­bierno de Nés­tor Kirch­ner veía­mos que es­ta ac­ti­vi­dad iba a fun­cio­nar e hi­ci­mos in­ver­sio­nes. Des­pués de un buen pe­río­do de mu­cha ac­ti­vi­dad, co­men­zó a caer la pro­duc­ción de au­tos.

–Has­ta 2008 la pro­duc­ción cre­ció, lue­go ca­yó en 2009, volvió a cre­cer des­pués y se de­rrum­bó de­fi­ni­ti­va­men­te a par­tir del ré­cord de 2013.

–Hoy en día, si bien te­ne­mos una pun­ti­ta por los pro­yec­tos de las ca­mio­ne­tas en San­ta Isa­bel, tam­bién te­ne­mos un im­pas­se de va­rios me­ses que no se có­mo lo va­mos a pa­sar. –¿Por...?

–Des­pués de los Re­nault 9 y 11, no­so­tros tra­ba­ja­mos mu­cho con la Kan­goo, que aho­ra va a ter­mi­nar su vida pro­duc­ti­va. A Ive­co le ha­ce­mos co­sas. Con Fiat nun­ca con­se­gui­mos po­ner­nos de acuer­do con los pre­cios (son­ríe). Sí tra­ba­ja­mos pa­ra esa mar­ca a tra­vés de pro­vee­do­res. –No de­ja de ser un ca­mino pa­ra lle­gar.

–Cuan­do Mag­ne­ti Ma­re­lli na­cio­na­li­zó los si­len­cia­do­res de los es­ca­pes, te­nía­mos pie­zas en bue­na can­ti­dad, 10 mil a 12 mil por mes. Ahí re­for­za­mos con ma­qui­na­ria nue­va y ca­pa­ci­ta­ción. Pe­ro, en ge­ne­ral, la in­dus­tria Py­me siem­pre tie­ne mu­chos pro­ble­mas bu­ro­crá­ti­cos que re­sol­ver.

– En­ton­ces, si pa­sa­mos en lim­pio, ¿hoy es­tán tra­ba­jan­do con...?

–A Re­nault le man­da­mos pie­zas pa­ra la Kan­goo y por in­ter­me­dio de un pro­vee­dor di­rec­to pa­ra el Fluen­ce. A Mag­ne­ti Ma­re­lli pie­zas de es­ca­pe. A Si­la, co­sas de la pa­lan­ca de cam­bios, y a Ive­co, pla­ta­for­mas y es­tri­bos.

–¿ Y pa­ra los nue­vos au­tos que es­tá ha­cien­do Re­nault? Lo­gan, San­de­ro…

–Nos di­cen que ya van a salir. Es­tán co­ti­zan­do por ja­lo­nes y to­da­vía no lle­ga­ron a nues­tro ni­vel de pro­vee­do­res. A tra­vés de un pro­vee­dor di­rec­to, es­ta­mos en­tre­gan­do co­sas pa­ra el pro­yec­to X67 (el re­em­pla­zo de la Kan­goo) y pa­ra el San­de­ro.

–Una di­ri­gen­te me­ta­lúr­gi­ca di­jo en su mo­men­to: ¡Có­mo lo va­mos a ex­tra­ñar al Clio!

–Y sí, es­ta­ría­mos tra­ba­jan­do en dos tur­nos si nos hu­bie­ra acom­pa­ña­do un po­co más de tiem­po. Pe­ro ellos ne­ce­si­ta­ban la lí­nea pa­ra los nue­vos pro­yec­tos, así que la co­sa

NuN­ca­pe­di­mo­suN cré­di­toeNel­baN­co. iN­ver­ti­mos­to­do­coN ca­pi­tal­pro­pio, bus­cáN­do­les­la vuel­taa­las­co­sas.

es­tá en lo que vie­ne. Ahí hay que po­ner la aten­ción. –¿Pa­ra las ca­mio­ne­tas hay algo a la vis­ta?

–Sí, po­dría­mos ha­cer unas 30 pie­zas dis­tin­tas pa­ra Nis­san y Re­nault. Creo que en sep­tiem­bre del año pró­xi­mo es­ta­re­mos pro­du­cien­do. Son pie­zas de me­nor ta­ma­ño, pe­ro im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros. Creo que hay un te­ma de con­fian­za con los pro­vee­do­res, que irá evo­lu­cio­nan­do. A me­dia­dos de enero pasado fui­mos a Ja­pón pa­ra co­no­cer a la gen­te de Nis­san, que aho­ra ya es­tá ins­ta­la­da en San­ta Isa­bel. –Ima­gino esa ex­pe­rien­cia.

–Via­jó mi hi­jo Fa­briz­zio a pu­lir cier­tos te­mas en cuan­to a la ca­li­dad de las pie­zas, pro­ce­sos y tam­bién víncu­lo. So­la­men­te pa­ra pro­yec­tos cuen­tan con 10 mil per­so­nas. Ahí uno mi­de la mag­ni­tud del clien­te. Tam­bién vi­nie­ron va­rias ve­ces.

– ¿ En es­tos casos exis­te un con­tra­to a pla­zo o, di­ga­mos, yo com­pro mien­tras quie­ra?

–Por lo ge­ne­ral hay un con­tra­to abier­to y pun­tua­cio­nes. Te­ne­mos ór­de­nes de com­pra par­cia­les que irán evo­lu­cio­nan­do has­ta el inicio de la pro­duc­ción el año pró­xi­mo.

–Es de­cir, el te­ma es­tá en el en­sam­ble de los tiem­pos en­tre que dejan de pro­veer pie­zas pa­ra un mo­de­lo y pa­san a ha­cer las nue­vas.

–No­so­tros ya hemos en­tre­ga­do pie­zas de ca­rro­ce­rías sol­da­das y no sol­da­das. Has­ta que ter­mi­nen las prue­bas y co­mien­ce la de­man­da de vo­lu­men, hay un tre­cho lar­go que cu­brir. Es­ta­ría­mos un tiem­po só­lo con el 20 por cien­to de la pro­duc­ción. De­be­ría­mos te­ner un pro­duc­to pro­pio pa­ra es­tos casos, pe­ro es di­fí­cil el ba­lan­ce cuan­do la au­to­par­tis­ta ace­le­ra a fon­do. Uno tien­de a des­cui­dar ese pro­duc­to. –Eso, ace­le­rar a fon­do, ¿su­ce­dió al­gu­na vez?

–Sí, hemos lle­ga­do a tra­ba­jar tres tur­nos. Re­nault pe­día pie­zas pa­ra 100 mil vehícu­los por año. Se­ría una bue­na sa­li­da que au­men­te el por­cen­ta­je de na­cio­na­li­za­ción de pie­zas de los mo­de­los que pa­sa­ron de Bra­sil a Córdoba. Con­fia­mos en que va a su­ce­der. –¿Có­mo es­tán con los cos­tos de las ma­te­rias pri­mas?

–En nues­tro ca­so, te­ne­mos un acuer­do por el cual las pa­ga­mos al mis­mo pre­cio que Re­nault. No es un pro­ble­ma. Si au­men­ta, ellos nos au­men­tan. –Bue­na for­ma de cu­brir­se.

–Hay un te­ma que pa­re­ce me­nor, pe­ro pa­ra los au­to­par­tis­tas que so­mos chi­cos es muy im­por­tan­te, la con­duc­ción en las ter­mi­na­les. En Re­nault to­da­vía hay ar­gen­ti­nos que to­man de­ci­sio­nes téc­ni­cas, en otras ter­mi­na­les las re­so­lu­cio­nes dan mu­chas vuel­tas.

–Me lo ha­bían con­ta­do. Las ofer­tas van a Bra­sil, de Bra­sil a Bue­nos Ai­res y des­pués lle­gan a Córdoba. –Algo así. –¿Có­mo ha­cen pa­ra in­ver­tir en ma­qui­na­ria nue­va?

–Ahí te­ne­mos ba­lan­ci­nes au­to­má­ti­cos, los hemos com­pra­do con ca­pi­tal pro­pio. Nun­ca pe­di­mos un cré­di­to en el ban­co. La vez que ges­tio­na­mos uno, me pe­dían que

fue­ra a fir­mar mi se­ño­ra, éra­mos so­li­da­rios con los bie­nes per­so­na­les. ¿En es­te país voy a po­ner mi ca­sa? “Si se vie­ne to­do aba­jo voy a tra­ba­jar de car­to­ne­ro”, le di­je. Nun­ca sa­ca­mos cré­di­to. ¡Y eso que éra­mos clien­tes de ese ban­co des­de 1984! –¿Con­vie­ne im­por­tar ma­qui­na­ria?

–Los equi­pos chi­nos cues­tan el 60 por cien­to me­nos. Una vez me ci­ta­ron de la Se­cre­ta­ría de (Guillermo) Mo­reno pa­ra pre­gun­tar­me por qué no las com­pra­ba acá. “¿Vos te creés que te va a con­ve­nir con to­dos los im­pues­tos que te va­mos a po­ner?”, me di­jo el que me aten­dió. “Bueno, ya ve­re­mos”, le di­je. Si cos­ta­ban 70 mil dólares, pa­gué 38 mil con im­pues­tos, via­je, des­pa­chan­te y to­do. –Pe­ro eso mis­mo le ocu­rre a us­ted con sus pro­duc­tos.

–Ló­gi­co, de to­dos. Por eso uno vi­ve bus­cán­do­les la vuelta a las co­sas en lu­gar de de­di­car­se a lo su­yo. A no­so­tros no nos fal­ta el di­ne­ro, pe­ro tam­po­co nos so­bra. Pa­ra com­prar un robot ne­ce­si­to sa­ber si voy a te­ner trabajo.

–Su­pon­ga­mos que yo in­ven­ta­ra el “op­ti­mó­me­tro”. ¿Us­ted có­mo la ve, des­pués de tan­ta lu­cha?

–Si pa­sa­mos es­te chu­bas­co en­tre que se caen al­gu­nos pro­yec­tos y co­mien­zan los nue­vos en San­ta Isa­bel, por 10 años no va­mos a te­ner pro­ble­mas. Son pro­duc­tos de ni­vel mun­dial que se­rán du­ra­de­ros en el tiem­po. Aho­ra, los pró­xi­mos cin­co o seis me­ses son bra­vos. – ¿ En ma­qui­na­ria agrí­co­la nun­ca pu­do me­ter una pie­za?

–Es di­fí­cil en­trar. Yo fui a ca­mi­nar la zo­na, pe­ro son pro­cli­ves a de­jar las pie­zas en la mis­ma re­gión de fa­bri­ca­ción.

(RA­MI­RO PE­REY­RA)

La opor­tu­ni­dad que vie­ne. Car­los Po­llas­tri­ni, en su au­to­par­tis­ta de San­ta Isa­bel.

(RA­MI­RO PE­REY­RA)

La fa­mi­lia tras la pie­za. Po­llas­tri­ni con sus hi­jos, Fa­briz­zio, Ser­gio y Sil­va­na, mues­tran au­to­par­tes que fa­bri­can pa­ra las ter­mi­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.